Abatido alias ‘Gavilan’ segundo al mando del Clan del Golfo

Infórmate - Conflicto

2017-09-01

Abatido alias ‘Gavilan’ segundo al mando del Clan del Golfo

Roberto Vargas Gutiérrez, alias ‘Gavilán’ segundo al mando de la organización el Clan del Golfo fue abatido por la fuerza pública en Riosucio Chocó, así lo confirmó el presidente Juan Manuel Santos.

Sobre Vargas habían 22 órdenes de captura de juzgados de Antioquia y Córdoba, y era requerido por la justicia norteamericana por el delito de narcotráfico.

Alias ‘Gavilán’ fue el principal responsable en ordenar y contratar sicarios para el Plan Pistola que pretendía asesinar por la espalda a policías desarmados. como venganza por la muerte de alias Pablito, su terrateniente, abatido por grupos élite de la operación Agamenón. Igualmente, se le acusaba de ordenar varios paros armados en diferentes municipios de la costa y de violar a niñas de 8 a 15 años en una zona amplia de Urabá.

Roberto Vargas hizo parte del Ejército Popular de Liberación (EPL) hasta la desaparición de ésta. En 1995 entra a formar parte de las AUC militando en varios bloques y perpetuando diferentes masacres y crímines selectivos en el Sur del Bolívar, Apartadó, Mutatá y Turbo en Antioquia. En 2005 fue desmovilizado de las AUC, sin embargo, y como pasó con la mayoría de los hombres que participaron en ésta, Vargas entró a formar parte de la naciente banda criminal de los Urabeños. En 2012, tras la muerte de alias Giovanny, hermano de Otoniel y segundo al mando de la organización criminal, fue nombrado jefe militar del grupo.

En julio de este año también fue abatido su hermano Efrén Vargas Gutiérrez, alias “Culo de toro” o “Rafa”. Hasta el momento este ha sido el golpe más importante a esa organización.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

laorejaroja
Nuestra razón de ser como medio de comunicación es permitir que los ciudadanos compartan sus opiniones, críticas, ideas y denuncias en torno a temas comunes y de gran interés, que son invisibilizados o disfrazados en beneficio de los poderes ajenos a la búsqueda del bien común. No vemos el periodismo como el cuarto poder, sino como un medio de empoderamiento de la opinión pública. Porque el periodismo maneja un bien de todos, la información; por lo tanto, es un servicio público y, como tal, se debe a su único jefe: la sociedad, quien finalmente es la llamada a exigir y poner en agenda los temas que afectan su realidad.