Uribe, “tolerante con los grupos paramilitares” y el absurdo sueño de un Ejército privado

¿En EE. UU. sabían que con Uribe de presidente, los lazos entre las fuerzas de seguridad con los paramilitares quizás no se iban a acabar, sino por el contrario, se iban a fortalecer?

Opina - Política

2019-09-14

Uribe, “tolerante con los grupos paramilitares” y el absurdo sueño de un Ejército privado

Autor: Esteban Vélez

 

El 14 de junio del 2002, Nina Serafino, quien para entonces trabajada en la División de Asuntos Exteriores, Defensa y Comercio de los Estados Unidos, estuvo a la cabeza de un preocupante informe sobre Colombia enviado al Servicio de investigación del Congreso de los Estados Unidos. Ese texto, revelado por WikiLeaks, puso en alerta a muchos políticos estadounidenses de la época sobre los riesgos que traería la presidencia de Álvaro Uribe Vélez. El documento llamado “Colombia: la administración de Uribe y las preocupaciones del Congreso” da a conocer las dudas, los retos y las polémicas que tenía Uribe en el 2002.

De introducción al informe, Nina Serafino intenta explicar el porqué del triunfo de Uribe, y expone las tres promesas en seguridad durante su campaña, que serían: “perseguir la guerrilla vigorosamente al aumentar el presupuesto militar de Colombia; duplicar el tamaño de los militares; crear una milicia civil de un millón de hombres para ayudar al Ejército colombiano”.

También, este especialista en seguridad internacional escribe: “En los Estados Unidos, la elección de un presidente con reputación de “intransigente” plantea nuevas preguntas a los miembro del Congreso, especialmente cuando el Congreso considera si se debe ampliar el alcance de la ayuda estadounidense a Colombia para proporcionar fondos para acciones contra la guerrilla izquierdista de Colombia y fuerzas paramilitares de derecha pro-Uribe”.

El apodo de “intransigente”, explica Serafino, se lo ganó Uribe mientras era gobernador de Antioquia, debido al incremento de los grupos paramilitares financiados por fondos privados, y por “Las Convivir” (fachada de las AUC), financiados por el Estado. En julio de 1997, en un testimonio ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Uribe defendió fuertemente Las Convivir, aun sabiendo los atropellos y las decenas de denuncias que habían sobre dicha estructura, y dijo: “eran una manifestación legal de la población civil al derecho legítimo a la legítima defensa frente a la creciente violencia de la guerrilla”.

El informe de inteligencia cuestiona las promesas electorales de Uribe: doblar el tamaño de las fuerzas militares y aumentar el presupuesto militar; eliminar el servicio militar obligatorio para varones mayores de 18 años y reemplazarlo por una milicia civil de un millón de hombres “voluntarios” que ayuden al Ejército colombiano, la cual estaría conformada por celadores, taxistas, campesinos, y ciudadanos en general. El medio El País reportó que los primeros 600 colaboradores iban a actuar desarmados en el departamento del Cesar, y solo tendrían “radios y garrotes y un pago de 100.000 pesos”. Bajo esa misma tesis de cooperación ciudadana se crearon Las Convivir.

En el documento no se habla si esa gran milicia tendría armas de fuego o no, pero repasando la historia de Las Convivir, podemos hacernos una idea de tal fin. La ahora vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, quien se desempeñaba como Ministra de defensa, defendió esta idea. El Congreso de los Estados Unidos se mostró preocupado sobre cómo Álvaro Uribe pretendía financiar esos programas de seguridad, conociendo los problemas económicos de Colombia.

Otra de las inquietudes de los políticos estadounidenses fueron las acusaciones de Horario Serpa a Uribe, a quien señalaba de tener vínculos con el narcotráfico. A su vez, Uribe insinuaba que Serpa tenía una conexión con el escándalo del dinero del narcotráfico que involucraba al expresidente Ernesto Samper, mientras este servía como Ministro del Interior. En el informe aclaran que “no hay evidencias solidas sobre tales acusaciones, pero que generan dudas, debido a que el padre de Uribe sostenía una amistad con el narcotraficante Fabio Ochoa”. Cercanos al expresidente alegan que esa relación era meramente por la afinidad de ambos a los caballos. Serafino escribe: “Además, se consideraba que los grupos paramilitares apoyaban su candidatura (la de Uribe)”.

Lo que contribuyó a avivar el fuego de la duda fue la lista negra de la Agencia de Inteligencia del Departamento de seguridad de los Estado Unidos, publicada en el año 1991, donde mencionan a Álvaro Uribe; lo señalan de “sostener una amistad personal con Pablo Escobar, de hacer negocios con el cartel de Medellín y de oponerse a la extradición” (en la lista que puedes ver aquí, también mencionan al cantante Carlos Vives, quien para entonces era actor).

Serafino también habla de los “pro-Uribe” (amigos cercanos o antiguos compañeros, o subalternos de Uribe, o simpatizantes paramilitares) que han sido investigados o condenados por tener nexos con narcotraficantes o con grupos paramilitares. Para explicar esta hipótesis, se anexa en el documento varias investigaciones y artículos periodísticos, como por ejemplo: “Un despacho de la BBC alega que “hay evidencia de que algunos de sus amigos [de Uribe] han estado involucrados en el tráfico de drogas “, pero nada se le ha quedado grabado (a Uribe)”. Noticias de la BBC”.

Más adelante, Serafino aclara: “Aunque estas acusaciones pueden atribuirse en parte a la retórica de la campaña”. Mary Robinson, jefa de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, ha declarado que Uribe es “tolerante con los grupos paramilitares”. Por eso, Serafino plantea la necesidad de cortar los lazos entre paramilitares, la institucionalidad y la fuerza pública.

¿Será que Nina Serafino creía que, con Uribe de presidente, los lazos entre las fuerzas de seguridad con los paramilitares quizás no se iban a acabar, sino por el contrario, se iban a fortalecer y por eso planteó la necesidad de cortar alianzas?

El informe concluye exponiendo las preocupaciones de algunos analistas estadounidenses sobre la elección de Uribe. Dice el documento: “(…) Uribe aún no ha demostrado que comprende los graves problemas planteados por la experiencia de Convivir, particularmente la falta de control estatal, y no ha desarrollado ideas para mecanismos para evitar que vuelvan a ocurrir”.

Todo el Congreso de los Estados Unidos tiene conocimiento de esto. Expertos dicen que los servicios de inteligencia estadounidenses tienen pruebas contundentes en contra de Álvaro Uribe Vélez. Entonces: ¿Por qué no salen a la luz dichas pruebas? ¿Esperan el momento adecuado para iniciar una investigación contra el expresidente más cuestionado de Colombia?

 

( 3 ) Comentarios

  1. Es evidente el poder del hombre mas mafioso de Colombia que todas las pruebas que tiene en su contra hayan sido archivadas o engavetadas por los tribunales encargados de esa investigaciones eso demuestra q compra fiscales, jueces y magistrados, o los amenaza ademas de contratar abogados mafiosos que recurren a toda forma dilatoria que impida la convulsión de las investigaciones en su contra y queden cubiertas por un gran manto de dudas que como es evidente toda duda defiende al imputado

  2. Los EEUU no han actuado contra Uribe porque este a cambio de la no extradición cedió gran parte del territorio nacional a los gringos para montar sus bases militares

  3. La vida de Uribe está llena de nubes negras que no dejan salir la verdad,. Aunque hayan tantas nubes el sol brilla señor de la guerra ya tu vida es una oscuridad con tanta falsedad para ocultar la verdad. Ya el sol de la verdad está quitando las. Nubes y la vida de Uribe se hunde en el abismo de su oscuridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esteban Vélez
Investigador, lector, escritor, entre otros. Apasionado por la historia, la historia militar y la filosofía; aficionado a la poesía.