El nuevo juego de Duque: Colombia vs Venezuela

El nuevo juego de Iván Duque no es apto para niños, es clasificación R. La situación de Venezuela derivó en una problemática que traspasó las fronteras de nuestro país. Al enfriamiento de las relaciones binacionales se suma la instigación gringa; la obediencia del subpresidente nos conduce a un peor futuro.

Opina - Conflicto

2019-10-09

El nuevo juego de Duque: Colombia vs Venezuela

Duque, nuestro “comprometido” y carismático mandatario, en las ultimas semanas ha estado entretenido en su nuevo juego de roles, su más reciente regalo. Dócilmente, ha venido siguiendo al pie de la letra un guión preparado desde el país del norte, ignorando lo que estos actos provocadores pueden generar. El subpresidente, un joven aprendiz, está jugando con fuego. Su reciente pasatiempo, el de creerse el salvador latinoamericano, el súper héroe, está poniendo en riesgo la vida de millones de personas, y a él no parece importarle. Nada raro.

Seguramente estará convencido de que éste es un pasatiempo más, como esos a los que lo tiene acostumbrado su padrino y mentor, el expresidente Uribe.

Colombia y Venezuela, están casi que a punto de entrar en un conflicto bélico de magnitudes desconocidas. La estrategia gringa en esta trama, es básicamente utilizar a Colombia como carne cañón, y Duque, el incauto e inocente líder, es el sujeto perfecto para facilitar dicho trabajo.

Nunca había sentido tanta vergüenza junta.

El presunto presidente colombiano, aprovechando esta coyuntura, pretende mostrar un liderazgo que no ha podido asumir en este país desde su posesión. ¡Primero la primaria!

En sus rabietas actuadas, dignas de un chiquillo con infulas de poder, se ha propuesto solucionar los problemas del país vecino, cuando ha sido incapaz de solucionar los del país que gobierna. Es increíble tanta estupidez.

Salir en frente de las naciones del mundo, haciendo denuncias contra Venezuela y con fotos falsas, nos ha dejado muy mal parados. Y ni hablar del organismo de inteligencia militar Colombiano.

Convencido que esto es un simple juego de mesa, Iván Duque es incapaz de anticiparse a lo que puede venir. Su poca experiencia gobernando, no le permite ver mas allá de su ego infantil. Debería quedarse en casa, y esperar a crecer, porque eso de pretender correr sin saber caminar, no es muy sano que digamos.

Su mundo imaginario es tan limitado, que la imponencia que demuestra al hablar, puede desinflarse al enfrentarse ante un oso y un dragón con verdadero poder.

Muchos creen que la crisis venezolana es un mero asunto democrático, pero justo ese ha sido el discurso escogido por los directos interesados para acaparar el interés. La realidad de todo esto va mas allá de lo que muestran los medios de desinformación.

Lo que en verdad se busca es controlar los grandes yacimientos petrolíferos que abundan en este territorio, una mina de oro negro, que también hace parte de los intereses rusos y chinos.Y sin dudas, el control geopolítico de toda Latinoamérica.

El mundo esta cambiando de lideres, y EE.UU siente cerca la entrega de su reinado a dos superpotencias: Rusia y China. ¿Adónde nos llevarán los juegos de Ivan Duque?, ¿qué pasa si por dárselas de valiente, provoca una confrontación militar?

Posiblemente Venezuela tenga mucho qué perder en todo esto, pero claramente Colombia también.

Si por cumplir los designios del Tio Sam, se pondrán en riesgo las vidas de millones. Apague y vámonos, esto no lo haría alguien con dos dedos de frente. ¿Tendrá uno?

La campaña guerrerista gringa es su producto de exportación por excelencia, pero por mas endeudados que estemos con ellos, Colombia no debe prestarse para sus juegos. ¡Hágame el favor!

Y para completar, el papel de la Vice también toma protagonismo. Su constante obsesión con la situación Venezolana nos hace dudar del país a quien realmente representa.

Su interés por lo que sucede allí no debe considerarse como un altruismo genuino, algo hay escondido en todo esto, ella tiene muchas ganas de que algo ocurra. Nuestro país no está para que muera más gente, y la economía anda en sus peores momentos.

No es inteligente asumir posiciones guerreristas, cuando ya desde lejos se puede ver quiénes serán los vencedores. Duque debe madurar. No estamos para estos jueguitos, y menos él, que apenas esta haciendo solítos.

Uno no puede andar de valiente, alzando la voz y haciéndole mala cara a los papás, primero hay que respetar las jerarquías, y ya después miramos.

La situación de Venezuela no la puede solucionar Colombia, no tiene cómo. Los cambios que se requieren, deben venir de la misma población, no de fuera, porque permitirlo, es como abrirle las puertas a los ladrones. Y ya sabemos quiénes son esos ladrones.

Siempre he pensado que la injerencia extranjera en asuntos internos, no es muy sano para la independencia de los países. Colombia hace lo que EE.UU le ordena, y Maduro en Venezuela, corre asustado ante su salvador Putin para que lo proteja. Jodidos por ambos lados.

Duque y Maduro son el complemento perfecto. Mientras el nuestro esta necesitado de poder, al otro le sobra. Ambos son tan inútiles, que no seria mala idea que los rusos y los gringos vinieran, pero a llevárselos, y salvarnos de tanta incompetencia.

Estos chicharrones salieron bien carnudos.

 

 

Foto cortesía de: La FM

 

 

( 1 ) Comentario

  1. Muy buen análisis, pero al final se tira en todo. Nicolás Maduro es presidente, no es títere de nadie. Rusia y China no son una amenazas para la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Muldder Criollo