Andrés Felipe Arias, un preso con redes sociales

¿Por qué le está permitido a un reo de la justicia usar su cuenta de Twitter, grabarse en video y enviar mensajes como si fuera una figura política en ejercicio? O alguien hacerlo por él.

Opina - Corrupción

2020-01-14

Andrés Felipe Arias, un preso con redes sociales

Columnista: Magnolia Londoño

 

Mucho se habla por estos días de los beneficios carcelarios de Monsalve, el testigo estrella contra Uribe, ¿pero dónde queda el exministro Arias, hoy convertido en una suerte de youtuber?

El caso del exministro Andrés Felipe Arias sigue sorprendiendo a los colombianos. Para empezar, el partido se gobierno y el Gobierno mismo se han dedicado a defender contra viento y marea su caso —cuya condena se dio gracias a la exfiscal Viviane Morales y el exprocurador Alejandro Ordóñez, hoy funcionarios y aliados políticos. 

El exminAgricultura se encuentra detenido en una casa con privilegios, alejada del flajelo del hacinamiento carcelario. Y como si no fuera poco, a través de la su cuenta de Twitter, Arias publica videos en redes sociales cuando quiera, por lo que se infiere que le tienen permitido el uso de cámaras de video y aparatos tecnológicos con conectividad a internet. O que quienes lo visitan pueden ingresar estos objetos y prestarse para que el político condenado se mantenga en público, mandando mensajes en últimas políticos. 

Lo que lleva a preguntarnos, ¿puede un preso seguir ejerciendo derechos políticos?, ¿por qué le está permitido a un reo de la justicia usar su cuenta de Twitter, grabarse en video y enviar mensajes como si fuera una figura política en ejercicio? 

¿Por qué el condenado exministro tiene permiso para participar en el debate de la opinión pública y, claramente, hacer política en línea con el partido de Gobierno? ¿Precisamente por eso? 

Luego del escandaloso operativo en el que sacaron algunos objetos prohibidos de la celda del testigo estrella contra el expresidente Uribe —que por otro lado uno no entiende cómo meten un televisor de 32 pulgadas, supuestamente a escondidas, a un sitio de reclusión—, todos hablan sobre los excesos de este testigo protegido, por el cual Vicky Dávila se pregunta porqué tan blindado, como si prefiriera que no lo estuviera. Escabroso. 

¿Pero dónde queda el debate de los preocupados medios y periodistas acerca de las comunidades con las cuales paga su condena el exministro Arias? 

¿Por qué es tan evidente el doble racero frente al manejo de reos y los autores probados de delitos? ¿No les parece incluso más grave que alguien delinca mientras posa como correcto servidor? Todo acto que vaya en contra del bienestar de la sociedad en su conjunto debe ser castigado y merece el rechazo unido del país. 

Todo acto ilegal, como todo actor ilegal, deben ser repudiados por ir en contravía del interés general. 

¿Acaso no son similares sino más graves las acciones del exministro Arias, recluido en condiciones similares a las de Monsalve? 

Claro que el Gobierno debe velar por la seguridad de los presos de alto riesgo, como políticos y testigos; así mismo debe garantizar que todos, por igual, acaten unas reglas de confinamiento, ya que el sistema carcelario sigue siendo el método usado en el país. Pese a que la reincidencia demuestra que la cárcel no regenera. 

Pero bueno, para la muestra un video. Estar preso no significa que el delincuente acepte que cometió un delito más que comprobado. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Magnolia Londoño
Colombiana. Caleña radicada en Medellín. Librepensadora y con argumentos.