No hay asesinos buenos y asesinos malos

Solo el día en que tengamos el valor de juzgar de la misma manera a todos nuestros criminales, solo ese dia podremos aspirar a ser una sociedad verdaderamente civilizada.

Opina - Sociedad

2018-02-08

No hay asesinos buenos y asesinos malos

¡Asesino! ¡Asesino! ¡Miserable asesino! Con estas palabras y otros epítetos irrepetibles en estas páginas fue recibido y abucheado en Armenia y Yumbo el exjefe guerrillero Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, por una turba enardecida de ciudadanos hastiados que claman justicia y castigo por sus crímenes en sus tiempos de subversión.

Una de las grandes oportunidades que nos brinda la firma de la paz con esta guerrilla es precisamente la posibilidad otrora impensable, de encarar frente a frente a sus líderes sin temor a represalias y poder expresar nuestro repudio a esa violencia sin sentido, de la cual fueron actores activos a través de atentados, bombas, secuestros y asesinatos a sangre fría en los últimos años.

Lo acontecido en Cali, Armenia y Yumbo es una prueba de la capacidad de indignación a la que puede llegar una sociedad hastiada y por ocasiones abatida por tanta barbarie y tanta miseria humana padecida por décadas.

No obstante, como suele suceder en este país de indignaciones selectivas y de muy mala memoria, vemos cómo a los asesinos no se les mide con el mismo rasero por el hecho mismo de ser asesinos. En una sociedad madura y seria, deberíamos suponer que un asesino es asesino sin importar el estatus de la víctima. Es decir, no existen asesinos buenos ni asesinos malos, simplemente asesinos.

Asesinos que merecen el mismo repudio e indignación por una sociedad que se supone lo suficientemente civilizada para entender que todas las vidas, sin distingo de color político, raza, religión o ideología valen exactamente lo mismo.

Por todo lo anterior, es francamente incomprensible que mientras Timochenko era abucheado en las calles de las ciudades por donde osa caminar, un delincuente tan abyecto, ruin y despreciable como lo es John Jairo Velázquez alias Popeye, se pasee por las calles de Medellín pavoneándose de ser el “general de la mafia” como lo reza el desafiante tatuaje de su antebrazo derecho, concediéndole fotos y autógrafos a ciudadanos de a pie, iguales a quienes rechiflan a Timochenko, que no han podido o no han querido entender la verdadera dimensión del conflicto colombiano.

Es francamente incomprensible que existan personas que quieran ser tocadas y acompañadas en fotografías por un hombre que se precia de haber participado en más de dos mil asesinatos de manera directa o indirecta, de haber matado por mano propia a más de doscientas personas y que no le tembló jamás la mano para ordenar explotar un avión para asesinar a una sola persona.

Ese mismo oscuro personaje que muchos quieren en sus álbumes de redes sociales, es el mismo que confiesa sin rubor en su rostro y sin el menor asomo de vergüenza que asesinó a un bebé, según él, por razones humanitarias.

Pero ahí están los “indignados” de Colombia tomándose fotos con “el general de la mafia” y activo militante del Centro Democrático.

Esa es la doble moral que nos convierte en una sociedad absolutamente pre-moderna y fallida.

De a poco, terminamos convertidos en una sociedad que vota por el que diga el autor intelectual de los mal llamados falsos positivos que por estos días cumplen diez años sin que caigan los verdaderos culpables y perpetradores de semejante crimen en contra de la población civil.

Un país que mide con distintos raseros a sus criminales no puede ni podrá tener una oportunidad de reconciliación y de paz verdadera.

Por desgracia, en nuestro país tenemos a los delincuentes más crueles y despiadados ocupando escaños del congreso de la república y las más altas esferas del poder, pero la reacción de muchos es rebosar de vítores y panegíricos a quienes han derramado nuestra sangre de la manera más cínica y alevosa.

Esos son los falsos indignados. Son ellos quienes con su anuencia y su favor hacia aquellos asesinos, permiten que la estela de violencia no cese, y por el contrario, se avive mas la llama de la discordia que tanto le favorece a estos hampones de cuello blanco.

Cuánto le ayudaría a superar sus penas a las madres de Soacha, si pudieran sentir la misma solidaridad de parte del pueblo colombiano, al ver el mismo desprecio ante la caravana de los trescientos escoltas del asesino de sus hijos.

Pero muy por el contrario, seguiremos viendo la plaza publica en tiempos electorales abarrotadas de gentes enardecidas por el discurso de sus propios verdugos. Y seguiremos viendo la fila de los transeúntes disputándose una fotografía junto al asesino, mientras las familias de sus víctimas seguirán esperando que no se perpetúe esa misma impunidad de la que tanto pontifican.

Solo el día en que tengamos el valor de juzgar de la misma manera a todos nuestros criminales, solo ese dia podremos aspirar a ser una sociedad verdaderamente civilizada.

 

( 13 ) Comentarios

  1. Articulo mediocre, si bn los dos son asesinos no fueron juzgados de la misma manera a lo que usted mismo predica “Solo el día en que tengamos el valor de juzgar de la misma manera a todos nuestros criminales…” uno pago casi 5 lustros de carcel el otro ni la conoce

  2. yo he visto a varios tomándose fotos con timochenco también, lo mas probable es que si popeye tuviera el descaro de lanzarse de presidente le pasaría lo mismo, que comparación estúpida la de este articulo, mamerto detected

  3. Mauricio, su artículo tiene un argumento válido pero olvida un hecho que pienso es importante. No por defender a Popeye, de quien pienso que no tiene cabida en la política Colombiana, pero ese señor estuvo en la carcel como el siempre lo dice y “pagó” su deuda con la sociedad. El señor “Timochenko” no ha pagado un solo día de carcel y pienso que la gente ve eso como una injusticia. En una democracia debería existir la posibilidad de que un expresidiario que se ha reformado quiera participar en política, pero también está el reclamo de las víctimas por ver qué se haga justicia antes que política.

    • Las cárceles de aquí no son manejadas por la justicia, son manejadas por los caciques de los patios. ¿Se imaginan a Popeye muy afligido en la cárcel? ¿Se imaginan a Timochenco muy afligido en la cárcel?…¿Se los imaginan resocializados después de pagar condena?

  4. Solo el día que Timochenko pague cárcel como lo hizo Popeye (otrora un despiadado hampón), existirá la posibilidad de que la gente trate a ese otro hampón de una manera más tolerante, pero supongo que nunca llegará ese día.

  5. Muy sesgado su análisis:
    1. Alias popeye como ud dice es un miserbale asesino, estubo encarcelado 23 años, timo otro miserable asesino lejos de ser castigado, ha sido premiado con curulesy y puestos políticos.
    2. popeye no es militante del CD, alguna vez intento inifiltrarse en una marcha del CD y fue expulsado por los mismos marchantes.
    3. Sugiere que Alvaro Uribe Vlelez es el asesino de mas de 3000 personas en el caso de los falso positivos. Los culpables han sido militares del ejercito, manzanas podridas, han inculpado alrededor de 4000, en un ejercito de mas de 600000 hombres, en porcentaje el 0.7 %, no se puede claificar a una gran mayoría de soldados sacrificados y honestos por el actuar torcido del 0.7 %.
    Le sugiero sea mas documentado para sus publicaciones, ya que sus afirmaciones estan hechas desde la pasión y no desde la razón. . .como debe ser. . .

  6. El asunto de que pague carcel, quedo saneado con la firma de los acuerdos, del que han sido beneficiados crimínales responsables por falsos positivos, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales. Esa es la bondad de los acuerdos, que además da la oportunidad de colgar los fusiles y participar en política. FUE UN ACUERDO DEL QUE BENEFICIAN TODOS LOS ACTITES DEL CONFLICTO QUE SE ACOJAN A EL.

  7. LA GRAN DIFERENCIA es que Popeye ya esta viejo y vive de vender cuentos viejos, gracias que Netflix resucito la moda de Pablo, y él no tiene aspiraciones políticas y pago 24 años de cárcel. el otro no ha pagado ni un día por sus crimenes y corre el riesgo de ser PRESIDENTE.

  8. Popeye podra pagar carcel por sus actos pero su arrepentimiento es nulo o impersibible mientras que timochenko decidio entregar las armas para pedir perdon y ayudar a construir pais por medio de la democracia. Hay nace la diferencia de cada uno. Sin decir que popeye sigue delinquiendo y todos salen a tomarse fotos con el y el otro qué quiere hacer pais. Pd no votaria por ninguno de los dos.

  9. No soy seguidor de timochenco ni de popeye pero por la gente los critica, los abuchea, en cambio al cinico que tanto daño le ha hecho al pais lo veneran como si fuera un principe y cuando se van a recoger firmas para que la justicia juzgue a este delincuente. Recordemos que el escudo de este hampon es la politica, el dia que la gente tome consciencia y no lo elija, ese dia colombia entera se librara de esta peste y cobrara justicia.

  10. La naturaleza de estos asesinos es completamente diferente. Timochenko busca llegar a la población a través del discurso político, mientras que Popeye le ofrece un show mediático a la sociedad. En Colombia, gracias a las diferentes series de narcos, aprendemos a amar, admirar e incluso idolatrar a los delincuentes, pues la imagen que de ellos se vende hace que las personas se sientan fascinados por estos, por su carácter, forma contundente y atrevida de dirigirse a sus empleados.

  11. Asesino es asesino no existe diferencia en que si pago por sus crimenes o que aun no los pague, y eso que solo se tomaron a pecho la comparacion entre timochenko y popeye, donde esta uribe y la empresaria del chance, o los descarados congresistas que estuvieron en el pacto de realito y el señor garavito. ASESINO es ASESINO y el crimen es igual de perverso y degenerado sea el que lo cometa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mauricio Pérez Moreno
Defensor de la educación como único método confiable para la resolución de nuestros conflictos sociales. Amante de los libros de historia y adicto a los cubos Rubik. Treinta y cinco años tratando de entender a Colombia sin mucho éxito. Convencido de que La Verdad, aunque se halle escondida debajo de las piedras, nos hará verdaderamente libres.