Un caso de corrupción en salud por el que tienen amenazado al denunciante

Carlos Rojas ha venido siendo víctima de amenazas constantes de muerte por investigar contrataciones supuestamente irregulares celebradas al interior del hospital.

Opina - Corrupción

2019-01-26

Un caso de corrupción en salud por el que tienen amenazado al denunciante

Carlos Martín Rojas Carvajal se posesionó el día 22 de Enero de 2018 como Asesor de Control Interno de Gestión del E.S.E. Hospital Universitario Erasmo Meoz para el periodo legal 2018-2021, bajo la gobernación de William Villamizar Laguado en la ciudad de San José de Cúcuta, Norte de Santander. Desde entonces, bajo su cargo se comprometió a asumir las labores de evaluación, verificación y control de cada uno de los procesos adelantados en hospital.

Sin embargo, tras iniciar un proceso de investigación a contrataciones supuestamente irregulares celebradas al interior del hospital, Carlos Rojas ha venido siendo víctima de amenazas constantes que atentan contra su vida y la de su grupo familiar directamente. Ante las reiteradas denuncias que Carlos ha puesto en conocimiento de los entes gubernamentales y nacionales para garantizar su integridad física, mental y moral y la falta de diligencia que se le ha dado a su caso, nos permitimos exponer a continuación cada uno de los hechos que comprometen a diferentes actores del departamento.

Los hechos

Durante el pasado mes de Agosto del año 2018, personal del hospital Universitario Erasmo Meoz, pone en conocimiento de Carlos Rojas, la existencia de dos contratos presuntamente irregulares que vinculan a un familiar de Juan Agustín Ramírez Montoya, gerente del hospital. De acuerdo a las responsabilidades de su cargo y atendiendo a obligaciones éticas, el funcionario Carlos Rojas inicia la investigación de los contratos 018 y 042, celebrados en la ciudad de Cúcuta durante el año 2018.

La revisión determina que efectivamente los contratos fueron celebrados con un primo hermano del gerente, el señor Jorge Emilio Parra Montoya y la empresa SOCIMANOR S.A.S. de la que figuraba como representante legal al momento de la firma de los contratos en mención, empresa que además contaba con tan sólo 12 días de constitución legal para entonces. Es necesario destacar que el representante actual de SOCIMANOR fue modificado ante el registro de cámara y comercio de Cúcuta, figurando hoy Jaime Enrique Sánchez Ramón quien pertenecía a la organización bajo otro cargo anteriormente.

Los valores destinados para la contratación de Jorge Emilio Parra Montoya responden a servicios profesionales en cirugía plástica y cirugía de la mano y sobrepasan los MIL QUINIENTOS MILLONES DE PESOS (1.500’000.000) entre el contrato inicial y las adiciones hechas por parte del contratante.

Para Septiembre del 2018, Carlos Rojas notifica al gerente del Hospital Universitario Erasmo Meoz acerca del presunto caso de corrupción de acuerdo con el acto legislativo 2 de 2015 que modifica la Constitución Nacional en su artículo 126, donde se menciona textualmente que:
“Los servidores públicos no podrán en ejercicio de sus funciones, nombrar, postular, ni contratar con personas con las cuales tengan parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad, primero civil, o con quien estén ligados por matrimonio o unión permanente”.

Desde entonces y cumpliendo con el debido proceso en su cargo, a partir el 4 de Octubre, Rojas procede a denunciar el caso ante los entes de control encargados. Actualmente, corresponde a la Procuraduría y la Fiscalía regional y nacional, a la Auditoría General de la Red Pública y a la Secretería de la Transparencia de la República dar diligencia oportuna a esta denuncia y proceder según lo ordena la ley.

Mientras tanto Rojas, ha sido víctima de acoso laboral, psicológico y moral al interior de la organización, incluso fue solicitada la revocatoria de su nombramiento ante la gobernación de Norte de Santander sin respuesta positiva y fueron desvinculados del hospital aquellos auditores de control interno. Rojas, relata la intimidación que ha sufrido por medio de constantes amenazas de muerte desencadenando el temor al interior de su grupo familiar compuesto por su esposa y cuatro hijas. El asedio constante a través de mensajes de texto y de WhatsApp, así como la recepción de mensajes físicos advirtiendo que su vida se encuentra seriamente comprometida, son sucesos repetitivos desde que inició el proceso de denuncia en contra de la corrupción al interior del centro médico.

El material probatorio y las denuncias interpuestas por parte de Rojas desde el mes de Noviembre de 2018 reposan actualmente en la Unidad Nacional de Protección, la Policía del Departamento, así como en la Dirección Seccional de Fiscalías de Norte de Santander y espera pronta diligencia y respuesta efectiva que le permita garantizar sus derechos fundamentales y los de su familia.

Recientemente, la Asociación Nacional de Trabajadores y Servidores Públicos de la Salud y Seguridad Social Integral y Servicios Complementarios de Colombia ANTHOC, se pronunció ante los hechos e hizo público su respaldo a Carlos Rojas rechazando vehementemente las políticas de contratación presentadas en el centro médico más importante del Departamento Norte de Santander y en funcionamiento desde hace más de 30 años.

Es inadmisible que la salud como derecho fundamental se vea involucrada en procesos de mercantilización e intermediación financiera y que la corrupción permee estos escenarios en la sociedad colombiana haciendo uso de recursos públicos. Es por ello, que se espera una pronta respuesta por parte de las instituciones conocedoras del caso y de aquellas responsables de garantizar el cumplimiento de la ley así como la vida y la integridad del funcionario de control interno Carlos Rojas.
 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Melina Moncada
Psicóloga, pero no lo estoy analizando.