El poder violatorio de la Iglesia católica

La Iglesia católica reconoció más de cien casos de violación, pero la red de hackers, durante la cuarentena mundial, publicó más de seis mil denuncias con nombres de los obispos y arzobispos en donde muestran las acusaciones por violencia y violación infantil.

Opina - Ciencia

2021-01-08

El poder violatorio de la Iglesia católica

Columnista:

Lucas Felipe Lara 

 

La Iglesia católica se creó para ayudar a los demás, para que viviéramos en igualdad de condiciones, pero últimamente se está volviendo un negocio, están tomando poder cada día y como dijo José Mujica: «El poder no cambia las personas, solo revela quiénes verdaderamente son». Si en realidad la Iglesia católica quisiera ayudar a los demás no tendría su propio Estado, la riqueza que tiene sería donada a los que en realidad lo necesitan y no tendría casos de violación por parte de obispos y arzobispos.

La Iglesia católica colombiana reconoció más de cien casos de violación y la red de hackers, durante la cuarentena mundial, publicó más de seis mil denuncias con nombres de los obispos y arzobispos en donde muestran las acusaciones por violencia y violación infantil. En este enlace algunos de los documentos. 

Por otra parte, durante la colonización de América, la Iglesia no intercedió a favor de los indígenas americanos, lo que hicieron fue cambiar su religión y rituales, tuvieron a los indígenas de esclavos. Sin la Iglesia católica el mundo estaría por lo menos cien años adelantado, pues estos se dedicaron a perseguir, matar y desterrar a quienes tuvieran pensamientos distintos a los que pregonaba la institución y no dejaron crecer a científicos que tenían una mente brillante y probablemente habrían ayudado a la evolución del mundo. Frente a lo anterior, afirma Catherine Fahringer: «Estaríamos mil quinientos años más adelantados si no hubiera sido por la Iglesia, arrastrando a la ciencia y quemando nuestras mejores mentes a la hoguera».

Si en realidad la Iglesia católica estuviera ayudando al mundo, la cultura americana sería mejor, pero gracias a la desculturización que hicieron los europeos con ayuda de esta Iglesia, en Colombia, los indígenas ocupan el 3.4 % de la población, mientras que antes de la colonización era del 100 %. En este país, los seguidores de la Iglesia católica son el 97.01 %. Con estos datos, nos podemos dar cuenta de que la Iglesia lo único que ha hecho es lavarnos el cerebro y cambiar la cultura de los países con tal de tener más seguidores y dinero.

La Iglesia está haciéndonos creer que una persona va a venir a salvar el mundo sabiendo que el cambio lo generamos los vivos, no los muertos. El mundo atraviesa por la situación más complicada de desigualdad, pobreza y violencia. ¿Qué está haciendo la Iglesia católica? Enviaron 100 000 euros a caritas italianas y pidieron a la ONU apoyar la salud pública. El vaticano, aunque ha hecho algunas donaciones a través del Programa Mundial de Alimentos, han quedado por fuera países que en realidad lo necesitan y con todo el dinero y riqueza que acumula esta ciudad-estado, habría podido ayudar a gran parte del mundo.

Gracias a la Iglesia católica hemos tenido que cambiar nuestra cultura. Si en realidad nos sentimos orgullosos de ser colombianos, ¿por qué el apoyo a la Iglesia católica si lo que hicieron fue ayudar a esclavizar y adoctrinar a nuestros antepasados? A mi parecer, la Iglesia se volvió más fuerte durante la colonización, pues obligaron a las antiguas generaciones a cambiar sus pensamientos religiosos con torturas, esclavitud e incluso con muerte. Debido a esto, ganaron más seguidores a la fuerza, haciendo que a las siguientes generaciones se les impusiera la religión católica.

Creo que el mundo no necesita una religión, la cual durante el siglo XIX se dedicó a perseguir y exterminar a sus opositores, pienso que gracias a la Iglesia el mundo se limita a la hora de tomar decisiones, ya que para algunos países como Colombia se toma —demasiado— en cuenta, la opinión de la Iglesia católica en aspectos de la vida civil. Ejemplo de ello es la no aceptación a las personas que tienen diferentes orientaciones sexuales; hasta hace poco tiempo en este país se reconocen los derechos de las parejas del mismo sexo. Es, además, tanta la indiferencia, que algunos curas se niegan a celebrar un matrimonio si no es una pareja heterosexual. A este respecto, el debate de la homosexualidad no debería existir, pues se trata de una decisión personal, siempre y cuando no rebase los límites.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lucas Felipe Lara Beltran