No nos olvidemos del verdadero vandalismo

Casi cuatro meses de protesta social dan cuenta del hastío de vivir en la miseria. Con las sobras se vive hace mucho, eso no ha cambiado, lo que cambió fue la generación, esa que hoy se para frente a la represión de la fuerza pública es la que no acepta que en Colombia la vida se trate de sobrevivir.

Opina - Judicial

2021-08-24

No nos olvidemos del verdadero vandalismo

Columnista:

Kevin Cala Páez

Este es un país inviable, con un Gobierno corrupto, fuerzas militares asesinas y unos jóvenes con mucho aguante. Razones por las que estos casi cuatro meses de dignidad costó la vida de 72 personas, 44 de ellas a manos de la fuerza pública, según el último informe de Temblores ONG (otros 28 casos en proceso de verificación), ahora soy yo quien va a escandalizarse.

«El futuro es el lujo de los que se alimentan», dice Martín Caparrós en su libro El hambre, y aquí hay 21 millones de personas en la pobreza (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), por eso en Colombia no hay futuro para la mayoría. Vandalismo es que el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, diga que quien gane $450 000 es clase media, mientras la mitad del país vive en la pobreza.

Casi cuatro meses de protesta social dan cuenta del hastío de vivir en la miseria. Con las sobras se vive hace mucho, eso no ha cambiado, lo que cambió fue la generación, esa que hoy se para frente a la represión de la fuerza pública es la que no acepta que en Colombia la vida se trate de sobrevivir.

Llaman vándalos a los de primera línea, muchos de ellos arrestados. Jóvenes que vieron en este estallido social una oportunidad de cambiar las cosas en este país sin oportunidades; no, ellos no son vándalos, vandalismo es que nueve meses después de las 1134 casas prometidas en Providencia por Iván Duque solo se hayan hecho dos.

Llamaron vándalos a los de la minga indígena por apoyar la protesta social; no, ellos no son vándalos, vandalismo es que el ministro de Defensa, Diego Molano, en la moción de censura haya dicho que el Esmad protege a la ciudadanía cuando en estos tres meses esa institución ha asesinado a diez personas, según Temblores ONG.

Vandalismo es que la recompensa por los autores de un bus quemado sea de 500 millones y por quienes decapitaron una persona sea de 10 millones. Vandalismo es que los medios hagan mayor cubrimiento de estatuas derribadas que de cuerpos desmembrados y flotando en ríos.

Vandalismo es que el director de Mañanas BLU, Néstor Morales, haya dicho que las lesiones oculares son una caricatura cuando hay 90 casos de personas afectadas, 22 de ellas con pérdida de ojo o visión de acuerdo con Temblores ONG; y que en cambio un señor periodista como José Alberto Tejada del Canal 2 reciba amenazas de muerte por decir las cosas tal cual suceden, don José Tejada, digno de haber recibido un premio de periodismo.

No puede quedar así que Lucas Villa aparezca en un video diciendo «nos están matando en Colombia» y luego sea asesinado; no puede quedar así que el artista Junior Jein sea titular de una canción llamada ¿Quién los mató?, y también sea asesinado; no puede quedar así que el músico Álvaro Herrera esté tocando en un cacerolazo sinfónico en el marco del paro nacional y luego aparezca en un video siendo obligado por la Policía a inculparse como vándalo.

La protesta social continúa, nada puede volver a la normalidad, porque la normalidad era el problema. Es imposible que todo vuelva a la normalidad, en ella contábamos con 72 personas que ya no están (La Campaña Defender la Libertad tiene un registro de 87 homicidios), ahora, sobre todo por ellos hay que seguir, también por los 346 desaparecidos según Indepaz, por las 90 personas con lesiones oculares, las 35 víctimas de violencia sexual y por los más de 1600 heridos por parte de la Policía Nacional, según cifras de Temblores ONG.

El arte, la unión y la solidaridad son la fuerza para continuar. Las ollas comunitarias, las jornadas de muralismo, las velatones, los conciertos, la fotografía, los textos, toda expresión de resistencia que nos mantenga en la lucha.
Vandalismo es que nos quiten la vida por querer buscar una mejor.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Kevin Cala Páez
Comunicador social y periodista de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab). Trabajó en Colmundo Radio, Canal TRO y periódico El Mirador.