¿Desagradecidos? No, querida Vicky

246 líderes asesinados desde la implementación del Acuerdo de paz. Tristemente en tus columnas o programas radiales no hay espacio para hablar de estas cosas, Vicky.

Opina - Política

2019-12-06

¿Desagradecidos? No, querida Vicky

Columnista: Andrés Borja

 

La muerte es una tragedia que nos aflige a todos por igual y una muerte violenta, venga de donde venga, tiene que generar repudio, a todos nos tiene que doler, sobre todo si lo que procuramos es defender la dignidad y la vida. De lo contrario, fracasaremos como sociedad.

Tiene que doler porque entre tanta barbarie, entre tanta precariedad y entre tanta indolencia, al final de la jornada todos somos víctimas de los poderosos. Con seguridad muchos de esos policías y militares por quienes te rasgas las vestiduras en tu columna, Vicky, al igual que muchos de esos guerrilleros que tanto repeles, no tuvieron más opción que enlistarse según les haya tocado. Por si no lo sabes, en este país que tanto nos duele viven personas en condiciones de pobreza extrema que muchas veces no tienen de otra.

Este país de por sí ya es inviable, es por eso que llevamos más de dos semanas en las calles reclamando un cambio de nuestras condiciones fundamentales —que además son nuestros derechos, no caridad del Estado—, es un completo desacierto decir que eso se lo debemos a la fuerza pública. La inviabilidad ya nos la dan las políticas económicas y sociales a las que nos somete el gobierno.

Tienes razón, Vicky, en que en esas instituciones hay vicios y corrupción que manchan sus uniformes. Como también es cierto que muchos policías lamentablemente perecieron en los años dorados del narcotráfico. Pero los vicios y la corrupción siguen ahí latentes y no es poco. Para la muestra lo son las más de 10.000 ejecuciones extrajudiciales —falsos positivos— por los que sólo se ha condenado una porción muy pequeña de los implicados.

Pero de esas cosas no te gusta hablar, Vicky. Tú vives en una zona privilegiada de la capital, un submundo donde todo es perfecto, donde nadie sufre. Un lugar que queda muy lejos del rostro de la tragedia de esas madres que habitan el otro extremo de la ciudad. Esas almas incansables que sólo buscan hacer visible ante el país y el mundo que el Estado colombiano vino un día a sus barrios vestido de uniforme y armas de uso privativo y se llevó a sus hijos para siempre.

En algo estamos de acuerdo y es en que los asesinos tienen que pagar, de algún modo tienen que pagar si son culpables. Está mal visto que asegures que todo esto se trata de generar odio a quienes por juramento ante Dios y la patria están obligados a protegernos. ¿A nosotros quién nos protege de ellos?

 

¡Para ya!

Es que no son sólo los 370 policías heridos durante las últimas protestas, ni Dilan Cruz es la única víctima de la violencia del Estado.

Lo que duele también es que se nos olvide el exterminio de “El Baile Rojo” que silenció para siempre la vida de aproximadamente 5000 personas que soñaban un país distinto. Masacres, desplazamientos forzados, sangre, tanta tanta violencia que pareciera no acabar.

Para el momento de escribir esta columna son 246 líderes asesinados desde la implementación del Acuerdo de paz. Tristemente en tus columnas o programas radiales no hay espacio para hablar de estas cosas.

Es lamentable que nos veas como unos desagradecidos justo ahora, cuando los últimos días del año nos cogieron en las calles queriendo cambiar el país a pesar de las provocaciones de la fuerza pública y las reacciones tardías del gobierno. Estamos todos con la ilusión de que eso pase, para que cuando suceda, nuestra sociedad pueda realmente caminar hacia adelante y eso incluye también a todos esos jóvenes que conforman los rangos menores de esa misma fuerza pública, a los que llamas héroes con la frente en alto.

 

!Vickybomba!

Estamos seguros de que todas esas transformaciones que estamos buscando también van a incluirte. Es que al igual que nosotros naciste en este país aunque a veces parecieras de otro planeta. Con certeza sabemos que de la colilla de pago de tu nómina, al igual que nosotros, haces cuentas de tus gastos mensuales, de tu alimentación y la de los que están a tu cargo. Realmente son muy pocos en este país los que no tienen que padecer esas penosas situaciones y hasta donde sabemos también tienes que trabajar para el sustento.

Honestamente que insípida resultó ser tu columna. Que fuera de contexto y que sesgada está. Lo que sigue llamando la atención en ella es esa afinidad cada vez con menos vergüenza con la mentalidad de derecha -la misma del gobierno-, y que luego poses de imparcial según te convenga.

Hoy desde esta columna te pedimos por favor no hacerte oídos sordos ni vista gorda ante las realidades del país. Todas las opiniones construyen el debate y ayudan a cimentar la democracia. Hay que ver las cosas como son y ponerse realmente en los zapatos del dolor, pero no de manera parcializada. No buscando quedar bien con los poderosos. El país es más que eso, hay que salir a la calle a vivirlo.

 

( 11 ) Comentarios

  1. Que falta hace el periodismo investigativo,el que denuncie sin miedo a perder una pausa publicitaria, solo asi tendremos un arma contra la corrupcion.

  2. ReplyJair Galvis Jaramillo

    Es clara y contundente la exposiciòn acerca de la actitud de la señora Vicky Dàvila, quien desde su zona de confort le hace mandados y favores a la ultraderecha colombiana. Cada intervenciòn de ella es un completo desprecio hacia la sociedad que se halla en completo caos social.

  3. ReplyGuillermo Palacios Bohórquez

    Menos más que cada día más gente no lee la columna de esta señora

  4. Replygermanpinzon2000@yahoo.com

    Periodista prepago, eso es…

  5. Totalmente de acuerdo con el columnista.
    Vicky empezó como muchos, muchos colombianos en el rebusque de la vida para darse y darle a su mamá un mañana mejor, y lo logró. Qué bueno por ella y los suyos. Lo malo es que se deslumbró con la parafernalia de una supuesta importancia en el periodismo. Pero bueno, es que ella debe ser así, comportarse así, o si no, la despiden. Miremos quién es su empleador.

  6. Gracias Andrés por la columna. Estar frente a un medio con afinidades personales como las de Vicky , que son claras, no ayuda a tener un panorama claro de las situaciones en las que estamos inmersos todos como sociedad y que a menudo ignoramos.

  7. Con el tiempo esta pobre mujer, y desde el primer gobierno del titiritero bandido, comenzó a cambiar su posición política y perdió toda su objetividad que la caracterizó, es una lástima que una persona con su capacidad periodística haya tomado este sesgo igual mente su paisana. Se volvieron indolentes jugando en favor de un personaje nefasto para el destino del país.

  8. Total verdad.

  9. Esa prepago del periodismo es una insensible, no tiene escrúpulos para defender su clase (ricos terratenientes, políticos de derecha y paramilitares y narcos como su familia Guajira);

  10. Hoy las nuevas generaciones están pagando la indolencia de mi generación, que decidimos meter la cabeza en la arena para no ver la realidad, para ignorar la corrupción que día a día se apodera de los recursos que sostienen un estado nefasto . Que únicamente está al servicio de los más ricos del país, es decir no cumple su función principal , cómo es la redistribución del ingreso para que él pueblo tenga calidad de vida. No podemos sentirnos orgullosos de nuestro participación en el nombramiento de nuestros gobernantes; porque son muy pocos los decentes que tiene vocación de servicio. La mayoría son unos delincuentes de cuello blanco. Y los medios de comunicación con su parcialidad están contribuyendo a qué está política se msntenga

  11. ReplyCARLY NORATO FLOREZ

    Una gran y merecida reprimenda para quien solo quiere congraciarse con los dueños del poder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Andrés Borja
Conversador entre copas - Futbolista frustrado - Intento de músico