Desarmar al ELN requiere entender que es una guerrilla distinta a la de las FARC

El regreso a las negociaciones sería la mejor demostración de que no están cerradas las vías democráticas de la necesaria transformación social que el país necesita con urgencia.

Infórmate - Conflicto

2021-04-08

Desarmar al ELN requiere entender que es una guerrilla distinta a la de las FARC

¿Por qué es tan difícil negociar con el ELN? Una pregunta que, además de ser base fundamental para la retoma de los diálogos con esta guerrilla, es una ambiciosa duda que le tomó al CINEP (Centro de Investigación y Educación Popular) tres años en responder y convertir en su más reciente libro de la colección Territorio, Poder y Conflicto. 

En el marco del Programa Para la Paz y con el apoyo de Diakonia, esta fundación dedicó esfuerzos académicos e investigativos para conocer cómo se está consolidando la presencia del ELN en cinco regiones claves del país: Sur de Bolívar (Bolívar), Suroccidente (Cauca y Nariño), Catatumbo (Norte de Santander), Chocó y Arauca. 

En este libro (el cual pueden consultar aquí), busca explicar las consecuencias de un federalismo insurgente (entre 1964 y 2020), y muestra cómo el ELN se asemeja muy poco a la otra guerrilla FARC, tanto en estructura, capacidad organizacional, motivaciones, trayectoria, tipo de combatientes, como capacidad de fuego e, incluso, matrices ideológicas y cognitivas. Por lo que aplicar los mismos marcos usados en la negociación con las FARC ha sido una de las principales fallas a la hora de mantenerlos a la mesa de negociación.

Para esta guerrilla es central el tema de los recursos naturales, las formas de participación y representación en el juego democrático, integrar y desarrollar las regiones donde tiene presencia, entre otros.

El padre Fernán E. González, editor del libro en cuestión, asegura que «los incentivos que se ofrecieron a las FARC para su desarme e integración, —participación política para sus líderes, desarrollo rural integral y garantías para la movilización social— no representen ventajas para los comandantes del ELN, más interesados en mantener su control del orden local y responder a las tensiones endógenas de sus territorios que en un proyecto político de orden nacional».

De acuerdo con la investigación, El ELN no considera que la mera inclusión de sus líderes en los cuerpos colegiados (Cámara y Senado) y la concesión de algún acceso a la propiedad de la tierra para algunos campesinos colonos constituyan una respuesta suficiente a los problemas estructurales del país. 

González concluye que «el regreso a las negociaciones sería la mejor demostración de que no están cerradas las vías democráticas de la necesaria transformación social que el país necesita con urgencia. Sin embargo, para ello, se necesita el involucramiento de los diversos sectores de la sociedad, para que aporten, desde sus respectivos puntos de vista, soluciones concretas para los problemas que afrontan esas tensiones, que no son normalmente percibidas desde el centro del país, donde las instituciones estatales responden, de alguna manera, así sea limitada a los llamados de la sociedad. 

Pero, en las márgenes de la sociedad se percibe lo que hemos denominado “presencia diferenciada del Estado”, que hace que algunos hablen de “dos o tres Colombias”. El desafío es ir construyendo juntos una nueva Colombia, que combine los esfuerzos del Estado central con las fuerzas políticas de regiones y localidades, sean formales o informales, para la construcción de una sociedad plural y menos desigual, donde quepamos todos, y un Estado más democrático, que exprese las heterogeneidades de nuestra nación, con una imagen de futuro compartido».

Las cifras de víctimas que sigue arrojando el conflicto armado interno son motivo suficiente para que se redoblen los esfuerzos en miras de conseguir la paz estable y duradera que el pueblo colombiano necesita y adolece. La pelota, como es costumbre, está del lado de los administradores del Estado que continúan comprando material de guerra (como aviones de combate y munición), aun cuando el pueblo muere de hambre y pobreza. 

( 1 ) Comentario

  1. que elELN es una guerrilla distinta no es mas que un sofisma de distraccion: asesinan, secuestran, vacunan, roban, reclutan y violan menores,, etc. donde sta la diferencia del eln con las demas guerrillas ????. a si dferencia si hay porque son MAS ASSINOS, MAS VILENTOS MSA Y MAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

laorejaroja
Nuestra razón de ser como medio de comunicación es permitir que los ciudadanos compartan sus opiniones, críticas, ideas y denuncias en torno a temas comunes y de gran interés, que son invisibilizados o disfrazados en beneficio de los poderes ajenos a la búsqueda del bien común. No vemos el periodismo como el cuarto poder, sino como un medio de empoderamiento de la opinión pública. Porque el periodismo maneja un bien de todos, la información; por lo tanto, es un servicio público y, como tal, se debe a su único jefe: la sociedad, quien finalmente es la llamada a exigir y poner en agenda los temas que afectan su realidad.