El coronavirus en los tiempos de Trump

El COVID-19 es un virus menor, comparado con la propagación de los neos modernos, valga la redundancia.

Opina - Política

2020-10-22

El coronavirus en los tiempos de Trump

Columnista:

Edgar Uruburu

 

La discriminación racial ha existido desde tiempos inmemoriales, prácticamente desde cuando x o y hombre comenzó a mirar al otro como una raza diferente e inferior. Por ejemplo, en el supuesto descubrimiento de América los españoles creyeron que los indígenas les pertenecían y comenzaron a mirarlos con desprecio y robarles no solo sus riquezas en metales preciosos, sino que los despojaron de sus territorios.

Pasaron los años de luchas y los libertadores lograron recuperar parte de los territorios y armar sus propias organizaciones que luego se convertirían en los países que somos hoy, aún anclados bajo la etiqueta de tercermundistas. Título bien ganado gracias a que somos una manada de ovejas dependientes de seres como Trump. Un ser cínico a quien no le importa despreciar a otros semejantes con tal de hacerse notar y ganar popularidad. Pero, mucho ha dependido del mismo ser humano, acostumbrado a vivir bajo el dominio y el yugo de los más poderosos.

¿Ustedes se han preguntado alguna vez, si en realidad hubo independencia y hubo libertad? Porque a medida que ha transcurrido el tiempo los amos del mundo han sido los más vivos. Aquellos que desde cuando se armó la trifulca lograron empadronarse en los sitios antes ocupados por los derrotados. Desde luego, ha habido algunos caudillos que han tenido la causa única e irrelevante de querer el bien para todos. Desafortunadamente, la mayoría están muertos… en el cielo, dirán quienes pretenden ponerle el toque de religiosidad al asunto.

Las luchas de poderes han sido interminables y siempre ha terminado ganando no los mejores ni los más buenos; han vencido los más malos y terribles. Otros dirán, «es el destino que nos tiene señalado mi Diosito» y así se la han pasado, no solamente en esa guerra fratricida dentro de los mismos países, sino a nivel mundial. Pero, ahora es diferente.

Hubo un pequeño anuncio, preaviso o predicción con la llegada de uno de los más «poderosos y polémicos personajes de la historia gringa y por ende, de la historia de la humanidad: ‘Mr. Trump’. O como le dirían en Colombia el excelentísimo señor presidente Trump, del partido de la derecha.

Este señor ha hecho y deshecho con los gringos. Que para acá, que para allá. Dijo que iba a construir el «muro» en la frontera con México para que los ‘manitos’ no se pasaran ilegalmente a darles una manita con el trabajo de campo. Que los mejicanos se pasan al otro lado del charco para quitarles trabajo a los jóvenes estadounidenses y con esa medida frena la migración y a los muchachos los hace tomar conciencia a fin de que retomen las labores de sus antepasados indígenas.

Con eso y todos los millones de seguidores del multimillonario, que ha sido acusado de evadir impuestos, de actuar inapropiadamente y de tantas otras cosas sigue tan campante y orondo desafiando al mundo. Y como en todas partes y en todos los aspectos, parece que los nativos y descendientes de los pieles rojas se cuentan entre sus más asiduos y encarnecidos seguidores. «Para ellos y todo su pueblo», ‘Mr. Trump’, comenzó a despotricar como un jinete intergaláctico todo su poderío contra el COVID-19, al que calificó como un simple mugresito que se podía combatir con cloro.

Y así ocurrieron infinidad de episodios en los cuales la película no cambiaba mucho. Que aquí, que allá y que a cuya la pobre COVID-19 era el hazme reír de ‘Mr. Trump’ y el ejemplo para lanzar una y otra campaña para lograr su reelección. Pero al mismo tiempo, en compañía de sus asesores republicanos siempre distraía por donde podía. Con el tema de Maduro, con el apoyo al Gobierno de un Duque que no tiene ni pizca del duquerío y mucho menos de soberano, que enviaron a parte de la armada a meter miedo y mil temas más, que le servían tanto a él como a su súbdito que dice que gobierna pero que él sabe que quien gobierna es ese que estuvo preso, aunque no se sabe (mentiras, digo sí se sabe) siempre se sale con la suya.

Lo cierto es que ‘Mr. Gringo’ volvió loco al mundo. A unos los volvió locos de la risa con sus estupideces, a otros locos con sus ideas sobre las «medicinas apropiadas» para un virus tan mortal como el que vive el mundo actual y a otros, locos porque todavía no saben si van a votar por él por ‘Mr. Biden’, el candidato de la oposición, a quien ahora pretende mostrar como el candidato de la izquierda. Nada más estúpido. Ningún gringo pertenecerá a la izquierda, ellos representan el dominio y la conquista del mundo y el día que nazca un candidato que tenga ideas globales, que piense en la humanidad, ese día buscarán a su madre y se lo arrebatarán de las manos para desaparecerlo.

El neo virus llamado COVID-19 viene a celebrar con los neonazis, los neox, los neoortodoxos y los neolibertadores, que en realidad son una muestra de la pseudoconquista no de América sino del mundo entero.

Los ricos y poderosos no dejarán que surjan clases medias porque siempre estarán pensando en que van a querer llegar arriba y derrocarlos. Los políticos de cada país siempre han estado dispuestos a comprar (votos, guerrilleros, ideólogos) porque saben que siempre hay gente dispuesta a venderse y ello y ellos les han permitido que nada cambie a pesar del Covid 19. Por el contrario, las cosas han empeorado y empeorarán si no llega la solución apropiada, los científicos y la gente apropiada.

Está visto que el aislamiento hecho como hasta ahora no es la solución, que tampoco lo son las medidas extremas, pero sin ninguna organización y acomodadas según las conveniencias particulares. No son los supuestos estudios científicos ni la esperanza de la vacuna lo que vencerá al COVID-19 y a sus manipuladores, la clave está en el mismo pueblo que necesita tomar conciencia para actuar bien ante la enfermedad, ante el dolor, ante la ira y ante la emergencia para saber cuál es el mejor camino.

El poeta gringo, Robert Frost, tiene un poema muy diciente y apropiado para la ocasión: El camino no tomado:

Antes de elegir siempre piense, haga un análisis profundo y serio. Reviva la historia para saber quién es el candidato ideal, aquel que lo sacará del sótano y de la oscuridad, de esa tan profunda y misteriosa que hoy en día vive el hombre como ser humano. El votante necesita que lo miren con respeto y no como a ese simple consumidor a quien le venden cuanta cosa sacan los dueños del mundo y a la hora de las elecciones lo alientan con promesas falsas.

Por ahí dicen que no todos los gringos son malos… pero no todos los gringos son buenos… Recuerden: estamos en los tiempos del COVID-19 y no en los tiempos del cólera… ojo con ‘Mr. Trump’ para el futuro de la humanidad, porque aquello que no acabe el mortal virus lo acabará él y máxime si tiene al lado a los republicanos y a los neo neos. Trump es apenas un vaticinio de lo mal que la pasará el mundo en estos tiempos, con este tipo de gente multimillonaria que gobierna y con esta clase de gente estúpida que vota, elige y luego parecen los protagonistas de una película de zombis.

Seguramente en Colombia quienes gobiernan y dicen ser del centro de la democracia, intrínsecamente, querrán que gane Trump, aunque en realidad saben que no tienen pierde, pues finalmente gane quien gane en el norte, ellos siempre dominarán al mundo (aunque se supone que los demócratas son un poco más flexibles y prestos al diálogo) pues los del sur siempre estarán arrodillados y entregando las riquezas de sus países a cambio de la supuesta libertad y de supuestas ayudas que en realidad salen de nuestras arcas y de nuestras tierras.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edgar Uruburu
Comunicador Social-Periodista@uniLibertadores Buscando la verdad en un mundo complejo... Paz y justicia para todos... Mi pensamiento no refleja el de mi familia ni el de laOrejaroja.com