La ridiculización de Iván Duque

Hechos relevantes para el país no deben pasar desapercibidos, ni mucho menos ser ignorados, por la torpeza de un hombre que ha demostrado ineficiencia presidencial.

Opina - Política

2021-02-16

La ridiculización de Iván Duque

 

Columnista:

Santiago Becerra Tovar

 

Decía la revista Alternativa en una de sus publicaciones «Los gobiernos ya saben que las medidas más impopulares deben tomarse cuando se celebra el reinado nacional de belleza, cuando se corre la Vuelta a Colombia o cuando los estudiantes están de vacaciones». 

Entre mis libros de Buda Blues y Un asunto incómodo, sobre mi repisa, que poco a poco, con mucho entusiasmo, voy sumando textos allí; se encuentra un homenaje a la revista Alternativa, fundada por Gabriel García Márquez y Enrique Santos Calderón en 1974. Dando forma a un periodismo comprometido con la ciudadanía.

Relatos de nuestro país en la coyuntura del Frente Nacional, de los conflictos que atravesaba Colombia; entrevistas, crónicas, reportajes e historias jamás conocidas por el público, conforman lo que es, uno de los libros más valiosos en mi poder.

Sus 491 páginas, contienen grandes historias, y por supuesto, profundas reflexiones, pero una en especial sería adecuada traerla a colación con el contexto actual. El opio maquillado de sistema es una crónica publicada en 1974, en la edición 19 de la revista, la cual basa su contenido, en la cosificación de la mujer en los reinados de belleza y cómo estos son utilizados por los Gobiernos, con una cortina de glamour, con el objetivo de realizar sus canalladas.

Que las mujeres en estos certámenes mostraran sus piernas, escotes, medidas, traseros y abdomen, sacaba de la agenda informativa las malas noticias del país, ocupando cuanto canal banal existiera en Colombia, siendo presentadas, entrevistas, criticadas (juzgadas), distrayendo así, al país de sus problemas.

Con Iván Duque en la Presidencia, las redes sociales han tenido material para trabajar, siendo la burla nacional, por sus frases absurdas, sus malas conjugaciones de verbos, sus ejemplos ridículos, su programa de televisión y todo lo que proviene de él. Los «memes» sobre este hombre, inundan Facebook, Twitter, Instagram; siendo tendencia por prolongado tiempo, acompañado de comentarios burlones y ridiculizadores.

Con intención o no, ocupa la agenda mediática de medios digitales y ubica las miradas de miles de colombianos sobre su persona, acaparando espacios de noticias relevantes para el país. Me pregunto ¿qué tanta similitud tendrán los reinados de belleza, de los cuales hablaba la revista Alternativa y eran una estrategia como cortina de glamour a las problemáticas de la nación; y lo que es hoy el Gobierno de Iván Duque, un programa de televisión, en el que en vez de decir «Colombia» la llama «esa Colombia, con P mayúscula»; donde presenta pruebas falsas ante la Organización de Naciones Unidas sobre guerrillas del Ejército de Liberación Nacional en Venezuela; donde da saludos de parte de su presidente ‘Eterno’ a alguien que ni se acuerda de ese personaje; donde conjuga erradamente el verbo querer y cuanto acto o palabra sale de este hombre?

La ridiculización de Iván Duque ha sido el reinado perfecto a fin de mantener a la ciudadanía entretenida, mientras se realiza, poniendo de ejemplo nuestra realidad actual, una reforma tributaria por medio de la cual, se le asigna impuestos altos a la canasta familiar; se evidencia una situación crítica en Buenaventura; se presentan cifras sobre acoso al periodismo; se manifiestan los estudiantes por la «matricula cero» en sus universidades; se imparten puestos políticos en beneficio suyo, y ni hablar del año anterior.

Hechos relevantes para el país no deben pasar desapercibidos, ni mucho menos ser ignorados, por la torpeza de un hombre que ha demostrado ineficiencia presidencial. Debemos reaccionar masivamente, como lo hacemos con un chiste, en contra del fascismo proclamado en nuestro territorio, en contra de la ineptitud de un Gobierno y un presidente, que no han hecho más que agrandar la brecha entre la ciudadanía y sus malos gobernantes. Es inaceptable que un meme, una burla, un chiste, tenga mayor repercusión, que las necesidades que atraviesa Colombia. 

Fin del comunicado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Santiago Becerra Tovar
Estudiante de comunicación social y periodismo de la Universidad Surcolombiana. Emprendiendo el camino del periodismo; expresando la sensación de inconformidad para una sociedad arraigada en el conformismo.