La derecha está de luto con la victoria de Pedro Castillo en el Perú

El profesor y líder sindical Pedro Castillo tomó, por fin, posesión como mandatario de Perú tras unas reñidas elecciones con su contrincante Keiko Fujimori. El sindical es el 5.º presidente del país en 3 años. Tras acusaciones de que se habría cometido un fraude electoral, el Jurado Nacional de Elecciones completó la revisión de más de 200 000 mil votos solicitada por Fujimori. 

Infórmate - Política

2021-08-06

La derecha está de luto con la victoria de Pedro Castillo en el Perú

Autora:

Laura Preciado

 

Castillo es un político que ofrece más dudas que certezas. Era poco conocido antes de la campaña electoral. El maestro de escuela, nacido en Cajamarca se postuló por el partido Perú Libre que tiene ideologías de izquierda marxista. Es exmiembro de las rondas campesinas que se dedican a las organizaciones comunales de defensa y tiene un magíster en Psicología Educativa. Los peruanos lo conocieron también, por dirigir en el año 2017 una huelga de profesores de 75 días.

El principal apoyo de Pedro, es el pueblo olvidado, el pueblo rural. Su campaña se rigió bajo la consigna de «¡Nunca más un pobre en un país rico!», ya que dentro de sus propuestas afirma sobre una reforma estructural y el cambio total al modelo económico al que está acostumbrado Perú. Ha expandido la idea de crear una nueva carta magna, a través de una asamblea constituyente que le dé al Estado un papel más inmerso en la regulación de mercado, le llama «economía popular con mercados». 

Aunque muchas de sus ideas son de izquierda, es muy conservador en el ámbito social. Está en contra del aborto, del matrimonio entre parejas del mismo sexo y por otro lado, es mano dura en términos de orden público. Puede ser impredecible. La carrera más complicada del nuevo presidente será la de enfrentar retos que tienen mal a Perú en diferentes aspectos, sobre todo en su inestabilidad política.

Perú ha tenido una especie de montaña rusa con su estabilidad política. Eso quiere decir, que se enfrentará a un congreso débil. Su partido, Perú Libre, solo contará con 37 de los 130 diputados que hacen parte de él. Hay un clima de polarización que ronda por ahí, puesto que varios partidos como Fuerza Popular del que hace parte Keiko Fujimori, han anunciado de frente su oposición total a las ideas de Castillo y su bancada.

Por otro lado, su partido es reciente, así que deberá esforzarse para que no se convierta en una carga más. Analistas políticos afirman que este partido solo fue el medio y el gestante para llegar a la presidencia. Además de esto, se tiene que enfrentar a las nuevas condiciones con las que viven todos los países del mundo: el Covid-19. Sobre todo porque Perú es uno de los países más golpeados por la pandemia. Castillo tendrá que asegurarse de que 71,2 millones estén en el país, antes de que se acabe el año.

El objetivo es que toda la población adulta esté vacunada para el 2021, pero eso dependerá de las estrategias que se implemente y la capacidad del Estado para suministrarlas.

Por último y uno de los retos más grandes, es recuperar la economía peruana. El 30 % de la población vive sumida en la pobreza y el 70 % de los trabajadores se encuentran en la economía subterránea o informal. Con esto, Pedro afirmó que no va a copiar el modelo de ningún país, pues muchos lo acusaron de volverse como Venezuela o Cuba.

Si bien fueron unas elecciones reñidas, Keiko Fujimori no era una opción muy inteligente. Es hija del expresidente Alberto Fujimori quien fue encarcelado por un gobierno que perpetró numerosas violaciones a los derechos humanos y corrupción. El exmandatario fue condenado en 2009 a 25 años de cárcel por estos delitos. Keiko no es novata en la política. De hecho, ya se había lanzado como candidata dos veces, pero ha sido derrotada en las segundas vueltas. Es defensora del modelo neoliberal que instauró su padre. Además de su padre, ella también sabe lo que es la cárcel. Entre 2018 y 2020 fue investigada por delitos de lavado de activos y organización criminal. Esto sin duda, no la dejaba bien parada.

Con todo esto, el pueblo peruano mantiene una esperanza de un cambio porque por fin uno de los suyos es presidente. ¿Qué pasará si más adelante Pedro Castillo demuestra que no es lo que predicaba?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Laura Preciado
Creyente de que el amor puede cambiar el mundo. Periodista, feminista y mujer en deconstrucción.