No, presidente Duque, la culpa no es de Petro

No culpe a nadie más. Es usted, quien al interior de una pantalla, y con su alocución patética creó este enorme caos y el que debe ser responsable por lo que ha hecho, asúmalo, pero pronto. No se escude más en los mismos discursos con los que empezó su Presidencia.

Emociones - Política

2021-05-25

No, presidente Duque, la culpa no es de Petro

Columnista:

Diana Carolina Abril Giraldo 

 

No, la culpa no es de Petro ni de Santos ni de las FARC ni de los que quiera nombrar en cualquier publicidad política autopagada. La culpa es del nefasto y pésimo Gobierno que se impuso. La culpa es de sus improvisadas decisiones, de su poca empatía con el pueblo, de su poca o nada experiencia, de su ineptitud, de su prepotencia, de su soberbia y de la «forma» en la que se hizo elegir. La culpa es suya y debe asumirla y, si quiere, en verdad culpar a alguien, por lo menos hágalo en español, en el idioma oficial de los colombianos, y que se entienda, que sea claro, que llegue a la gente. ¡¿Qué gana con hacerlo en inglés?!

Es así como en el idioma que hable, muchos no entendemos por qué siguen usted y los de su Gobierno culpando a Gustavo Petro. Me pregunto si los delitos relacionados con los desaparecidos, los heridos, las jóvenes y mujeres abusadas fueron impulsados o cometidos por Petro. ¿La reforma tributaria y de la salud fueron impulsadas por Petro? ¿La escases de bienes de primera necesidad es culpa de Petro? No, señor, Petro no tiene desocupadas las tiendas y los anaqueles en los supermercados. No es culpa de Petro que escaseen los huevos. Acaso, los ministros fueron escogidos por Petro. No señor. Petro no fue quien delegó en ellos las peores instrucciones ni dio órdenes a la fuerza pública de vulnerar los derechos humanos de muchos, sobre todo los de los jóvenes. 

Petro no está haciendo el paro; son los camioneros, los estudiantes, los profesores y trabajadores, los que en su derecho a la protesta exigen que esto cambie, que esto mejore. Petro, como cualquier ciudadano que tenga Twitter, opina y demuestra su descontento con las pésimas políticas implementadas. Como cualquier individuo expresa su descontento por medio del derecho que a todos nos asiste.

Es claro, entonces, presidente Duque, que no hay otro culpable. Es usted quien ha gobernado en estos tres años de «aprendizaje» y el que no ha podido tomar las riendas de este país en el que los ciudadanos se cansaron de tanta injusticia, de tanta incertidumbre, de tanta animadversión. Son las instituciones, las que por medio de los funcionarios, y en su Gobierno, se han ido en contra de los colombianos, de los jóvenes; al herirlos, al abusarlos, al desaparecerlos, al masacrarlos. Son ustedes dos, presidente Duque y su «mentor» los que generan tanto descontento.

No culpe a nadie más. Es usted, quien al interior de una pantalla, y con su alocución patética creó este enorme caos y el que debe ser responsable por lo que ha hecho. Asúmalo, pero pronto. No se escude más en los mismos discursos con los que empezó su Presidencia. 

Ya los colombianos no creemos en esa retahíla, en ese cuento poco planeado y repetitivo, de que la culpa es de este o de aquel. Puede decirlo en los idiomas que quiera, en mandarín o en arhuaco, si quisiera, pero si no se hace entender en español con ningún otro idioma lo hará. Puede enviar su mensaje a todos los continentes, autoentrevistarse una y mil veces. Eso no importará, porque en el mundo saben lo que aquí está pasando y nada tienen que ver con las actuaciones de los gobernantes en el pasado u opiniones de uno o varios políticos en una red social.

El primer paso es aceptar la culpa y este es su momento, Duque. Además, ¡nadie le cree en el idioma que hable!

P. D. Esta columna no va solo para Duque, también va para mis familiares y amigos que, al igual que Duque, replican el mismo mensaje, sin entender todavía que Petro no es quien está gobernando. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diana Carolina Abril Giraldo
Becaria de la OEA como estudiante de Maestría en Comunicación Digital y Periodismo. Administradora pública, consultora académica, editora de este medio y tutora en DD. HH.