Sí a la legalización

Debemos cambiar la estrategia de hace más de 40 años que aún no da los resultados que necesitamos.

Opina - Sociedad

2019-07-26

Sí a la legalización

Los datos del Informe mundial sobre las drogas de la ONU de este año “completan y complican aún más la imagen global que plantean los desafíos de la droga”, según el director de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), Yuri Fedotov.

En el informe se indica que hubo más muertes en 2017 por el consumo de drogas y que los estupefacientes tradicionales de origen vegetal, como la heroína o la cocaína, siguen en máximos.

Por su parte, la producción mundial de cocaína se situó en 2017 en un récord histórico con 1.976 toneladas, un 25 por ciento más que el año anterior. El 70 por ciento de esta producción con una pureza del cien por cien, procede de Colombia.

Adicionalmente, la cantidad de cocaína incautada por las fuerzas de seguridad es la mayor de la historia con 1.275 toneladas, un aumento del 13 %.

Estos datos nos llevan a reflexionar y preguntarnos como sociedad si las medidas que se han tomado han sido las mejores o, si por el contrario, debemos replantearnos respecto a este asunto, para así hacerle frente a un problema de salud pública que nos agobia a todos por igual, sin importar su nivel social o educativo.

Según grandes expertos como Ernesto Zedillo y Ruth Dreifuss es el momento de estudiar la posibilidad de legalizar las drogas con el fin de quitarle un escudo más a la corrupción de este país, de llevar más fuentes de recursos al Estado que bastante falta le hacen, controlar la producción, quitarle el negocio a los narcos, entre otros puntos favorables.

Asimismo, debemos intentar otros mecanismos, porque esta guerra contra el narcotráfico, como se está llevando a cabo en muchas naciones, no muestra resultados, por lo que cae un cartel y nace otro, uno más fuerte que el anterior. Colombia debe proponer la discusión en escenarios internacionales en busca de apoyo, para una estrategia diferente.

Por último, debo decir que, aunque muchos pongan el grito en el cielo con este tipo de propuestas, hay que reconocer que escandalizarnos no solucionará nada, para la muestra tenemos al alcohol y el tabaco que producen altas ganancias, dejando grandes regalías para el Estado, y que con controles y advertencias, invitan a consumir con mesura y sin exceso, pero que a pesar de ello también nos causan muchos problemas en nuestro día a día, lo que lleva a pensar que no es lo que consumimos, si no la manera en que lo hacemos.

Lo cierto, es que nos urge tomar medidas, porque actualmente somos productores del 70% de la droga a nivel global y en los últimos años entramos a la lista de consumidores, que nos indica que debemos cambiar la estrategia de hace más de 40 años que aún no da los resultados que necesitamos.

 

Foto cortesía de: El Tiempo

 

 

( 1 ) Comentario

  1. ReplyBernardo Parra Restrepo

    En primer lugar se debe despenalizar el cultivo de la coca, sus hojas tienen múltiples aplicaciones: medicinales y alimenticias.
    La coca no es cocaína, la caña de azúcar no es alcohol, la cannabis no es simplemente una droga, es cáñamo, una fibra textil de múltiples aplicaciones. La política de fumigar los cultivos con glifosato, destruye los bosques nativos y no disminuye la producción de cocaína cuyos insumos para producirla: permanganato de potasio, éter etílico, cloroformo, etc, que no se producen en Colombia, han aumentado. De manera exponencial, no se producen en Suramérica sino en USA y otras metrópolis. El consumo privado de la cocaína en USA y otros países es tolerado incluso se promueve de manera soterrada en la TV y el cine por eso la política frente a este fenómeno de cambiar ya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Miguel Silvera Padilla
Estudiante de comunicación social, barranquillero como el baile "arrebatao" creyente en Dios, el amor y sus ideas. Apasionado por los temas sociales y la política. Llevando siempre por delante la consigna en que primero es el Ser y después el deber Ser. Columnista de medios digitales.