Iván Duque, ¿el primer presidente colombiano de la historia en renunciar?

¿Pesa más el poder económico y comercial del país asiático que el miedo al “castrochavismo’ o la sonada frase de campaña de “no volvernos como Venezuela”?

Opina - Política

2019-08-10

Iván Duque, ¿el primer presidente colombiano de la historia en renunciar?

 

El presidente de Colombia cumplió el 7 de agosto un año desde que se posesionó en la Casa de Nariño y tiene en su poder las riendas del Estado colombiano. Este ha sido un año donde los resultados no le favorecen en materia económica, social, de empleo, de salud, de educación y, mucho menos, en materia de la implementación del acuerdo de paz firmado por el Gobierno Santos —un acuerdo que, independientemente del Gobierno que lo firmó, debe cumplirse, bajo la palabra empeñada como Estado Soberano—.

Ahora bien, independientemente de cómo los colombianos tachen al presidente Duque, desde el seudónimo de “títere” hasta de “subpresidente”, debemos comprender que es y será el primer mandatario de los colombianos los próximos 3 años (si algo extraordinario no sucede). Y con esto me refiero a que la poca gobernabilidad de Duque puede costarle una renuncia a su mandato por las presiones sociales y políticas que muy probablemente vengan en el transcurso de los meses.

Y esta poca gobernabilidad no solo viene de las pocas fuerzas políticas que lo acompañan desde el Congreso de la República y el rechazo que obtiene a sus iniciativas legislativas, sino que también está creciendo en la insatisfacción de la sociedad colombiana por estar desconectado con los propósitos de combatir la corrupción y precisamente dejar engavetada la consulta anticorrupción que logró el apoyo de más de once millones de colombianos.

Ahora bien, el presidente Iván Duque cumplió el 22avo viaje internacional desde que asumió su rol como primer mandatario, en esta ocasión estuvo en China, visitando a su par del país asiático, XI Jinping, presidente de la República Popular China, líder del partido comunista y enlace (apoyo) incondicional del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Es aquí donde nos preguntamos si es coherente o incoherente esta visita a Xi Jinping, partiendo del famoso “cerco diplomático” contra el Gobierno venezolano que ha venido impulsando el mismo Duque. ¿O de lo contrario pesa más el poder económico y comercial del país asiático que el miedo al “castrochavismo’ o la sonada frase de campaña de “no volvernos como Venezuela”?

En otro sentido, si hacemos una cifra matemática simple, de los 22 viajes del presidente Duque, partiendo que cada viaje haya durado cinco (5) días, estamos contando que, de los 365 días del primer año del mandatario, 110 días se las ha pasado viajando por el mundo.

Ojala el presidente Duque se concentre en la sociedad que lo eligió y evite más viajes por el mundo, ya que de lo contrario su poca gobernabilidad va a llegar a tal punto que tendrá que evaluar su verdadero papel en el Gobierno y evitar pasar a la historia como el primer presidente de Colombia que renuncie a su cargo.

 

 

Foto cortesía de: Infobae

 

 

( 6 ) Comentarios

  1. Lo que natura no da, el turismo menos , ni la función de títeres, lo formará. El que ha de morir a oscuras, aunque ande vendiendo velas. Su impreparacipn salta a la vista, igual que su mecicridad, pues solo sabe mirar para atrás y culpar a sus antecesores

  2. Debe renunciar ya

  3. Tieen toda la razón y cuando sera dicha renuncia estamos demrados,veamos lo de PUERTO RICO too ,Brasil , LO de P eru Alan prefirió suicidarse a ser preso así le podrá pasar al eterno presidente cuando vayan por el se nos vuela ???

  4. ReplyFrancisco Javier Valencia Quintero.

    Solo le queda desmarcarse de su mentor y cumplir cabalmente con su proyecto de país. De lo contrario este va a ser el papelon de su vida. Que se desmarque de una!!!

  5. Que estúpido artículo.. pienso que lo peor de este país son los periodistas irresponsables. Eso sí hace daño.

  6. ReplyHumbertmelof@gmail.com

    El señor Presidente va a tener que empezar a gobernar para todos, pues así “sus mayorías” que lo eligieron hayan sido precarias, él debe entender que al resultar electo, tiene la obligación de pensar en Colombia y no en los miembros de su partido. Debe escoger personas que tengan el suficiente peso POLÍTICO, para gobernar y administrar un país y no un negocio o una hacienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

José David Lozano
Mercadólogo, Cs Económicas, Posgrado en Desarrollo local, territorial y economía social, Especialización en Estudios Políticos, Candidato a Mg en Gobierno, Animalista y Vegetariano.