La reforma policial de Duque que de reforma no tiene nada

En una entrevista el mandatario afirmó que ahora se harán controles balísticos y que Bogotá era pionera en América Latina. Esto de novedoso no tiene nada. Este tipo de controles se hacen en otras partes del país y es una práctica que se debe regular en cualquier gobierno democrático y que tenga controlado a sus fuerzas policiales. 

Infórmate - Informativo

2021-06-09

La reforma policial de Duque que de reforma no tiene nada

Columnista:

Laura Preciado 

 

Qué casualidad que justo con la llegada de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el mismo día, Duque en una ceremonia de ascensos anunciara una «profunda reforma Policía». El jefe de Estado afirmó el uso de algunas acciones para cambiar la mala imagen que tiene la Policía Nacional hoy en el país y la reforma será presentada ante el Congreso de la República el 20 de julio. 

En este proyecto se incluyeron algunas acciones sobre el «uso legal y legítimo de la fuerza» como un nuevo estatuto disciplinario. Duque afirmó: «Se marca un nuevo hito histórico para que nuestra Policía, fuerte, vigorosa, transparente, cercana, leal, siga sembrando en cada hogar de Colombia un sentido de tranquilidad» tranquilidad que no ha pasado en el marco del Paro Nacional 2021. Según la Fiscalía, en este periodo de tiempo han muerto 20 personas relacionadas con las protestas, mientras que la ONG Temblores asegura que hasta el 31 de mayo se reportaban al menos 45 homicidios, al parecer, perpetrados por la Policía.

«La Policía adoptará uniforme azul, alineándose a estándares internacionales de cuerpos de Policía, reforzando su naturaleza civil. Se incorpora color azul un atributo que transmite empatía, cortesía, tranquilidad y confianza para la ciudadanía», afirmó Duque en la ceremonia. Es estúpido y mágico pensar que un color cambiará de la noche a la mañana la percepción de los colombianos. El cambio de un uniforme no significa que los miembros de esta institución tengan más respeto y empatía con los civiles, seguirán siendo los mismos. Tienen que ser educados en derechos humanos para la protección de la vida e integridad de los civiles. 

En una entrevista el mandatario afirmó que ahora se harán controles balísticos y que Bogotá era pionera en América Latina. Esto de novedoso no tiene nada. Este tipo de controles se hacen en otras partes del país y es una práctica que se debe regular en cualquier gobierno democrático y que tenga controlado a sus fuerzas policiales. 

Tan solo estos puntos representan que las medidas que se quieren implementar son superficiales, comparadas al contexto socio-cultural por el que está atravesando el país. Duque no está escuchando realmente las peticiones de los civiles manifestantes que a lo largo del Paro Nacional han visto como la fuerza pública utiliza la violencia como primer método de «resolución de conflictos». Varios sectores políticos y los colombianos proponen que el cambio debe ser real y estructural.  

La congresista Juanita Goebertus se pronunció a través de Twitter y respondió a Duque: *«Se equivoca el Presidente anunciando reformas a la Policía sin un proceso amplio de escucha y discusión con todos los sectores. En las medidas anunciadas hay algunas necesarias y otras cosméticas. La reforma pasa por esclarecer violaciones y sacar a la policía de Mindefensa». En pocas palabras la reestructuración no es suficiente. 

La reforma que debería anunciar el Gobierno de Iván Duque debe ser una en dónde se desmonte el Esmad, se reconozcan los crímenes generados por la institución, condenen a los responsables y en donde se le escuche a la ciudadanía y al pueblo colombiano. Es un proyecto de ley que se centra tan solo en una problemática de las muchas que hay y las que no están requieren de mayor brevedad. Esperemos que la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos adelante verdaderas investigaciones de lo que pasó en los principales puntos de resistencia puesto que en primer momento, el Gobierno no permitió su llegada hasta que los organismos de control colombianos realizarán primero sus investigaciones. La Policía Nacional como organización debe estar a favor de la ciudadanía y no del gobierno de turno que solo se encarga de formar peones para su defensa institucional como ellos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Laura Preciado
Creyente de que el amor puede cambiar el mundo. Periodista, feminista y mujer en deconstrucción.