Las empresas multinivel: ¿la base o la punta de la pirámide?

¿Qué tan real será eso que prometen? Ya no es tan descarado como solía ser, pero sigue existiendo ese sistema, que muy bien disfrazado de oveja millonaria y millennial en un yate en la Florida es el mismo lobo de las pirámides

Opina - Corrupción

2020-11-17

Las empresas multinivel: ¿la base o la punta de la pirámide?

Columnista:

Juan Esteban López

 

Mucho se habla últimamente de los negocios multinivel, prometiendo cielo, tierra y una estabilidad económica junto con el tan preciado crecimiento personal y la formación de valiosísimos contactos internacionales, pero a la hora de hacer caso a nuestro amigo que hace 500 dólares a la semana sentado en su escritorio estamos tirando una moneda al aire. ¿Cara o cruz? ¿Un complicado y estructurado sistema de referidos o una pirámide disfrazada de maravillosos beneficios? Recomiendo cuidar esta moneda, porque podría ser parte de sus pérdidas aventurándose en esta clase de lucrativos negocios para sus dueños únicamente.

Soy un estudiante de bachillerato en un colegio privado de clase media a las afueras de Bogotá, lo que me hace susceptible a este tipo de negocios como puede ser cualquier adulto joven en este país, según parece por mi experiencia de hace un par de semanas. Es en el momento en que usted se enfrenta al ofrecimiento de algún involucrado de «ser su propio jefe» o «aprender a comerciar en bolsa solo metiendo a trabajar una platica» cuando se empieza a preguntar si será buena idea poner ese dinero y ese tiempo a trabajar con los grandes gurús de la economía sustentable y de las transacciones para alcanzar la libertad financiera, que en Zoom desde Miami intentan hacer un trabajo social, enseñándonos su tan preciado secreto del éxito.

¿Qué tan real será eso que prometen? Ya no es tan descarado como solía ser, pero sigue existiendo ese sistema, que muy bien disfrazado de oveja millonaria y millennial en un yate en la Florida es el mismo lobo de las pirámides, el famoso y nunca bien ponderado «usted pone un millón y en una semana tiene cuatro». Claramente, evitando generalizar a expensas del buen nombre del primer multimillonario que se quiera quejar por estas líneas, seguramente deben existir modelos de mercadeo multinivel que en cierta medida funcionan si usted tiene muchos amigos dispuestos a soltarle dos millones de pesos de buena fe, pero hay que saber diferenciar qué oportunidad va a llevarlo a un banco a ver agonizar sus finanzas personales o a un banco en Suiza a guardar sus millones y hacerlo pensar en la facilidad de evadir los impuestos que corresponden a su fortuna.

Clama el público saber cómo no caer en una estafa, ¡y es que son muy creativos! Cada vez alcanzan nuevos límites para obtener lo que quieren, caso DMG, como reporta Dinero en su artículo de 2016 utilizando la imagen de la DIAN para captar la atención de las potenciales víctimas, y cada vez es más difícil encontrar esquemas reales, sin embargo, desde la experiencia con multiniveles de este talante con conocidos y familiares que han perdido una considerable cantidad así, se encuentra un patrón de actuación en muchos de estos modelos. 

Si desde el principio no son claros en lo que hacen, si la charla informativa lo dejó más confundido de lo que estaba, desconfíe. Si tiene muchas cosas encima, poco tiempo, y cree tener poca habilidad para hacer lo mismo que su amigo a sus propios círculos, simplemente no lo intente. Hay muchas cosas que pueden fallar (y muy seguramente van a fallar) con un multinivel, y también puede que a usted no le funcione por no tener lo que en las páginas de empleo y en los clasificados llaman excelente actitud de ventas. 

Será mejor que considere todos los aspectos del negociazo del siglo que le están ofreciendo sin dejarse de lo primero que le prometa millones de pesos en pocos días. Es mejor perder una oportunidad millonaria a largo plazo o un amigo que cayó en las garras de estos negocios de papel, que perder su valioso tiempo y esfuerzo para que todo el sistema desaparezca mañana y su millón que le iban a multiplicar, multiplicó los bienes del gran gurú de las pirámides, que se ubica en la punta a costillas de usted, que está en la base.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Juan Alejandro Echeverri
"No sabia que quería ser periodista hasta que lo fui y, desde entonces, no he querido ser otra cosa".