10 Medios alternativos e independientes en Colombia

Estos son colombianos que fundaron medios alternativos para tratar de equilibrar la balanza con respecto a los medios masivos.

Opina - Medios

2019-06-25

10 Medios alternativos e independientes en Colombia

Autor: Alexánder Quiñones Moncaleano 

 

En Colombia hay una deuda social, cultural y patrimonial que debemos cubrir, y por la cual son muchos los colombianos que debemos luchar. Hoy cada vez hay más compatriotas comprometidos con esta situación, desde diferentes esferas lo hacen. Unos de dedican a la educación, otros al activismo político y social, otros a la resistencia civil, otros más a buscar soluciones para los animales en situación de maltrato o abandono.

Y de los que voy a hablar acá: colombianos comprometidos con la información como un bien de carácter público y al servicio de todos. Esto es colombianos que fundaron medios para tratar de equilibrar la balanza con respecto a los grandes medios de comunicación. Afortunadamente no son pocos los que han decido hacer uso de su derecho a la libre empresa y saltaron también gracias a la democratización tecnológica a fundar sus portales web donde han podido informar, de otra manera más independiente por lo menos, al pueblo colombiano.

La lista es larga; sin embargo, acá voy a nombrar a algunos de esos medios que vienen brindando información de manera profesional. Después de lo sucedido con Revista Semana, y que el pueblo colombiano se dio cuenta de que engavetó una investigación esencial sobre las ejecuciones extrajudiciales (los mal llamados falsos positivos) del Ejército, podemos afirmar con más argumentos que los medios de comunicación tradicionales no hacen un trabajo profesional, sino que manejan la información como si fuera una moneda de cambio con el Gobierno de turno.

Es decir, terminan dedicándose al Content Marketing y no al periodismo. A hacer publicidad pagada y no a la investigación periodística. Colombia debe permanecer atenta y no dejarse meter los dedos a la boca, con casos como el sucedido con la investigación que terminó publicando The New York Times. Me causa mucha sospecha lo que está pasando con Revista Semana y Noticias Uno. Después de la salida y vuelta de Daniel Coronell a Semana, ahora vemos que Noticias Uno publica contenidos que hace Semana, no sé si estoy hilando muy fino.

Si un medio no es independiente y, está sujeto a los grandes capitales del país y a la publicidad estatal y de empresarios, la única manera que tiene la sociedad civil de hacerle frente es no consumir sus contenidos.

Hay un libro excelente que nos invita a reflexionar sobre los medios de comunicación, el capitalismo, la financiación participativa y la democracia. En este libro Julia Cagé hace una investigación exhaustiva sobre varias cuestiones relativas al periodismo. Entre otras cosas, allí menciona la responsabilidad que tiene la ciudadanía en sus manos para cambiar algo que le compete directamente y que además protege la democracia y la calidad de vida de los ciudadanos. Esto es: la financiación de los medios de comunicación; su independencia y valía dependen de este factor.

Los grandes medios de comunicación hoy por hoy están en manos de grandes fortunas en todo el mundo y Colombia no está por fuera de esa tendencia. Como lo cuenta Pikety en la presentación del libro, TF1 pertenece al grupo Bouygues, y Le Figaro a la familia Dassault. Le Échos, es desde 2007 propiedad de la mayor fortuna de Francia, Bernard Arnault (LVMH) y Le Monde fue adquirido por el trío Bergé-Niel-Pigasse, mientras que Libération por el dúo Ledoux-Drahi.

En Colombia sabemos que la casa editorial El Tiempo es del hombre más rico del país, y también uno de los más ricos del mundo: Luis Carlos Sarmiento Ángulo; la Revista Semana recientemente fue comprada por Jaime Gilinski, dueño de otra de las fortunas del país; el otro gran diario colombiano es de propiedad del grupo empresarial Santo Domingo desde 1997; finalmente el Canal RCN es del otro gran magnate del país, Carlos Ardila Lûlle.

Si el modelo de negocio de los medios de comunicación está hecho alrededor de la pauta publicitaria, esto conlleva a otro problema además de que sus dueños sean los grandes capitales. Un medio como El Tiempo, por ejemplo, no pueda hablar sobre el constructor del puente de Chirajara o de los problemas que tienen los ciudadanos con los bancos si el dueño de dicho medio sea el mismo del Grupo Aval. Un ejemplo de eso, lo podemos ver en el episodio de La Pulla, en El Espectador, sobre las bebidas azucaradas que habría sido censurado después de que una empresa llamara a ese medio a decir que retirarían su pauta.

Si los medios colombianos son capaces de desmarcarse de ese modelo de negocio, como lo vienen haciendo otros grandes medios alrededor del mundo, el caso de éxito más conocido el The New York Times, que su modelo de negocio gira alrededor de la venta de suscripción por contenidos, encontrarán una manera muy segura y audaz de asegurar independencia. Eso es precisamente lo que están tratando de hacer los medios alternativos e independientes que han nacido en la última década.

Los medios recomendados

 

1. La Oreja Roja: uno de los medios más importantes de Antioquia y de Colombia. Se describe de la siguiente manera: “Medio digital colombiano de opinión e información general. Nuestra ideología es la promoción del debate entre ciudadanos con datos y argumentos. En cuanto a contenidos noticiosos y de análisis nos comprometemos con entregar información precisa, verídica, responsable, humana, equitativa, imparcial e independiente.  

Si bien el nombre hace referencia a cómo se nos pone la oreja cuando alguien habla de nosotros, lo que acá se pretende no es hablar por hablar, sino estar al pendiente de las diversas situaciones de la vida que requieren una voz más que se queje, cuestione, critique, se comprometa y se ría.

La Oreja Roja nace en Medellín, Colombia el 1 de noviembre 2014 como una iniciativa de jóvenes periodistas quienes no encontraban en los medios tradicionales una voz que representara los intereses de la sociedad; y se nutre de los aportes de escritores de múltiples profesiones y nacionalidades, todos interesados en dar su opinión sobre diversos temas, con la intención de ofrecerle a la sociedad un medio diferente, que promulgue el cuestionamiento de la vida de una manera independiente”.

 

2. Cuestión Pública: la descripción en su portal reza lo siguiente: “Cuestión Pública nace para llenar el vacío de ofertas del periodismo de investigación independiente en Colombia y para poner luz en los casos de abusos de poder. Nuestra bandera es ser los ojos vigilantes del poder en nombre del ciudadano de a pie, utilizando la fuerza y la profundidad del periodismo de contrapoder.

Somos un medio nativo digital independiente fundado por tres experimentados reporteros de investigación y de periodismo de datos, que les obsesiona escarbar hasta llegar a la verdad de diferentes aspectos como: lo que los poderosos quieren ocultar, las jugadas de las corporaciones bancarias, los arreglos bajo la mesa en la contratación pública y la ruta de los dineros públicos. Así mismo, Cuestión Pública tiene como foco investigar los temas de interés públicos como la salud, el trabajo, las comunidades indígenas y afros; los conflictos rurales por la tenencia de la tierra; las alianzas políticas que benefician los intereses privados y todo lo relacionado con el posconflicto colombiano”. 

 

3. La Nueva Prensa: este medio fue fundado por el periodista Gonzalo Guillén este año y tiene la firma de su experiencia investigativa. Hoy es reconocido como uno de los medios investigativos independientes y con grandes revelaciones tanto de análisis de opinión como noticias políticas y de corrupción. En La Nueva Prensa escriben escritores de la talla de Daniel Emilio Mendoza y Juan Trujillo, la vedette Amaranta Hank y Julián Martínez.

 

4. La Cola de la Rata: Antes de convertirse en el medio que es actualmente, La Cola de la Rata —anteriormente Tras la Cola de la Rata— era un medio de la Universidad de Pereira dedicado sobre todo a hacer investigaciones que le seguían la pista a los recursos: de dónde viene la plata y para dónde va. Cuando sus integrantes se graduaron, La Cola de la Rata se volvió un medio que con dificultades ha logrado mantenerse gracias a recursos de cooperación internacional. La Cola de la Rata se mantiene hoy como un medio que trata temas políticos, ambientales, culturales y sociales en la región de Risaralda con un estilo y una independencia radicalmente distinta a la de los medios regionales tradicionales.

 

5. Verdad Abierta: si usted quiere leer sobre el conflicto armado en Colombia y temas específicos como restitución de tierras, víctimas, victimarios, crimen organizado o justicia transicional @VerdadAbierta es un medio de comunicación digital que puede interesarle. Periodismo investigativo puro.

 

6. Baudo AP: así se definen: Somos una agencia de periodismo independiente que gestiona y desarrolla proyectos innovadores de cobertura relacionados con medio ambiente; memoria, paz y conflicto; género e inclusión. Ofrecemos espacios de formación que cualifican las producciones nacionales desde las narrativas
visuales, escritas y sonoras. Baudó le apunta a los temas que los espacios tradicionales no abordan, sin guiarnos por intereses económicos o agendas mediáticas. Funcionamos con un modelo de periodismo sin fines de lucro que nos permite mantener la independencia en nuestros contenidos. Buscamos financiación de ONGs nacionales y extranjeras, campañas crowdfunding, donaciones en línea y otras estrategias que permitan que el conocimiento y la información permanezcan libres.

 

7. Sapienscol: Sapiens es una red, cuya plataforma da soporte a la construcción y defensa de los derechos ambientales, en donde la participación es la base de la democracia. Nuestras estrategias adaptativas como especie generan presión a escala planetaria. Nos encontramos en un momento crucial. Es el momento de reconocernos ya no como centro del universo sino como apenas una parte de este entramado; una pequeña parte que tiene la capacidad de destruirse si no modifica su comportamiento. No podemos postergar la sostenibilidad, no podemos postergar asumir nuestra responsabilidad individual y colectiva y no podemos postergar los cambios y las acciones. Ahí se enmarca el propósito de SAPIENS en mostrar hechos y datos, evidenciar problemas y actuaciones y fomentar que cada vez más personas asuman su rol participativo. Todos somos Sapiens, quienes ejecutan, informan, investigan pero también quienes escuchan, discuten, participan y actúan. ¿Qué tan Sapiens somos?

 

8. PosLaVerdá: Debido a que hay mucha desinformación en los grandes medios de comunicación, concentrados en pocas manos dificultando la pluralidad de opinión y demasiados sesgos en los periodistas o líderes de opinión donde algunos se enfadan con la gente en general cuando son controvertidos en diferentes espacios, en redes sociales sobre todo, se vio en la necesidad de explorar diferentes alternativas que pudieran llegar a este público que está inconforme porque no encuentran un medio de comunicación serio y sin tantos sesgos. Un público inconforme que busca un medio donde traten los temas de gran importancia con seriedad y rigurosidad. Además, escasea el debate y la confrontación de ideas intentando instaurar una especie de pensamiento único sin poder saber si hay otros puntos de vista y oír voces y sin contar que los debates importantes son frivolizados u oscurecidos para que poco se hablen de temas incómodos.

 

9. Rutas del Conflicto: Rutas del Conflicto nació como un proyecto que busca facilitar el acceso a información, organizada y confiable, sobre el conflicto armado en Colombia. Después de construir bases de datos periodísticas para mapear información relacionada con masacres perpetradas desde 1982 y de corregir y agregar datos desde el testimonio de sus sobrevivientes con el proyecto Yo Sobreviví, la redacción se ha concentrado en explorar nuevos formatos que acerquen al público a la información recogida por entidades judiciales, investigaciones periodísticas y académicas sobre la guerra en Colombia.

 

10. Elsahabbat: así definen su fundación: Es por esa razón que nace El Shabbat, un espacio para contemplar, reflexionar y cuestionar lo hecho hasta ahora durante tantos años de conflicto armado, pero también como un espacio para proponer, repensar, crear el domingo que nos espera. El Shabbat nace como un medio independiente que busca al mismo tiempo tanto la reflexión y la investigación sobre nuestra realidad de una cotidianidad por tantos años sumida en el conflicto armado, como el placer y el goce estético que nace entre los resquicios de esa misma realidad. Resumiendo: en El Shabbat se dan al mismo tiempo la reflexión periodística, política, jurídica y cultural sobre este sábado que vivimos, haciendo de este tiempo de espera un actuar esperanzado que nos ponga en disposición a los retos que se plantean con el posconflicto.

 

 

( 6 ) Comentarios

  1. ReplyJorge H Astudillo tellez

    Que bien es la unica alternativa que tenemos para estar bien informados con la verdad .saludo.

  2. y los irreverentes o el nodo no son medios alternativos? solo tienen en cuenta los que tienen una clara tendencia mamerta?

  3. También están los periódicos le Monde diplomatique edición Colombia. Y desde abajo

  4. ReplyEsperanza López Dávila

    Excelente artículo. Sólo conocía algunos de esos medios pero esta lectura me permitirá ampliar la información y ver puntos de vista diferentes.
    Muchas gracias por su trabajo.

  5. favor
    autorización para
    reproducirlo
    gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alexánder Quiñones Moncaleano
Soy periodista, escritor y filósofo profesional. Mis estudios profesionales los cursé en la UIS (Universidad Industrial de Santander). He escrito tres novelas y escribo columna de opinión para para varios medios de comunicación alternativos de Colombia. Estoy haciendo una investigación sobre filosofía Antigua, y Platón es el hilo conductor de dicha investigación. Además soy el fundador del El Shabbat, medio independiente y alternativo donde podrás encontrar una mirada sin sesgos ideológicos o económicos, como ocurre mucho en nuestra patria chicha.