¿Quién es el polémico Rafael Nieto?

El abogado y político Rafael Nieto Loaiza nació en Bogotá, el 16 de junio de 1967. Como parte de la élite capitalina hizo sus estudios en el colegio Gimnasio Moderno. Posteriormente, se graduó de abogado de la Universidad Javeriana.

Infórmate - Política

2021-05-22

¿Quién es el polémico Rafael Nieto?

Columnista:

Álvarez Cristian 

 

Rafael Nieto Loaiza es un personaje al que el calificativo más acertado que se le puede brindar es el de «polémico».

El político resurgió ante la opinión pública por una vergonzosa entrevista con la periodista María Camila Díaz en La W en la que sus respuestas fueron calificadas cuando menos de misóginas. Sin embargo, teniendo en cuenta los diferentes escándalos en los que se ha visto inmiscuido, posiblemente, para él esa nefasta entrevista hubiese sido como una de las más «normales» del mundo

¿Pero quién es este personaje tan particular? En La oreja roja se lo contamos.

El abogado y político Rafael Nieto Loaiza nació en Bogotá, el 16 de junio de 1967. Como parte de la élite capitalina hizo sus estudios en el colegio Gimnasio Moderno. Posteriormente, se graduó de abogado de la Universidad Javeriana.

Nieto Loaiza ha cursado estudios en socio economía, Derecho Constitucional, Derecho Internacional Público, Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario.

Desde los tiempos de las negociaciones de paz entre el Gobierno Pastrana y las FARC en El Caguán,

Nieto, ya daba visos de su talante, pues era uno de los que se oponía a la prórroga de la zona de despeje en 1999 y al intercambio humanitario.

Con la llegada del primer uribato al poder, Fernando Londoño Hoyos—ministro del Interior y de Justicia, entre 2002 y 2004— posesionó a Nieto Loaiza como viceministro de ese gabinete, pese a que en ese momento Nieto no tenía tarjeta profesional de abogado como denunció El Espectador.

Tras la salida de Londoño, Nieto Loaiza permaneció nueve meses más en dicho cargo luego de tener desavenencias con el nuevo ministro del Interior y Justicia Sabas Pretelt de la Vega.

En 2005, como columnista de El Tiempo, Loaiza tuvo un encontronazo con el Gobierno de Uribe.

En una de sus columnas rechazó que la Cancillería no otorgara asilo político a diez militares venezolanos acusados en ese país de promover el golpe de Estado de abril de 2002 que sacó a Hugo Chávez del poder por 47 horas.

Posteriormente, durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, Rafael Nieto Loaiza fue contratado para representar al Estado colombiano (con honorarios cercanos a los 1.000 millones de pesos) en tres demandas en contra ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El primer caso, hace referencia a la masacre ocurrida el 13 de diciembre de 1998 en la vereda de Santo Domingo del municipio de Tame, Arauca, cuando un helicóptero de la Fuerza Aérea ametralló y asesinó a diecisiete personas en medio de un enfrentamiento con las FARC.

El segundo, como es bien sabido, se refiere a la operación de retoma—realizada por la fuerza pública— para recuperar el Palacio de Justicia en 1985, hecho que terminó en una masacre y con la desaparición de varias personas.

Y el tercer caso, es sobre los hechos que tuvieron lugar entre el 24 y el 27 de febrero de 1997 en el marco de la operación militar «Génesis» en el Chocó, donde el Ejército actuó en connivencia de grupos paramilitares.

Cabe resaltar que la defensa jurídica de la que hacía parte Nieto perdió los tres casos.

Sobre el primer caso, en entrevista con El Tiempo, Nieto expuso una serie de argumentos para justificar su chasco en la defensa.

Pese a ser uno de los encargados de la defensa jurídica, Nieto dijo: «Hay que reconocer que el Estado tiene que mejorar su defensa y debe tener equipos construidos con más tiempo. Deberíamos tener abogados desde que el caso llegó a la Comisión Interamericana, antes de la Corte».

Para rematar, justificó su actuación en el proceso con la siguiente frase: “La Corte nos iba a condenar, dijéramos lo que dijéramos”.

De otro lado, El 20 de febrero de 2013, Caracol Radio descubrió que Nieto hizo literalmente un copipega de cuatro páginas del caso Santo Domingo en la contestación de la demanda del Palacio de Justicia.

Nieto le explicó a Caracol Radio que (pese a que las cuatro páginas hacían referencia a Santo Domingo y no al Palacio de Justicia), en efecto así se hizo, ya que según él, se trataba de circunstancias similares por violaciones al Derecho Internacional Humanitario y no a los Derechos Humanos que son competencia de la Corte Interamericana.

Posterior al desastre ante la CIDH, Nieto aparecía como columnista de varios medios—principalmente, ligados a ideas «conservadoras»—donde exponía sus controversiales puntos de vista y en los que no perdía oportunidad para hablar mal de su antiguo empleador Santos, y bien de su mentor Uribe.

Otro de los capítulos más bochornosos de la historia de Rafael Nieto fue cuando decidió en 2017 lanzarse a la precandidatura presidencial del Centro Democrático para las elecciones de 2018.

En una de las «competencias» que tuvo que enfrentar para intentar quedarse con la «bendición» de Uribe, debió participar en un concurso de preguntas y respuesta—con el en ese entonces jocoso Iván Duque y el finado Carlos Holmes Trujillo—. 

El certamen fue dirigido por el hoy asesor de comunicaciones Hassan Nassar, en ese entonces «periodista» de la emisora La FM.

En un afán de mostrar a los precandidatos como tipos bonachones, a Nassar se le ocurrió preguntar cuántos pares de zapatos crocs tenía Uribe.

Por la reacción que tuvo Nieto Loaiza, me atrevería decir que en ese momento perdió la competencia, la precandidatura y el ápice de carisma que le quedaba. Juzguen ustedes.

En abril de 2019, Nieto tuvo otra salida en falso fue cuando afirmó que «no existe ningún instrumento internacional para que las mujeres puedan abortar». Esta frase el portal Colombiachek la calificó de cuestionable, así como otras seis de las más recientes intervenciones de Loaiza.

Por último, en 2020, el senador Iván Cepeda acusó directamente a Rafael Nieto de recibir copia de los informes de perfilamientos que el Ejército—en cabeza del general Nicacio Martínez— hacía contra opositores, Nieto negó dicha situación tajantemente diciendo que era una «soberana pendejada».

De ahí para allá Nieto ha radicalizado su discurso, acusando a la izquierda, a Petro y a Santos de los males del país (pasados presentes y futuros) buscando reivindicarse con esa ala ultraderechista del CD, posiblemente en un afán de aspirar a la presidencia en 2022.

Pero tal parece que nadie le ha dicho que los tiempos cambian, y que tal vez tendría más opciones si supiera cuántos pares de crocs tiene Uribe.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Álvarez Cristian
Periodista de la Universidad de Antioquia. ¿Quis custodiet ipsos custodes?