¿Leer es mi cuento? ¡No! Comer es mi cuento

Opina - Educación

2015-08-28

¿Leer es mi cuento? ¡No! Comer es mi cuento

La ministra de educación está muy equivocada en su plan de lectura con el cual busca hacer de Colombia la más educada. Y se equivoca porque antes de cualquier plan educativo en el País, debe arreglar los asuntos alimenticios y la calidad precisa para que se pueda llevar a cabo cualquier estrategia educativa. Y sí, hablo del grave problema que se está generando en el Chocó, Atlántico y La Guajira, en donde los niños están recibiendo en instituciones educativas, alimentos descompuestos y con todos los errores de salubridad habidos y por haber.

No se puede pensar en convertir a Colombia en la más educada si es la más pobre y miserable en la protección de sus estudiantes a nivel alimenticio y de infraestructura, así que no venga a jactarse con un proyecto que no tiene pies ni cabeza con las condiciones precarias en las cuales se ven expuestos estos niños.

Claudia Morales periodista de Caracol Radio y El Espectador había denunciado en su columna de opinión del 30 de abril las irregularidades que existen en la firma: Fungescol la empresa encargada de transportar y entregar los alimentos a cada una de las instituciones educativas que muchas veces, no sólo se han visto afectadas por el estado de los alimentos sino que también, las entregas no son ni el día ni la hora estipulada, en ocasiones, el almuerzo es el desayuno y los niños deben esperar pacientes hasta que la empresa a la cabeza de su representante: Wilman Henry Bonilla, tengan la amabilidad de cumplir con el contrato ya firmado y desembolsado. Es difícil entonces poder rendir a nivel académico, si no se tienen los nutrientes necesarios para desarrollarse intelectualmente, en pocas palabras: uno con hambre no aprende ministra…

Imagen cortesía https://atomocartun.wordpress.com

Imagen cortesía https://atomocartun.wordpress.com

El hecho es más devastador aún, pues no sólo está Fungescol quien distribuye en el Chocó sino también, Corazón País y Cooseheróica, firmas contratantes para la seguridad en la alimentación de los estudiantes de La Guajira y Atlántico, pues han guardado en sus cuentas cantidades exuberantes de dineros que no se ven reflejados en sus servicios.

El diario El Tiempo quien ha denunciado al igual que otros medios la falta de garantías para la investigación del PAE (Programa Estatal de Alimentación Escolar) que desde finales de abril están llamando a la Fiscalía y a la Contraloría para que pongan el pecho e investiguen qué está sucediendo con los dineros y estas empresas irresponsables con la educación y la vida de los niños. Aunque ya se anunció el proceso investigativo, estas firmas siguen asegurando dineros con contratos nuevos que no serán investigados sino con el tiempo, pasarán quizás años para que se destape la olla como debe ser, mientras tanto, los niños comen en el piso, con cucharas sucias y comida descompuesta.

De todas formas, el proceso se lleva lento pero ahí va, ya la voz de Yoelci Murillo, personera de Unguía que venía denunciando desde hace tiempo las irregularidades de las firmas, puede tener más fuerza junto a la personería que le ha tocado quedarse con los brazos cruzados al ver que sus instancias tienen un límite muy marcado para entrar a tomar cartas en el asunto, sólo queda esperar la buena fe de la justicia en Colombia.

La Contraloría trabaja en el caso y está en búsqueda de las pruebas y herramientas precisas para que se puedan acabar las súplicas de tantos niños, mientras tanto, hay que seguirle la pista al señor Bonilla, pues en 2004 se presentó como candidato al consejo de Turbo por el partido Liberal. ¡Atentos!, no sea que resulte con una investidura política más poderosa y peligrosa.

Los daños están hechos y las denuncias expuestas, la justicia camina lento y esperemos que dé un fruto favorable no sólo para los niños sino para sociedad colombiana, pues un hecho como este no puede ocurrir más en un país que busca la paz, en un país que pretende educarse y ser lo mejor de América Latina.

Un hecho de lesa humanidad como debería ser este, no merece ser denunciado sino acabado, como algo radical, de raíz para eliminar tanta mafia e individualismo, pues si hablamos de educación está la ética señora ministra, que también es un acto de formación y ejemplo para todos y más cuando se trata de política que debería ser la más cristalina.

Así que señora Parody, antes de meterse en proyectos educativos de largo aliento, le sugiero como un ciudadano del común que se meta de lleno a este problema y no se haga la de la vista gorda con las canciones de Fonseca y las becas y las oportunidades- que no están mal- para algunos colombianos y para otros no, le sugiero que estudie su programa de trabajo que también tiene mucho que ver con el ejercicio del bienestar de los niños que están en la periferia de este país que usted pretende dejar como el más educado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Juan Camilo Parra
Nació en Bogotá en 1990, es Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Santo Tomás, columnista y periodista freenlace. Ha escrito para varios medios de comunicación como: Le Monde diplomatique, con la oreja roja, periódico desdeabajo, Revista Exclama, Revista Corónica y Culturamas en España. Su pasión entre la literatura y el periodismo lo llevó a buscar un punto central en donde la ficción y la realidad se crucen, se toquen pero no se confundan.