Ordóñez, el ventrílocuo del uribismo

Opina - Política

2015-05-13

Ordóñez, el ventrílocuo del uribismo

Aunque a los funcionarios públicos les está prohibido por el Código Disciplinario Único (Ley 734 de 2002) participar en política, y más usar su cargo y los medios públicos para hacerlo, existe uno muy particular y locuaz, que además de ser funcionario público e imponer el mazo de la justicia disciplinaria, es ventrílocuo de un partido político. El personaje en cuestión se llama Alejandro Ordóñez Maldonado.

Como el uribismo ya no tiene credibilidad por locuaces, buscando cada vez mayor protagonismo para atacar al Gobierno, no bastándoles con las trincheras de Noticias RCN, donde está la camarada Claudia Gurisatti, y la Hora de la Verdad, con el comandante Fernando Londoño Hoyos, se han tomado por asalto la Procuraduría General de la Nación, en donde Alejandro, actuando como ventrílocuo, sirve de crítico y vocero del Centro Democrático. Ordóñez necesita hacer campaña antes de terminar su periodo, dicen sus críticos. Yo digo que desde sus fallos hace precampaña.

Él, fiel a la historia sagrada que tiene en los panteones a los más grandes hombres y dioses, se ha sacrificado por la causa de la política de “El Mesías”. Si algo tiene Alejandro Ordóñez es lealtad a la causa de la Iglesia, el cilicio y la camándula. Ahí sí entró dando codo entre las filas del uribismo, en donde hay mucho pecador. ¿Qué acerca a Uribe y Ordóñez? El orden, impuesto por la autoridad; la familia, rechazando el “homosexualismo” y la unión entre parejas del mismo sexo; y la sangre, porque ante cualquier hecho de muerte de un soldado o un civil en medio del conflicto cacarean la noticia para ganar adeptos. Como Uribe no tiene micrófono propio en el Senado, donde la Unidad Nacional apenas le da unos minutos para expresarse, o los medios que sirven de jefes de prensa le dan un lustre en cámara, Alejandro hace de su voz el clamor político del Centro, que de democrático no tiene sino el nombre.

¡Qué hombre! ¡Qué dios! ¡Aleluya, Alejandro! ¡Procurador, salve usted la patria! Usted, excelentísimo señor, nos ha servido de voz a nuestras súplicas. El ungirlo como nuestro representante disciplinario no nos basta, sino que necesitamos que desde el trono de la Procuraduría ponga orden. El sátrapa que gobierna a la Nueva Granada, como reconoce usted a ésta República en crisis, fiel a la Orden de la Legitimidad Proscrita, debe ser excomulgado. Usted tiene el poder.

CARICATURA_PROCURADORQue tiemble Colombia con la voz del máximo representante de Dios en la tierra. Sean expulsados los herejes que se hacen pasar por nuncios y cardenales, porque de ellos no es el reino de este cielo. El ungido con el poder divino, como lo dicta la teocracia, es Alejandro Ordóñez Maldonado. Nadie más. Y “El Mesías” comparte ese poder secular con él, porque la restauración del orden solamente será posible con el regreso al poder de Uribe, secundado por Alejandro.

El ventrílocuo y “El Mesías” son la salvación de esta tierra de nadie, bañada por ríos de leche y miel. La cristianización de Colombia está cerca. Solamente falta echar a la hoguera a uno que otro presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sergio Mesa
Investigador de la Fundación Paz y Reconciliación (PARES). Ha adelantado estudios de Derecho, Filosofía y de Zootecnia. Ha sido funcionario público en entidades públicas. Ha sido columnista en periódicos regionales y colaborador de Las 2 orillas. Investigador de temas de corrupción, redes clientelistas y política regional.