Reflexiones sobre el desempleo en tiempos de pandemia

Cientos de colombianos se enfrentan a la disyuntiva de quedarse en casa y protegerse del virus o salir a buscar trabajo para subsistir.

Opina - Sociedad

2020-05-18

Reflexiones sobre el desempleo en tiempos de pandemia

Columnista:

Ana Montoya

 

En el 2019, durante la Ruta del Desarrollo Sostenible, el presidente Iván Duque Márquez anunciaba al auditorio “Reduciremos el desempleo en Colombia, será el más bajo en treinta años”. La meta fijada era crear 1,6 millones de empleos y reducir el desempleo del 9,4 a 7,9, tal como consta en el Plan Nacional de Desarrollo; sin embargo, de acuerdo con la última encuesta realizada por el DANE, en el mes de enero la tasa de desempleo aumentó al 13 %, es decir 3 216 000 desempleados.

Ahora bien, esta problemática no solamente debe enfrentarse a múltiples variables como la informalidad, la corrupción, la falta de políticas públicas que solucionen el problema de fondo, que se centren en resolver las causas del mismo, tales como el desequilibrio entre oferta y demanda presente en el desempleo estructural, entre otras, sino que ahora ha de combatir una nueva variable, la pandemia. ¿Cómo va a encarar el país esta situación? ¿Qué opciones tienen las personas desocupadas para conseguir un empleo? ¿Cómo sostenerse mientras pasa la crisis? ¿De dónde obtener ingresos si las prioridades de consumo han cambiado drásticamente? ¿Qué medidas ha a tomado el Gobierno para garantizarle la vida digna a estas personas? 

Tras la declaración de la COVID-19 como pandemia, hecha por la OMS, Duque declaró el Estado de Emergencia mediante la Resolución 385/2020. Y adoptó medidas para hacerle frente a la crisis contenidas en una serie de decretos, como por ejemplo, el Decreto 488/2020 en el cual se dictan normas para conservar el empleo y destinar recursos para la protección de los trabajadores o el Decreto 486/2020 que busca brindarle apoyo a los campesinos afectados por la pandemia. 

Asimismo, el Ministerio de Trabajo por medio de las Circulares 021 y 022, acogió directrices para proteger a los trabajadores, como instar a los empleadores a que adopten el teletrabajo, la jornada laboral flexible, las vacaciones anticipadas o colectivas, los permisos remunerados, el salario sin la prestación del servicio y la prohibición de despidos colectivos y suspensión de contratos de trabajo. 

No obstante, dicha normatividad es insuficiente, ya que ni los decretos ni las circulares se refieren al desempleo, sumado a eso, no se logra impedir que se violen los derechos de los trabajadores como lo han venido haciendo varias empresas; pues en los últimos meses han ocurrido una cantidad de despidos colectivos y suspensiones de contratos de trabajo. Tenemos el caso de Semana, que en su paso por clausurar la Revista Arcadia, despidió a varios trabajadores, entre ellos Camilo Jiménez, Sara Malagón y José Guarnizo, bajo el pretexto de no poder solventar esos contratos por la actual crisis sanitaria-económica. 

Por otro lado, está el caso de la cadena de restaurantes Andrés Carne de Res, quien despidió alrededor de diez y siete trabajadores en la sede de Chía, argumentando que no habían cumplido con las expectativas requeridas, por lo tanto, escudados en el periodo de prueba terminaban su contrato. Cabe resaltar que aquellas personas no solo fueron despedidas en plena crisis, sino también un mes después de haber iniciado sus labores, luego se violó el periodo de prueba, que es de dos meses. 

Adicionalmente, suspendió contratos laborales alegando la fuerza mayor, esto es la concurrencia de una circunstancia imprevisible e irresistible, o sea el coronavirus. Y como consecuencia de esta suspensión dejó de pagarle el salario a los trabajadores, que a su vez dejaron de prestar el servicio. En este punto, es importante resaltar que para que proceda la suspensión del contrato laboral por fuerza mayor (o caso fortuito), esta debe ser declarada por un juez.

Entonces, nos encontramos en un panorama en el que las empresas no titubean para despedir a sus trabajadores en la víspera de una crisis, la gestión del Gobierno es insuficiente para amortiguar la situación, ya que su atención se ha enfocado en tareas insulsas como lo es la creación de una página web y una aplicación para informarse sobre la pandemia llamada “CoronApp”, no existe visibilidad del problema ni mucho menos soluciones reales. De manera que sin contar con un auxilio, subsidio de desempleo u oferta laboral, el desempleo sigue creciendo y, junto con este, la brecha de desigualdad; por ende, cientos de colombianos se enfrentan a la disyuntiva de quedarse en casa y protegerse del virus o salir a buscar trabajo para subsistir. 

 

Fotografía: cortesía de Andrés Amaya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ana Montoya
Abogada, Escritora, Podcaster.