¿Lavado de imagen a los hermanos Uribe Noguera?

Mucho se habla de los pormenores de los hermanos Uribe Noguera, pero poco o nada se sabe de la situación de la familia de Yuliana que debió volver al Cauca y de otras preguntas que quedan en el olvido.

Opina - Judicial

2019-09-10

¿Lavado de imagen a los hermanos Uribe Noguera?

Autor: Chrístofer Hidalgo

 

El 4 de diciembre de 2016, Rafael Uribe Noguera secuestró, abusó y asesinó a Yuliana Samboní, una niña indígena de siete años que vivía con su familia de escasos recursos y que se asentó en Bogotá luego de salir del departamento del Cauca buscando mejor suerte.

Los hechos que se desataron aquel día aún suscitan dudas. Después de más de tres años, los procesos judiciales relacionados con el horrendo hecho, no se han resuelto por completo. Rafael Uribe Noguera fue juzgado por la justicia colombiana y declarado culpable por los delitos de los que fue señalado; sin embargo, sus hermanos, Francisco y Catalina Uribe Noguera están en libertad, luego de asistir a las múltiples audiencias programadas por la Fiscalía General de la Nación.

Después de los acontecido, el clamor popular instigaba a la pareja de hermanos. Se les condenaba por encubrir a Rafael Uribe, ya que borraron mensajes de WhatsApp, lo que fue catalogado como una maniobra para ocultar material probatorio. Según el juez 46 de conocimiento de Bogotá, a cargo del caso, “si se escudriña cada uno de los informes, se observa que no se encuentra mensaje que denote destrucción de material probatorio”.

Frente a la absolución del juez, la prensa ha hecho hincapié en dar visibilidad a dicha orden judicial; no obstante, se ha relegado al olvido el extraño suicidio del celador del edificio en el que ocurrió el asesinato, y además, nada se sabe ahora de la familia de Yuliana, que tuvo que devolverse al Cauca.

Parece que el aparato mediático está procurando hacer un lavado de imagen a los hermanos Uribe Noguera, soslayando las preguntas que quedan por resolverse.

Mucho se habla de los pormenores de los hermanos Uribe Noguera, pero poco o nada se sabe de la situación de la familia de Yuliana, quienes antes del asesinato, se conoce, eran una familia de origen humilde, que vivían en un barrio de invasión social, cerca a los cerros del norte de la ciudad. Los hermanos posan de víctimas (hasta ahora la justicia colombiana los ha absuelto de los cargos formulados por la Fiscalía) frente a las cámaras y gozan de una prensa favorable, que titula las decisiones de los jueces y las desdichas de los hermanos luego de que su hermano matara a Yuliana.

Por otra parte, es claro que la familia de Yuliana tuvo que sufrir en carne propia los designios del funcionamiento social en Bogotá, en el que algunas familias acomodadas en la selecta orilla del poder, se creen (generalmente lo logran) con la facultad de estar más allá de la justicia, sin considerar a otros como iguales. La distinción social superlativa de algunos poderosos crea personajes como Rafael Uribe Noguera que fue a buscar a un barrio humilde a su víctima.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chrístofer Hidalgo
Estudiante.