Uribe apoyó el paro camionero de 2016

En el paro de 2016 señalaban con dureza al Gobierno por amedrentar a los camioneros en vez de proceder con un diálogo concreto que escuchara y beneficiara a los que estaban en paro, que no los reprimiera en el uso justo de la manifestación para reclamar sus derechos. 

Infórmate - Política

2021-05-28

Uribe apoyó el paro camionero de 2016

Columnista:

Felipe Alzate de los Ríos

 

El paro camionero de 2016, que duró 45 días, fue el paro de ese tipo más largo de la historia del país, iniciando el 7 junio y levantándose el 22 de julio siguiente. Sus efectos adversos a la economía fueron importantes, en todos los sectores: portuario, agropecuario, combustibles, lácteos, cárnicos. Según la Sociedad de Agricultores de Colombia se perdieron en ese periodo 1,26 billones de pesos, sumados otros 2 billones de pesos de pérdidas en la industria manufacturera y logística. Para ese momento algunos productos de la canasta familiar presentaron un incremento en sus precios de entre un 50 % a un 100 %, es decir, la inflación en el país se disparó

En ese contexto, el uribismo, en cabeza del entonces senador Álvaro Uribe Vélez, apoyó la manifestación, la alentó, incluso promovió debates en el Senado en defensa de la situación de los camioneros que bloquearon las vías del país o impedían la llegada de alimentos de primera necesidad, combustibles, productos manufactureros, insumos industriales necesarios; colocando sus famosos carteles en los pupitres del Senado, en los que se leía #ElTalParoSíExistió. Un video se encuentra en el Facebook del expresidente donde interviene justo después del levantarse el paro, increpando al entonces ministro de Transporte el 26 de julio de 2016 para que cumpliera los acuerdos a los que había llegado con los camioneros días antes.

«En mi gobierno hubo paros de camioneros, siempre dialogué con ellos. (…) Pretender ganarles este paro, llevándolos al hambre, es hacerle un daño a la democracia, y en el mediano plazo a la economía». Esto decía el Senador el 6 de julio de 2016, en pleno Paro, dando a conocer públicamente su apoyo a los camioneros que paraban en el país. Esto trinaba: «camioneros son laboriosos, integran una estructura democrática, necesitan soluciones no que los derroten por hambre». El Espectador titulaba: Uribe, en su oposición, ahora se sube al paro camionero

La actitud del entonces senador contrasta con la del actual expresidente y la de su partido y partidarios, quienes condenan con vehemencia los bloqueos camioneros, los disturbios en las carreteras y ciudades, y olvidan que entonces, en 2016, también hubo bloqueos, desmanes en las carreteras, disturbios en Bogotá, en municipios de Boyacá, y se presentó escases en las estanterías de todo el país; señalaban con dureza al Gobierno por amedrentar a los camioneros en vez de proceder con un diálogo concreto que escuchara y beneficiara a los que estaban en paro, que no los reprimiera en el uso justo de la manifestación para reclamar sus derechos. 

Ahora, llaman al Gobierno a obviar los diálogos —primero desbloquear vías, luego sentarnos a dialogar—, a no dejarse amedrentar de los que están en paro, a desbloquear a cualquier costo y, mediante el uso de la fuerza, las vías del país, que porque, argumentan, el interés general prima sobre el particular, y que porque no existe derecho a bloquear las vías y no dejar pasar el alimento. Incluso, Vargas Lleras llama a declarar el Estado de conmoción interior.  

El expresidente debería entonces escuchar sus mismas palabras de 2016, pero en el siguiente sentido: Pretender ganarles este paro, atentando contra su vida, su integridad física y su dignidad personal, es hacerle un daño a la democracia, y en el mediano plazo a la economía. Vuelve y juega la doble moral de Uribe y sus compinches, o mejor, su manejo magistral de la politiquería circunstancial; obedientes como son a los cambios de la luna y de las conveniencias políticas, en defensa de la vida y de la dignidad y de la protesta cuando les conviene, en detrimento de los derechos humanos en la mayoría de las veces.  

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Felipe Alzate De los Rios
Conciliador en Derecho. Manizales.