Sergio Fajardo, la división y el alzheimer en la política

Sergio Fajardo debe tomar una postura clara, concisa y coherente para hacer política, de lo contrario pasará a la historia como el que dividió una esperanza de cambio para el país.  

Opina - Política

2019-02-17

Sergio Fajardo, la división y el alzheimer en la política

Sergio Fajardo, el llamado “candidato profesor”, es visto por muchos como una alternativa para las presidenciales del 2022 y lo vislumbran como de “centro”. Los medios de comunicación le ayudan a fortalecer e inflar una imagen que ha construido con base en el trabajo de otros y muy poco en el propio, pero la realidad es otra, el candidato profesor ha vendido una imagen que no es, tanto que en las pasadas elecciones presidenciales se presentó con el aval del Polo Democrático Alternativo, partido que confluye fuerzas políticas de izquierda, como también del partido Alianza Verde, que en su mayoría también lo integra fuerzas políticas de izquierda, sumándole varias colectividades de indignados, ambientalistas, animalistas, académicos y “outsiders”.

Y cómo no, con el aval de su inexistente movimiento político denominado “Compromiso Ciudadano”.

Pero yéndonos a la teoría, ¿el centro en política existe? Y la respuesta es NO, puesto que en el espectro político, en la historia de la humanidad se han defendido dos posturas, una del lado del pueblo y otra del lado de la oligarquía. El Centro es la manera más fácil para quedar bien con todos y, a la vez, no tomar posturas firmes frente a temas coyunturales, como muy bien lo hace Fajardo.

Recuerdo las palabras del maestro Carlos Gaviria Díaz cuando en Cali, por allá en el 2011, en una de sus magistrales conferencias nos decía que la única diferencia de la derecha y el centro era que unos ponían la cara y los otros nunca lo decían públicamente, pero sus políticas eran las mismas. ¡Qué certero era el exmagistrado, que en paz descanse!

Pero el candidato profesor viene demostrando que está mucho más de un lado del espectro político; en la segunda vuelta presidencial no tomó ninguna postura pública frente al apoyo de algún candidato presidencial, pero sí se fue a ver las ballenas al Pacífico, mientras el país se debatía en elegir dos posturas políticas representadas en “volver al pasado” o “avanzar hacia una era de paz”.

A esto sumémosle el inexistente apoyo con las marchas del movimiento estudiantil, las marchas impulsadas por Fecode, los agricultores, los camioneros y las multitudinarias manifestaciones por la defensa de la paz. Una indiferencia que representa al “candidato profesor” frente a las luchas e intereses que él dice o quiere hacer representar.

Muchos dirán… “a Fajardo no le gustan las marchas, no le gusta caminar, y está bien…”, pero lo más curioso es que caso contrario ha pasado con Sergio Fajardo cuando las marchas o manifestaciones son convocadas por el Uribismo, en esas sí lo vemos trinando y saliendo en primera fila a la calle, ¿por qué?

Ahora bien, en estas semanas se vienen decantando las diferentes candidaturas a las corporaciones públicas para las elecciones regionales del 27 de Octubre, y ¡Oh sorpresa! El candidato profesor ya comienza a generar grietas y división en los movimientos alternativos que pueden derrotar al establecimiento en las regiones y, de esa manera, cambiar el “status quo”, es así como en Cali, su inexistente movimiento político firmó una carta de apoyo al empresario y ahora precandidato a la alcaldía de Cali, Alejandro Eder.  

Desconociendo la candidatura en cabeza de Jorge Iván Ospina, de la Alianza Verde, partido político que le dio el aval para las presidenciales.

¿Será que el candidato profesor sufrirá de alzheimer o ahora sí va a demostrar su verdadera inclinación política?

Sergio Fajardo, el “candidato profesor”, debe tomar una postura clara, concisa y coherente para hacer política, de lo contrario pasará a la historia como el que dividió una esperanza de cambio para el país.  

La realidad es que el “candidato profesor” por su poca coherencia, solidaridad y unidad política que viene mostrando, se derrumba hacia su anhelo, las elecciones presidenciales del 2022.

 

Fotografía cortesía de Claudia Rubio, CEET.

 

 

( 4 ) Comentarios

  1. A la extrema izquierda le da mucha rabia que Sergio Fajardo no apoye a Petro, por eso have comentarios absurdos como “el centro no existe”. El señor Fajardo es el presidente que Colombia necesita, nada de radicalismos.

  2. saben que es un “quinta columna”? En la segunda guerra mundial, los contendores utilizaban la estrategia de “senbrar” o introducir soldados muy entrenados, en el pais enemigo, con el fin de realizar tareas de espionaje, terrorismo y otras. Conformaron grupos de alta peligrosidad, a los que llamaron “quinta columna”. Si entienden ahora cual es el papel de S. Fajardo en las filas de los sectores que busca el cambio en Colombia?

  3. Excelente comentario, lo unico es que falto decir, que al igual que los comunistas que nunca ponen la cara, por lo desprestigiado que esta, la izquierda le hace la vuelta, poniendo la cara, al igual que le hace el tape a sus grupos terroristas farc y eln!

  4. Esperaba una crítica mas actualizada respecto a un tema q d seguro quedó gravada entre los ambientalistas, su participación política con respecto a hidroituango. Su incapacidad d reconocer la situación d los campesinos afectados por ese proyecto si se considera la lectura de ríos vivos y su nominación a rendir cuentas en aquel impasse social y ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

José David Lozano
Mercadólogo, Cs Económicas, Posgrado en Desarrollo local, territorial y economía social, Especialización en Estudios Políticos, Candidato a Mg en Gobierno, Animalista y Vegetariano.