TOP 5 corrupción: Centro Democrático

“Nos une el amor y compromiso profundo con la Patria, el respeto y la adhesión por la obra liderada por el expresidente Álvaro Uribe; la convicción de que el país debe avanzar por la senda de la Seguridad Democrática, la confianza inversionista, la cohesión social, la austeridad estatal y el diálogo popular”.

Infórmate - Política

2019-11-18

TOP 5 corrupción: Centro Democrático

Autor: Chrístofer Hidalgo

 

El Centro Democrático tuvo su origen tras la salida de Uribe de su segunda presidencia. La intención del partido fue crear una orilla política completamente afín con la figura de Uribe, quien es, precisamente, su líder político. A pesar del poco tiempo en actividad este partido tiene un peso político fuerte que es consecuencia del arrastre de un vasto caudal de votos que provienen de los simpatizantes del expresidente. En sus filas se encuentran políticos de una marcada inclinación hacia posturas de derecha, defensores de la propiedad privada y del neoliberalismo.

 

Caras visibles del Centro Democrático

Paloma Valencia

Imagen cortesía de: El Espectador

Es la escudera de la doctrina de Fernando Londoño, su núcleo familiar ha estado relacionado con la política en Colombia. 

 

María Fernanda Cabal

Imagen cortesía de: Colombia Check

Ha sido elegida como congresista en dos períodos consecutivos. Su esposo, José Félix Lafaurie, es el presidente de Fedegan.

 

TOP 5 corrupción

5. Óscar Iván Zuluaga

Imagen cortesía de: Revista Semana

 
Delitos: Uso de software malicioso agravado, acceso abusivo a un sistema informático, concierto para delinquir agravado y violación de datos personales agravado.
 
Contexto e implicaciones del caso

El excandidato a la presidencia de Colombia ha salido victorioso de los dos escándalos que más han marcado su carrera política: el del hacker Sepúlveda y el de la filtración de dineros de Odebretch en la campaña que dirigió para las elecciones del 2014.

Zuluaga ha ocupado cargos públicos de segundo orden y ha sabido salir bien librado de las acusaciones que se le han hecho, ya que, aunque hay suspicacias en ambos casos, no se ha emitido ninguna condena que lo comprometa a cumplir una pena. Sin embargo, el daño político a su imagen ha calado en el seno del Centro Democrático; en las elecciones pasadas fue descartado como candidato presidencial y hoy su nombre no tiene la relevancia que tuvo en las elecciones del 2014.

Condena: N/A

 

4. Álvaro León Flórez

Imagen cortesía de: El Morichal

 

Delitos: Concierto para delinquir
 
Contexto e implicaciones del caso
 
El caso de Álvaro León Florez es bastante particular ya que, según la misma comunidad (el colectivo Comunidad Vichadense), tiene vínculos con el narcotráfico, y la misma comunidad lo ha demandado ante la Procuraduría, la Fiscalía y la Misión de Observación Electoral (MOE). La respuesta del político a la demanda y a las acusaciones del colectivo se enfocaron en una estrategia de negación sobre los delitos que se le imputan y sobre la existencia misma del escrito. Lo cierto es que en las pasadas elecciones arrasó en las votaciones departamentales, lo que lo llevó a ser el próximo gobernador del Vichada, siendo uno de los pocos uribistas que no fracasaron en las urnas en las pasadas elecciones.
 
Condena: En proceso.
 
 

3. Álvaro Hernán Prada

Imagen cortesía de: La FM

 

Delitos: Soborno y fraude procesal

Contexto e implicaciones del caso

El congresista del Centro Democrático ha quedado involucrado con el proceso que se adelanta por presunta manipulación de testigos, en el que también están involucrados Álvaro Uribe y su abogado Diego Cadena. El vínculo de Prada en el proceso tiene que ver con pruebas de chats y de audios que lo comprometen con alias “Caliche”, a quien habría contactado para tratar de persuadir a Juan Guillermo Monsalve, un testigo clave en el proceso. En junio del año pasado Daniel Coronell publicó la columna: El diablo viste de Prada, en la que muestra cómo Prada estaría ligado al proceso de manipulación de testigos. El congresista ya ha sido citado a indagatoria y resta ver cuál es el fallo de la Corte Suprema de Justicia que, seguramente, estará ligado al futuro judicial de Uribe.

Condena: En proceso.

 

2. María Fernanda Cabal

 

Imagen cortesía de: El Espectador

Delitos: Corrupción electoral

Contexto e implicaciones del caso

Tras las elecciones del Congreso en el 2018, la senadora quedó involucrada en un episodio de corrupción electoral que el entonces fiscal general denunció públicamente, diciendo que un contratista afín a la figura de la senadora “le habría exigido a las profesoras de jardines infantiles de Kennedy que votarán por el candidato a la cámara Diego Caro y por María Fernanda Cabal al Senado”.

Tras aproximadamente siete meses de la denuncia, el caso concluyó con dos funcionarios de la Secretaría de Integración Social de Bogotá, Julián Alberto Gutiérrez y John Rafael Garzón, en la cárcel y pidiendo perdón a la senadora, por usar el nombre de Cabal para fines personales. Es decir, según la versión de los procesados, el hostigamiento que hicieron en época electoral para que Cabal sumara votos, se hizo a las espaldas de la senadora que, según la misma versión, habría sido víctima de quienes intentaron sumarle votos a su campaña.

 

1. Álvaro Uribe Vélez

Imagen cortesía de: Telesur

 

Delitos: Soborno, fraude procesal, injuria y calumnia, concierto para delinquir, violación ilícita de comunicaciones, abuso de función pública.

Contexto e implicaciones del caso

Según la Misión de Observación Electoral (en el 2013, el número se ha incrementado con los años) sobre Uribe pesan 276 procesos judiciales que están abiertos, aunque, pareciera, inactivos, por distintas modalidades del delito y en distintos entes de la justicia colombiana, por acusaciones hechas cuando fue presidente, gobernador y senador.

La cercanía de Uribe con los parapolíticos ha sido el punto de partida para las acusaciones que hacen sus detractores, que le han asignado el rótulo de delincuente en varias ocasiones y que lo relacionan con hechos de lesa humanidad como las masacres de El Aro y de La Granja. Las acusaciones hacia Uribe son anteriores al período en el que fungió como presidente, pero también son ulteriores, como la investigación por la cual ha sido citado a indagatoria, que tuvo su origen luego de abandonar la presidencia y reinsertarse a una curul del Senado. El caso de Iván Cepeda seguramente no es el más grave, pero sí es el que ha tenido mayor repercusión y por el cual se espera un dictamen judicial pronto.

Condena: En proceso.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chrístofer Hidalgo
Estudiante.