Dudas antes de la protesta

¿Cuántos de nosotros sabemos los motivos reales de esta marcha o de las anteriores que ha habido? ¿Alguno se tomó el trabajo de investigar por medios propios e independientes? No vale como respuesta escuchar las noticias de los canales tradicionales como Caracol o RCN, pues acomodan la información a favor de sus dueños y patrocinadores.

Opina - Política

2021-04-25

Dudas antes de la protesta

Columnista:

Ronald Ruiz López 

 

¿Se debe salir o no a protestar? Muchos colombianos, siempre cayendo al abismo de la duda, pensando si en verdad vale la pena protestar o no. Unos, defendiendo el no protestar, sin ni siquiera saber el motivo de la protesta; otros, salen a protestar, sin (tampoco) saber el significado real de su protesta. El motivo de esta columna es impulsar a quienes están confundidos y no se deciden aún.

La forma más fácil de salir de esta duda y, para no confundir a la población (más de lo que los medios de comunicación lo tienden a hacer), es dividir la decisión en dos partes: marchar o no marchar; dirían por ahí, «esa es la cuestión».

Para saber bien de qué lado se puede estar o no estar, es fácil; solo es cuestión de autoanalizarse como ciudadano colombiano, como persona, como empresario, ¡como humano! Si aún no logra ubicarse en algún grupo, solo mire a su alrededor.

¿Cuántos de nosotros sabemos los motivos reales de esta marcha o de las anteriores que ha habido? ¿Alguno se tomó el trabajo de investigar por medios propios e independientes? No vale como respuesta escuchar las noticias de los canales tradicionales como Caracol o RCN, pues acomodan la información a favor de sus dueños y patrocinadores.

Ahora, dejemos a un lado al expresidiario Álvaro Uribe Vélez. No le pongamos importancia a un tema que ya empezó a hacer parte del oscuro pasado de Colombia; démosle relevancia a lo que es: somos colombianos, personas guerreras que llevamos años engañados pero con sueños y ganas de salir adelante.

Uno de los motivos más impactantes para esta marcha es la reforma tributaria que nos piensan aplicar; la cual afectará, de forma directa, a la clase media y baja del país. De estas dos, por cierto, hacemos parte la mayoría de colombianos. Esta reforma, la pretenden hacer, supuestamente, a fin de cubrir un hueco fiscal causado por la pandemia. Pero lo que más ira causó a la población es que como siempre, este Gobierno, de las cosas que más sabe hacer, es cambiarle el nombre a las decisiones que se toman para que no nos duela tanto, y la llamó: Ley de Desarrollo Sostenible.

Una serie de impuestos de la «ley»; entre ellos, el IVA a la canasta familiar, preciso para una de las épocas más difíciles por las que la humanidad en general ha tenido que atravesar. Le pregunto, amigo lector, y a todos los colombianos, ¿será eso justo? El que María Fernanda Cabal diga que el café es solo para las visitas, y no es un alimento de primera necesidad —cuando miles de familias en la mañana no pueden iniciar mejor el día sin la dulce compañía de un buen café— y otros comentarios más, de ese tipo, de algunos uribistas; principalmente, del títere Iván Duque defendiendo una reforma que solo quiere beneficiar a los dueños del país y enterrar más en la pobreza a la población colombiana.

No quiero enfocarme en por qué todavía existen personas, a favor de un Gobierno tan mediocre, como el de este señor; cuando sus decisiones solo han favorecido a las personas que lo pusieron en ese puesto tan mal merecido. Solo deseo que de alguna manera los colombianos despierten, y se ponga en su lugar a esos personajes que le hacen tanto daño al país.

Existen miedos, y eso es normal, incluso cuando estamos rodeados de una institución tan corrupta como la Policía cuyos funcionarios están para controlar las marchas o las protestas. Su escuadrón, llamado ESMAD, del cual es mejor no hablar de las «garantías que nos brinda»; aunque lo quisiéramos hacer, no tendríamos nada que decir, pues dichas garantías son solo mugre.

Para terminar y no extender el tema, reitero la pregunta: ¿es bueno o no protestar? Terminaré con un mito que fue creado por el uribismo. Eso que dicen sobre los que protestan: que son guerrilleros, mamertos, que no estudian y son vagos, que quieren todo regalado. Todo eso lo eliminaré aludiendo a algo muy colombiano: lo gritaré y lo resalto en negrilla: es pura y física mierda, pues conozco ingenieros, arquitectos, médicos, periodistas, empresarios, personas adineradas, y muchos más que van a salir a protestar, y esto me motiva más a pensar en el deber de ir. ¡Debemos salir a protestar!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ronald Ruiz López
Un ciudadano del común con ganas de cambiar este país. @ronil022.