¿Protector o depredador?

Como sociedad merecemos autoridades responsables que nos protejan de los peligros que aquejan a nuestra nación, ¿es lo que tenemos? Claramente no.

Opina - Sociedad

2019-09-09

¿Protector o depredador?

Brutalidad y abuso de autoridad es lo que instantáneamente pienso cuando me dicen la palabra policía; todo esto se puede ver por parte de los oficiales, sumado a la evasión de sus verdaderas responsabilidades que muchos de ellos presentan. Nosotros, los civiles, sentimos cierta desconfianza e inseguridad cerca de aquellos hombres y mujeres. Esto lleva a preguntarse si la policía es realmente el velador de la seguridad de los colombianos.

Como sociedad merecemos autoridades responsables que nos protejan de los peligros que aquejan a nuestra nación, ¿es lo que tenemos? Claramente no. Parece que tenemos poca importancia, pues lo que profesan quienes poseen altos mandos es un empeño en defender la labor de sus hombres. Es primordial analizar el comportamiento de estos agentes de la seguridad para llegar a una conclusión de este problema que nos aqueja.

Para comenzar hay que tener en cuenta el hecho de que el número de denuncias por abuso de autoridad realmente no ha sido revelado. Estos “defensores de la ley” han puesto comparendos por negarse a hablar español, han golpeado sórdidamente a jóvenes con sus implementos de trabajo, incluso, se han atacado a sí mismos, revelando uno de los instintos más básicos del hombre, la increíble insistencia de atacarse entre sí.

“Porque soy la autoridad de este país. Así de sencillo y si no le gusta, pues de malas”, dijo un oficial de Bogotá a una mujer que no poseía su cédula mientras el señor policía la llevaba a la UPJ. Solo un ejemplo que ha llegado a estar en boca de todos.

Si es que estos hombres y mujeres en verdad buscasen la seguridad del pueblo las acciones mencionadas anteriormente no estuvieran en aumento, al igual que la desconfianza por parte de nosotros. Algunos de los medios de comunicación más vistos, escuchados y leídos dicen, sutilmente, que las agresiones que sufrimos por parte de los oficiales son culpa nuestra; pero cuando el pueblo (sin importar el lado político) decide que algo no merece su respeto es porque en realidad no ha hecho nada para ganarse esto, por lo tanto la desconfianza e irrespeto no son culpa del pueblo.

Nosotros los colombianos somos una y otra vez las víctimas del odio, como ejemplo pongo a los estudiantes de universidades públicas que están en el ojo de la policía y son atacados cada que hacen el intento de salir a las calles a reclamar nuestros derechos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos están cortados con la misma tijera y existen algunos que aún le hacen honor a tan antiguo servicio; existen jóvenes que se unen a la policía con la idea de servir y esta idea está tan arraigada a ellos que la corrupción de sus compañeros no los daña. Estos jóvenes demuestran que aún hay esperanza para los policías colombianos de hacer bien este trabajo, pues son hombres y mujeres disciplinados con valores firmes, inculcados desde la cuna.

Aún así, hay quien dice “así paga el diablo a quien bien le sirve” refiriéndose a aquellos que no poseemos buena perceptiva de los oficiales, recalcando las habituales labores de la policía y sus trabajos sociales como campañas por la preservación de la niñez y contra las drogas, igualmente se presentan a colegios promoviendo la cultura solidaria con los más pequeños y grandes.

No obstante, los “veladores de la ley”, muchas veces, son defensores de los intereses de sus superiores, expresan el odio de los que no quieren ensuciarse las manos y son víctimas de un juego del cual, en un principio, no querían pertenecer.

Dios y patria, un lema que debe cambiarse, pues le han dado la espalda a la patria y han tomado un falso Dios, que es en realidad el demonio personal de Colombia.

_____________________________________

FUENTES:

https://elextra.co/policia-nacional-a-favor-de-la-ninez-y-en-contra-de-las-drogas/

https://canal1.com.co/entretenimiento/virales/policia-grosero-bogota-video/

https://www.las2orillas.co/nuevo-codigo-policia-abuso-autoridad/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mariana Rozo Deluque
Creo que un bueno periodismo puede ser capaz de cambiar el país y siempre he tenido claro que quiero contribuir a esto.