Los primeros 125 días de gobierno en medio de la pandemia de la COVID-19

Qué mal por los gobernantes que siguen haciendo de las suyas con el tesoro público, aún conociendo la difícil situación que atraviesa el mundo.

Opina - Región

2020-05-05

Los primeros 125 días de gobierno en medio de la pandemia de la COVID-19

Columnista:

Yeferson Bonilla Hernández

 

Lo que en octubre de 2019 se mostraba como una gran victoria política de varios trapos de color en las regiones, a la fecha, deja muy pocas caras de alegría al encontrarse al frente de la representación legal de un territorio en medio de esta pandemia; y es que no debe ser para nada fácil la labor de los alcaldes y gobernadores en medio de la actual crisis, ya que en primera medida, se ha dificultado en gran proporción el avance con la formulación de planes de desarrollo: poca socialización con los diferentes sectores interesados, cifras imaginadas que no corresponden a la realidad de los territorios y, como dicen por ahí, documentos gordos realizados desde el escritorio y huecos en coherencia de cara a los ciudadanos.

De ahí a esperar que las Corporaciones Públicas elegidas por voto popular realicen una buena labor frente al control político de estas actuaciones político-administrativas.

Juega nuevamente la pelota en torno al sector salud, no solo por la lucha que enfrenta ante la pandemia, sino también frente al oportunismo del ‘cáncer de la corrupción’: contratos amañados conforme a la emergencia sanitaria, sobrecostos excesivos en elementos hospitalarios, y campañas publicitarias que se han convertido en promoción de los Gobiernos —en vez de difundir acciones que ayuden a enfrentar la crisis—, también, los nombramientos de gerentes hospitalarios con fines ocultos y así, sucesivamente. 

Aún en medio de estas vergonzosas actuaciones de la tradicional politiquería mañosa, se encuentran nuestros médicos y demás personal que labora en este sector, con la cara y pecho en alto frente a esta difícil situación: a ellos, hoy y siempre, nuestra admiración, respeto y gratitud.

La Educación es otro de los aspectos relevantes en esta crisis sanitaria. La virtualidad es un reto inmenso en la generación de nuevas oportunidades de formación para un mercado que pide a gritos la virtualización de todos los procesos posibles, tarea del Estado en seguir llegando con acceso a las TIC en cada uno de los rincones del país, pues no puede ser posible que se impongan unos patrones de continuidad formativa cuando en muchos hogares, a duras penas, cuentan con un teléfono móvil, pero aún más triste que a duras penas cuenten con la señal móvil: una mano en el corazón hacia el sector rural disperso históricamente, olvidado por el Estado colombiano. 

Da pena escribirlo en el texto, pero el ‘cáncer corruptivo’ sigue carcomiendo los recursos de la alimentación escolar y, más aún, en estos difíciles momentos que atravesamos.

Concluyamos con algunos aspectos relevantes: primero, queda demostrado que esa supuesta descentralización del Estado aún no es eficiente, pues sigue dejando secuelas como el olvido de los ciudadanos que viven en las partes más alejadas del territorio y con inmensas necesidades que, en su mayoría, son objeto de satisfacción por parte del Estado; segundo, que Colombia sin el sector agropecuario no puede sobrevivir. A nuestros campesinos: mil gracias por su loable labor y, aún más, en medio de la crisis; tercero, enhorabuena para nuestro medio ambiente que muestra índices de mejoramiento en muchos de sus factores, queda la reflexión a que en adelante cambiemos nuestra forma de interactuar de una manera más consciente con el mismo y, por último, qué mal por los señores gobernantes que siguen haciendo de las suyas con el tesoro público, aún conociendo la difícil situación que atraviesa el mundo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yeferson Bonilla Hernández
Ex-Consejero Académico de la Unibagué, Gestor Ambiental y Abogado en Formación. #LaDemocraciaAnteTodo.