Uribe se retractó y volvió a criticar a Daniel Samper

Infórmate - Medios

2017-08-05

Uribe se retractó y volvió a criticar a Daniel Samper

Ad portas de cumplirse las 48 horas de plazo límite establecido por el fallo del Tribunal de Bogotá y luego de que los precandidatos presidenciales del Centro Democrático dieran su discurso en el Foro de Empleo organizado por el partido en la ciudad de Barranquilla, el expresidente y Senador Álvaro Uribe Vélez se retractó por sus señalamientos al periodista Daniel Samper Ospina.

«A pesar de los desacuerdos y por el respeto que le debo a la administración de justicia, acato el fallo del Tribunal de Bogotá y en consecuencia, como me exige la justicia, corrijo que no es violador de niños, nunca quise acusarlo de violación física y sexual de niños.

En cuanto a la pornografía infantil, mi juicio de valor es rechazado por el tribunal en providencia que prevalece sobre mi opinión, providencia que acato; por ende tengo que aceptar que jurídicamente, según criterio de autoridad competente, no se ha configurado el delito de pornografía infantil».

Uribe también aprovechó la oportunidad para reiterar criticas al ejercicio periodístico de Samper Ospina. “Ningún derecho está por encima de la obligación de respetar a los niños. La referencia en sátira a una niña recién nacida al asociar su nombre a una droga ilícita no es asunto de poca monta: hay derechos que son inseparables del ser humano”, dijo en relación a la columna en la que el periodista hace bromas con el nombre de Amapola, con el cual Paloma Valencia nombró a su hija.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

laorejaroja
Nuestra razón de ser como medio de comunicación es permitir que los ciudadanos compartan sus opiniones, críticas, ideas y denuncias en torno a temas comunes y de gran interés, que son invisibilizados o disfrazados en beneficio de los poderes ajenos a la búsqueda del bien común. No vemos el periodismo como el cuarto poder, sino como un medio de empoderamiento de la opinión pública. Porque el periodismo maneja un bien de todos, la información; por lo tanto, es un servicio público y, como tal, se debe a su único jefe: la sociedad, quien finalmente es la llamada a exigir y poner en agenda los temas que afectan su realidad.