Lo que dijo el Grupo Éxito y lo que se vio

Desde el miércoles, 19 de mayo, varios vecinos del barrio Calipso en Cali denunciaron que escuchaban gritos y lamentos al interior del almacén Éxito ubicado allí. Desde ese día, hay distintos testimonios y un informe que deja dudas de los hechos ocurridos.

Infórmate - Seguridad

2021-05-25

Lo que dijo el Grupo Éxito y lo que se vio

Columnista:

Álvarez Cristian 

 

El día de ayer, 23 de mayo, el Grupo Éxito, dueño de Almacenes Éxito, expidió un comunicado en el que daba su versión sobre los hechos ocurridos entre el 19 y 20 de mayo en una de sus sucursales en Cali.

De acuerdo con el texto, «ante las falsas informaciones y denuncias que han circulado recientemente en redes sociales, desde Grupo Éxito negamos rotundamente que el Éxito Simón Bolívar ubicado en el sector Calipso de Cali haya sido un “centro de torturas”».

En el mismo escrito se narra que en la tarde del jueves, 20 de mayo (casi 24 horas después de las primeras denuncias sobre torturas dentro de sus instalaciones), el Grupo Éxito autorizó el ingreso de representantes de la Personería, la Defensoría del Valle, Derechos Humanos, Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana, Seguridad y Justicia de Cali, Policía y personas del sector para que «realizaran una visita de inspección y pudieran constatar que las confusas y mal intencionadas informaciones circuladas en redes sociales carecen de fundamento y persiguen intereses desestabilizadores».

Según el Grupo Éxito «tras dicha visita tanto la Defensoría del Pueblo del Valle del Cauca, como la Personería y la Secretaría de Seguridad y Justicia de Cali expresaron públicamente que evidencian que estas informaciones son absolutamente falsas».

Para este fin, el Grupo empresarial citó las palabras del defensor del pueblo del Valle de Cauca, Gerson Alejandro Vergara, publicadas en las redes sociales de dicha institución el mismo 20 de mayo.

De igual forma, citaron al personero de Cali, Harold Cortés, quien declaró: 

«Esto no se trataba de un centro de torturas porque así lo hicieron ver desde el comienzo, que en el sótano del Éxito se estaban instalando o estaba instalado un centro de torturas por parte de la Policía y esto fue desmentido tanto por las Organizaciones de Derechos Humanos como por la Alcaldía y todos los que estuvimos ahí verificando la información».

En el mismo texto el Éxito indica que desde el 28 de abril esta sede en particular ha sido saqueada por varias personas ajenas a la protesta pacífica.

«En estos ataques se ha puesto en riesgo la vida e integridad física de empleados que trabajan honestamente; de vigilantes y de colombianos y colombianas de la Policía Nacional que cumplen con su deber de protección a las personas y a las instalaciones públicas y privadas».

 

¿Qué pasó ese día?

Siguiendo el hilo del cubrimiento que ese día hizo el Canal 2 del Sistema Informativo CECAN MEDIA, varias cosas que sucedieron no aparecen en el comunicado del Grupo Éxito.

Lo primero es que desde el miércoles, 19 de mayo, varios vecinos del barrio Calipso en Cali denunciaron que escuchaban gritos y lamentos al interior del almacén Éxito ubicado allí.

Por ello, el periodista José Alberto Tejada (quien ha cubierto de forma juiciosa y profesional todo lo que ha sucedido en Cali durante el paro nacional) y su camarógrafo acudieron al lugar ese mismo día.

Pese a que el equipo del Canal 2 pidió acceder al almacén Éxito para verificar lo sucedido, ni la Policía ni los administrativos del almacén le permitieron el ingreso ¿por qué?

Finalmente, en la noche del 20 de mayo, se logró conformar una comisión con algunos manifestantes, funcionarios de la Alcaldía de Cali, de Derechos Humanos y de la Policía, para ingresar a algunos espacios del centro comercial como el parqueadero, el almacén y los cuartos fríos del Éxito.

Al salir de la inspección al sitio, uno de los manifestantes que fue comisionado para ingresar, le indicó al Canal 2 que no habían encontrado ni muertos ni heridos adentro (cosa que le da la razón parcialmente al Éxito), pero también agregó lo siguiente:

«Lo que sí encontramos es que en el ingreso del local del Banco AV Villas, el suelo estaba derramado de aceite, y sin embargo, encontramos sangre salpicada dentro del local de AV Villas. Encontramos huellas de manos, todo quedó registrado. En los estantes de la sección de ropa y electrodomésticos (del almacén Éxito) encontramos sangre salpicada. También, cuando ingresamos a los cuartos fríos vimos fresca la mezcla de aceite regado, sangre salpicada en el suelo, agua y jabón. En las puertas de los cuartos eléctricos, en las bodegas, en el suelo encontramos sangre».

Otra de las manifestantes que también pudo ingresar al local comercial afirmó lo mismo que su compañero. También indicó que debe ser el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía quien determine qué pasó ahí.

«Ellos tuvieron 24 horas para limpiar y no han podido limpiar», agregó la joven.

A la denuncia inicial se sumó el hecho de que quienes ingresaron al local comercial aseguraron que el sistema de cámaras de seguridad estaba desconectado.

Agregaron también que no pudieron ingresar al sector de los cines, a la terraza y a la plazoleta de comidas porque esas zonas eran propiedad privada de terceros.

Un defensor de derechos humanos, que habló con el periodista Tejada corroboró lo dicho por los manifestantes de la comisión. También agregó lo siguiente:

«Obviamente existe la posibilidad de que eso (las torturas dentro del almacén) no hubiesen pasado pero… por el comportamiento que tuvieron con ustedes en la mañana y lo que se encuentra ahora…»

En la misma noche del 20 de mayo de 2021, algunos miembros de la comisión que tuvo acceso como el mayor de la Policía Juan Carlos Olaya; Jorge Quiñones, encargado de seguridad de Almacenes Éxito; Nataly González, subsecretaria de Derechos Humanos y Jefferson Vergara, defensor regional del Valle del Cauca (el mismo citado por el Éxito) firmaron un comunicado donde indicaron:

«Durante el recorrido se observó ausencia de personas ajenas a la Comisión; espacio limpio y aseado; ausencia de heridos así como ausencia de fallecidos al interior; presencia de bolsas de basura recogedores, escobas y traperos. Se observan daños en los cajeros de las entidades bancarias. Se observó rastros de sangre».

Ante la lectura del informe, el periodista Alberto Tejada le hace ver a la subsecretaría de Derechos Humanos de la Alcaldía de Cali que en el informe no se incluyó la denuncia sobre el aceite regado y los productos de limpieza usados dentro del Éxito.

La funcionaria admite que esta denuncia no fue incluida y que se procederá a incluirla en el acta.

«La verdad es que en este momento estamos esperando la presencia de la Fiscalía para que junto con el CTI hagan las indagaciones requeridas y levanten toda la información del caso», dijo González.

Otra vez, el avezado periodista le señaló a la funcionaria que «además, que usted diga que hay huellas de sangre de manera genérica, no conduce a nada». A lo que la funcionaria respondió y admitió:

«Las huellas de sangre se encontraron en zona de máquinas y en el acceso de cuarto frío y en zonas de ropa. Pero yo les pido por favor que las personas que hagan la indagación (el CTI) la hagan y que la ciudadanía acompañe el proceso de indagación».

La funcionaria también explicó que la comisión surgió por las denuncias ciudadanas que venían presentándose en torno a gritos, entradas y salidas de vehículos sin especificar origen o contenido de estos —hechos que coincidencialmente no se incluyen en el informe—, y que también serán objeto de indagación.

Entonces, quedan tres preguntas en el aire:

¿Por qué el Éxito no incluyó los hallazgos de la comisión referentes a la sangre y a los productos químicos?

¿Por qué tanto el Éxito como la Policía solo autorizaron el ingreso de la comisión casi 24 horas después de las denuncias?

¿Por qué el Éxito no incluyó videos en su comunicado a sabiendas de que su sistema de vigilancia es uno de los más rigurosos en el país?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Álvarez Cristian
Periodista de la Universidad de Antioquia. ¿Quis custodiet ipsos custodes?