Andar como Él anduvo

Nos destruyen no sólo el patrimonio natural, nuestros ríos, nuestros páramos, nuestras selvas y bosques; sino el tejido social de nuestras comunidades, con mentiras, con odio y con polarización.

Opina - Sociedad

2019-05-03

Andar como Él anduvo

La Red de Organizaciones Basadas en Fe con trabajo en VIH y sida, tuvo su Asamblea General bianual los días 27 y 28 de abril de 2019, donde, entre otras cosas, se definió su equipo nacional y el plan de trabajo para los próximos dos años.

Una de las reflexiones que me suscitó el hecho de participar en dicha asamblea fue la lectura que se pudiera realizar, desde el contexto colombiano, sobre el texto en el que se basa el trabajo de la Red: El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”, Evangelio según Juan, capítulo 10, versículo 10.

Y es que las circunstancias actuales del país hacen pensar que, en efecto, como dice ese extracto de la Biblia, estamos en manos del ladrón: nos roban no solo el dinero de nuestros impuestos que están destinados para el bienestar común, sino también la tranquilidad mental. Nos asesinan, no solo a nuestros líderes sociales y comunitarios, sino también las esperanzas de un mundo mejor.

Nos destruyen no solo el patrimonio natural, nuestros ríos, nuestros páramos, nuestras selvas y bosques; sino el tejido social de nuestras comunidades, con mentiras, con odio y con polarización.

Y ante esta realidad, ¿qué podría hacer el cristianismo, desde sus distintas vertientes y tradiciones? Y específicamente, ¿qué podrían hacer las Organizaciones Basadas en Fe con trabajo en VIH y Sida, de origen cristiano, frente al robo, el asesinato y la destrucción de las que son víctimas las personas que viven y conviven con el virus?

Me atrevería a encontrar una respuesta en la primera epístola de Juan, capítulo 2, versículo 6: “el que dice que permanece en él debe andar como él anduvo”, pero que suscita otra pregunta ¿cómo anduvo Jesús de Nazaret?

Dentro de las muchas cosas que Jesús hizo (Evangelio según Juan, capítulo 21, versículo 25), anduvo haciendo bienes (hechos de los Apóstoles, capítulo 10, versículo 38); restableció la vida familiar y económica de una viuda condenada a la mendicidad (Evangelio según Lucas, capítulo 7, versículos 11 al 17); rehízo la familia de un líder religioso no fundamentalista (Evangelio según Lucas, capítulo 8, versículos 49 al 56); devolvió la estabilidad familiar a un par de hermanas (Evangelio según Juan, capítulo 11, versículos 38 al 44).

De la misma forma, restituyó la dignidad de un hombre enfermo, excluido y discriminado (Evangelio según Lucas, capítulo 5, versículos 12 al 16); le restauró la vida comunitaria a un grupo de diez hombres que habían sufrido la expulsión de su comunidad (Evangelio según Lucas, capítulo 17, versículos 11 al 19); se compadeció de un hombre, que con múltiples enfermedades que le hacían retener líquido, se había vuelto una carga económica a su comunidad (Evangelio según Lucas, capítulo 14, versículos 1 al 6).

En resumen, Jesús anduvo siendo vida y haciendo vida, que podría ser la manera en que sus seguidores actuales podrían interpretar la reiteración de Juan 10:10, como respuesta a la tripleta del ladrón.

Por ello, considero que las Organizaciones Basadas en Fe con trabajo en VIH y sida, ante la muerte física y espiritual, ante el robo de la alegría y la esperanza, ante la destrucción de la vida social, económica y cultural de las personas que viven y conviven con VIH y sida; deben responder con verdad sobre el VIH y el sida, con Inclusión a las personas que viven y conviven con el virus, especialmente a aquellas que cargan con el estigma por no responder a la identidad de género y a la orientación sexual heteronormativa demandada.

También deben responder con denuncia ante la discriminación y la exclusión por diagnóstico positivo y con apoyo hacia otras redes y organizaciones que a diario luchan contra el estigma y la discriminación.

Arduo trabajo tienen por delante todos los miembros de la Red en el actual contexto colombiano, por la instrumentalización que sobre las cifras de incidencia y detección del VIH, hacen algunos periodistas mal intencionados.

También hay un gran trabajo por hacer sobre el rebrote del conservadurismo colombiano, gracias al desgobierno nacional del Centro Democrático. Sin embargo, aún vive la esperanza de que, de esa forma en que Dios estaba con Jesús cuando aquel andaba haciendo bienes, ahora mismo está con todos aquellos que quieren seguir sus pisadas.

Si desean saber más de la Red, pueden visitar su fan page en Facebook.

 

Foto cortesía de: El Espectador

 

( 2 ) Comentarios

  1. Gracias Daniel.. Creo que, en síntesis, Jesús vivió, desde la dinámica de la compasión-misericordia, la reconciliación, la comunión-inclusión de mesa con impuros y pecadores, la denuncia de la injusticia de un sistema religioso opresor e hipócrita, la liberación-sanación de enfermos por causa de la misma opresión… Mejor dicho, redimió al ser humano apuntando siempre al reinado del Dios- Padre y Madre compasivo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Daniel Fernando Rincón
Zootecnista Universidad Nacional de Colombia sede Bogotá. Candidato a Magíster en Producción Animal. Girardoteño. Protestante-Presbiteriano. A veces escribe en algunos portales de opinión.