La era digital tiene contra las cuerdas a Uribe

Las redes sociales brindan hoy por hoy una voz individualizada que se conecta con otras perpetuamente, sin la necesidad, incluso, de la utilización de los medios clásicos y de los monopolios antes reinantes. 

Opina - Política

2020-03-17

La era digital tiene contra las cuerdas a Uribe

Columnista: 

Diego Dorado Collazos

 

El 7 de agosto del 2002 Álvaro Uribe Vélez asumía la Presidencia de Colombia. Lo que vendría después tiene tanto de crecimiento vertiginal como de polémico y dudoso, un recorrido presidencial en el que se detonaron diferentes acusaciones y sospechas del actuar de Uribe que, hasta hoy, no se han podido esclarecer; incluso, como senador, aún sigue alimentando esa sombra que lo rodea. 

Para plantearlo de una manera gráfica, Colombia lejos de la certeza, vive con un velo sobre los ojos donde tantea con las manos una incógnita de las acciones en duda del expresidente y su Gobierno. Pero es aquí válido traer a colación una afirmación: la Colombia del 2002 no es la misma del 2020, en esencia por una cosa en particular, los medios de comunicación; claro, la digitalización con su revolución huracanada pasó por Colombia y cambió totalmente el panorama mediático, las formas, las plataformas, las técnicas y los modos del periodismo. 

Pasamos de ser un país en el que unos pocos y poderosos medios, monopolios, controlaban toda la información, a uno en el que gracias a la tecnología digital, las redes sociales y la conexión, se permite el surgimiento de diferentes canales y plataformas distintas a las tradicionales

Por supuesto, pensemos, devolvámonos y parémonos de nuevo en el 2000, en esa época donde el control mediático lo tenían esos gigantes poderosos y millonarios. Pensar en la creación de un medio diferente era una idea muy, muy difícil, claro, había que tener el dinero suficiente para montarlo (no cualquier dinero, millones, miles) y sumado a las pocas formas de impactar en primeras instancias a las audiencias, lo apretado de la legalidad y oficialización del medio, y la guerra fría que pudiesen activar los poderosos al nuevo, la definición imposible tomaba sustento.  

Sigamos diseccionando la palabra poder en el contexto mediático del 2000, sin duda, tenemos que mencionar la conexión Estado – medios, sí, no por nada se le ha llamado también 4to poder; uno como brazo derecho, o como oreja o como boca del Gobierno. Con esta última línea tenemos todo el coctel para pensar (sobretodo en nuestro país) que el Estado tiene una alta injerencia en la mayoría de los medios.  

Por ende, la llegada de la digitalización y, su progresivo desarrollo en el país, transformaron totalmente este panorama, al que le cabía una bola de hieno del desierto pasando por la línea entre medios y ciudadanía. 

El mundo digital permitió la creación a bajos costos de nuevos medios a través de plataformas digitales; las redes sociales brindan hoy por hoy una voz individualizada que se conecta con otras perpétuamente, sin la necesidad, incluso, de la utilización de los medios clásicos y de los monopolios antes reinantes, los celulares inteligentes son ahora testigos directos de la realidad, ampliando el panorama de lo mediático a las audiencias, por tanto, son ellas quienes se pueden narrar y contarse a sí mismas.

La globalización que la Internet permite, hace que podamos leer titulares internacionales como: “Bajo sospecha, la Corte Suprema de Colombia investiga al expresidente Álvaro Uribe por presunta corrupción electoral” y no quedarse solo con los locales: “Ñeñe política, un escándalo que crece”, es decir, nos narran también desde afuera y lo podemos ver. 

En resumen, anteriormente el uribismo tenía mucho más poder que el actual y, eso, en gran medida se debe, al panorama aquí planteado, a esa pérdida del control mediático para informar a todo un país, hoy nos permitimos el lujo de contarnos desde diversos medios independientes como La República (nacidos al margen de un radio de poder), gozar de periodistas como Julián Martínez y Gonzalo Guillén que ejercen su labor más libre desde los canales limpios que ofrece la Internet. En conclusión, es hoy la era digital la que tiene contra las cuerdas a Uribe. 

 

Fotografía: cortesía de RCN Radio

( 1 ) Comentario

  1. A buena hora hay que seguir destapando al gran mezquino autoproclamado granparacolombiano alvarasco uribestia vellaco narco#82. Lastimosamente tiene un títere de subpresidente que tiene que esperar que a este gran mezquino le de gripal para tomar decisiones drásticas frente a la crisis del covid19; pero este malsano ser esta muy bien protegido por tener muchas autodefensas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Diego Dorado Collazos
Comunicador Social y Periodista