El truco más simple para que tus gafas no se empañen al usar tapabocas

Las personas que usan gafas y han tenido que salir o trabajar con tapabocas, sabrán que los lentes empañados son un dolor de cabeza. Eso sí, la solución es bastante simple.

Infórmate - Salud

2020-05-06

El truco más simple para que tus gafas no se empañen al usar tapabocas

 

Más se demora uno en ponerse el tapabocas que las gafas en empezar a empañarse de la forma más molesta: no obstante, hay una simple solución para ello que solo te tomará un par de minutos. 

Materiales necesarios: agua y jabón. 

Este consejo viene por cortesía de dos doctores, publicados en la revista médica Annals, del Colegio Real de Cirujanos de Inglaterra. Es decir que si este truco funciona para las salas de cirugía y cuidados intensivos, seguramente funcionará para ti. 

 

1. Siempre lava tus manos con agua y jabón antibacterial primero. 

Recuerda siempre estregar tus manos por unos 20 segundos antes de enjuagar.

 

2. Humedece tus gafas y agrégales algo de jabón. 

No hay tiempo límite, así que sé generoso y minucioso. 

 

3. Enjuaga tus gafas con agua caliente o tibia. 

No dejes rastros de jabón en las gafas, así evitarás que se creen burbujas y te lloroseen los ojos. 

 

4. Seca gentilmente tus gafas con un paño para tal fin. 

Y por favor evita toallas o fibras con texturas que puedan rallar tus delicados lentes. 

Ahora sí podrás salir a la calle cuidándote y sin padecer por tus gafas. Ah, y sin caerte, claro.

 

( 1 ) Comentario

  1. Gracias!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

laorejaroja
Nuestra razón de ser como medio de comunicación es permitir que los ciudadanos compartan sus opiniones, críticas, ideas y denuncias en torno a temas comunes y de gran interés, que son invisibilizados o disfrazados en beneficio de los poderes ajenos a la búsqueda del bien común. No vemos el periodismo como el cuarto poder, sino como un medio de empoderamiento de la opinión pública. Porque el periodismo maneja un bien de todos, la información; por lo tanto, es un servicio público y, como tal, se debe a su único jefe: la sociedad, quien finalmente es la llamada a exigir y poner en agenda los temas que afectan su realidad.