Matar y…fe, a punto de ir a la cárcel

Entre tantos de los delitos imputados y revelados por sus cercanos, los menores de ellos en su prontuario; soborno y fraude procesal, tienen a Uribe con una medida de aseguramiento dictada por la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia. ¡Vamos a ver qué sucede!

Opina - Política

2020-08-05

Matar y…fe, a punto de ir a la cárcel

Columnista:

Diana Carolina Abril Giraldo

 

El ‘Hombre de las sombras’, el ‘Asociado 82’, el ‘Innombrable’, el ‘Paramilitar’, el ‘Megalómano’, el ‘Bandido’, el ‘Engendro’, el ‘Genocida’, el ‘Enano paraco’ (y solo ‘Enano’ o solo ‘Paraco’), el ‘Masacrador’, el ‘Mafioso’, el ‘Asesino’, ‘el Culibajito’, ‘Varito’, ‘Chespirito’, el ‘Cara de sacristán’, y el menos ofensivo: el ‘Presidente eterno’, entre otros sustantivos y adjetivos de vox populi son los que se oyen en cualquier contexto en contra de Álvaro Uribe Vélez: en redes sociales, reuniones sociales y familiares, entrevistas, entre otras. Claro está que, hay que darle los créditos a los periodistas, escritores, abogados e investigadores y, por supuesto, a los secuaces que así han apodado a Uribe. 

Ahora bien, uno de los que en la actualidad lo identifican, inclusive cada vez más, fue utilizado para llamar a Uribe por parte de Gonzalo Guillén: Matarife. Este sustantivo, descrito por el periodista e investigador como «El que mata reses para el consumo y Uribe cría vacas con ese mismo propósito. Pero le ajusta mejor la definición del sinónimo matachín: hombre camorrista (de lo que, además, se precia). Le cae de perlas», afirmó Guillén en su artículo: Por qué llamo “matarife” a Uribe. Claro y preciso.

Gracias al periodista, el nombre de la serie de Daniel Mendoza, que a muchos en plena cuarentena nos ha tirado un viernes al sofá o a la cama y, si se quiere, con maíz pira o una cerveza al lado, con el fin de ver una de las mejores historias de todos los tiempos y, además, basada en hechos reales (Matarife). Pero, Uribe hace 16 años (en febrero de 2004) permitió que así lo llamaran. Ese día, dijo «Pueden decirme lo que quieran, paramilitar o lo que quieran (…)». Es así como hemos recordado o conocido el vídeo con la serie Matarife, y, bueno…, se le ha llamado al expresidente, como muchos lo han querido.

Pues bien, los anteriores sustantivos y adjetivos son pocos, de todos los que se han oído a lo largo de la historia colombiana y del mundo. Hasta Google y Wikipedia lo saben, pues se han encontrado distintos apelativos en varias ocasiones. Incluso, si lo recuerdan, el Centro Democrático, fue denominado y descrito en Wikipedia, como «Centro Demoniaco (…) partido paramilitar colombiano, fundado en 2013 por el senador, narcotraficante y expresidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez (…)». Otro sustantivo más para la cuenta del expresidente.

Sin embargo, no solo le ha pasado a Uribe y a su partido; después del trabajo de Catherine Juvinao en Trabajen Vagos, el senador David Barguil, fue designado en el mismo portal de Wikipedia en su tratamiento como «Honorable Vago» y también, como «internacionalista y político vago colombiano». Pero bueno, en esta columna, el antagonista no es Barguil, sino Uribe. Cabe agregar que, dichos portales son manipulables y cualquiera puede entrar con un usuario y editar la información, sobre todo en Wikipedia. También, mencionar que, ese portal no es el ejemplo de citación biográfica, pero sí uno de los más buscados y, en ese sentido, estoy segura de que con un expresidente como Obama no harían la misma caracterización.

Esos «alias o apodos» con los que se nombra al expresidente desde hace años para evitar llamarlo por su nombre real han traspasado fronteras. De lejos quedaron los nombres de los cargos que en su carrera política tuvo y aún ostenta y, mucho más lejos quedaron su nombre y apellidos. Frente a ello, hay un refrán español, que dice «cría fama y échate a dormir», y con respecto a esa «fama», (como también lo hemos recordado o conocido por medio de la serie Matarife) hasta el reconocido y ya desaparecido, ex jefe de sicarios de Escobar, ‘Popeye’, habló con relación a Uribe en dos entrevistas. En una, se refirió a los permisos de las pistas aéreas que otorgaba Uribe a Escobar y a otros narcos. En otra, afirmó que sabía «cosas de un expresidente colombiano». En las dos entrevistas se demostraba en su rostro bastante miedo. Y, el que ‘Popeye’ le tuviera miedo a Uribe, dejó mucho más en qué pensar y por lo tanto, aumentó su «mala fama».  

Entre tantos otros de los delitos imputados y revelados por sus cercanos, los menores de ellos en su prontuario; soborno y fraude procesal, tienen a Uribe con una medida de aseguramiento dictada por la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia. ¡Vamos a ver qué sucede!

Sea como fuere, el expresidente parece haberle hecho mucho caso al refrán citado y ahora pende de un hilo. Así, solo se trate de dos delitos. 

En definitiva, y como se ha sabido, en los últimos años muchas de las fichas de Uribe están en la cárcel, prófugos o muertos y la mejor representación de eso la vi en la semana anterior en una caricatura de Bacteria. El «parchís de Uribe» parece estar a punto de quedar sin jugadores (incluyéndolo a él). Por todo lo anterior, no titulé esta columna como Matachín o Matarife; como así se debería escribir según el apelativo más recurrente hoy día, sino la titulé Matar y…fe, porque para «matar y descuartizar reses u otras especies» y sin haber sido culpado, se necesita tener una fe increíble y Uribe sí que la tiene. Será esperar el avance de su situación jurídica y a que se haga justicia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diana Carolina Abril Giraldo
Becaria de la OEA como estudiante de Maestría en Comunicación Digital y Periodismo. Administradora pública, consultora académica y tutora en DD. HH.