¿Quién dio la orden?

Duque aparenta no saber lo que está sucediendo en el país y prefiere ir primero a mirar cómo dos mangueras le tiran agua a un avión en Antioquia que poner a su mejor amigo, Francisco Barbosa, a trabajar.

Opina - Política

2020-08-28

¿Quién dio la orden?

Columnista:

Alejandro Villanueva

 

Cuando el uribismo le dijo al país «plomo es lo que hay, plomo es lo que viene» la sociedad lo entendió como amenaza; una más de la política de miedo ideada por el señor tenebroso y ejecutada por sus mortíferos. Pero, hoy, después de que han comenzado las masacres sistemáticas, entendemos qué nos estaban avisando.  

La violencia no es nueva en Colombia, desde que nos independizamos hasta tener un parroquiano en la Presidencia, la violencia nos ha acompañado a lo largo de nuestra historia, haciendo que de alguna manera ya estemos anestesiados ante esta misma. El pueblo colombiano toma la actitud de «no importa tu sangre siempre y cuando no me salpique» pero, me rehúso a creer que lo que está sucediendo es una coincidencia con la detención domiciliaria del ‘Innombrable’, y que estas masacres son parte de la misma cultura violenta colombiana. Estoy seguro de que no soy el único que lo ve así.

Por otro lado, es probable que todos tengamos a un amigo, un familiar, una ex pareja, una pareja, o una persona con un poco de relevancia en nuestra vida que vive en el exterior y que nos ha escrito preguntándonos ¿por qué están matando a tantos jóvenes?, ¿qué está sucediendo en Colombia?

De otra parte, lo curioso es que Duque expone ante los medios que él tampoco sabe lo que está sucediendo, prefiere ir primero a mirar cómo dos mangueras le tiran agua a un avión en Antioquia que poner a su mejor amigo, Francisco Barbosa, a trabajar. Aunque, él conoce la respuesta a tales preguntas. Iván Duque no es huevón, solo se hace, por su bien.

Duque, no les ve la importancia a estas víctimas, ya que según su lógica no es gente de bien, no pertenecen al Club del Nogal, al CNG, o al CESA. Su posición fue tan evidente, que cuando llegó a Samaniego propuso un estadio de fútbol, y nada relacionado con la seguridad. No hizo nada por encontrar a los responsables y un entretenimiento fue lo que planteó. Luego de esto, negó completamente las masacres, no reconoció que eran sistemáticas, aunque se puede afirmar que existe un victimario sistemático, pero las víctimas claramente lo son. ¿Entonces, por qué? O ¡más importante!, ¿quién?

Para algunos, no se puede responsabilizar directamente a Álvaro Uribe; se puede ser tibio y no participar en un grupo político contra el, como lo ha dicho Sergio Fajardo ya que ningún juez lo ha condenado, por ahora él solo tiene malas influencias.

Pero ¿qué juez de circuito tiene garantías para condenar a este señor? A pesar de tantos crímenes fiscales, de Estado y de lesa humanidad en los cuales se ha visto involucrado; como lo es la incertidumbre de las zonas francas de sus hijos, la masacre del Aro y de La Granja, las chuzadas del DAS, las ejecuciones extrajudiciales, solo por nombrar algunos. Al día de hoy, solo tiene una orden preventiva en su casa y ya su bancada, a través de la senadora Paloma Valencia, propuso una constituyente. Ya el debate está en si se toma o no en serio a la senadora Valencia, pero eso ya es otro tema.

Lo que sí se puede afirmar a los cuatro vientos y que ningún uribista, con la capacidad de redacción y comprensión de periodista Gustavo Rúgeles luego de meterse los pases de perico en las camionetas de la UNP con sus escoltas como afirma verlo múltiples veces el periodista y abogado Daniel Mendoza Leal, puede negar es que no es la primera vez que Álvaro Uribe se ve beneficiado por actos atroces. Desde el punto de vista de un criminal hay que tener mucha suerte para que amenacen a testigos y mueran más de ellos, para un total de 20 que deben o debían declarar en contra de Uribe.

Si nombramos todos los testigos en contra de Uribe se nos va una lista larga, pero damos algunos ejemplos:

  1. Carlos Enrique Areiza, alias ‘Papo’ (testigo en caso de manipulación de testigos contra Iván Cepeda por parte de Álvaro Uribe, caso por el cual el presidente eterno esta preso).
  2. Juan Moreno, (exasesor de Uribe en gobernación de Antioquia).
  3. José Moncada alias ‘Tazmania’ (testigo contra Santiago Uribe por caso 12 apóstoles).
  4. Hernán Darío Zapata Correa, alias ‘Pelo’ e Chonta’. (comandaba el frente urbano de Los Doce Apóstoles).
  5. Los hermanos Múnera (integrantes de Los Doce Apóstoles y testigos contra Santiago y Álvaro Uribe).
  6. Hernán Darío, alias El ‘Relojero’. (Informante y colaborador de Los Doce Apóstoles).
  7.  Francisco Villalba (exparamilitar) en una declaración en el caso de la Masacre del Aro, afirmó «Álvaro Uribe nos dijo que hagamos lo que tengamos que hacer. Que borremos ese pueblo».
  8. Los hermanos Pemberthy, (pertenecientes a Los Doce Apóstoles).
  9. Nancy Esther Orozco (aseguro que el accidente aéreo dónde murió Juan Moreno no fue un accidente). 
  10. José María Valle (denunció a Uribe por la Masacre del Aro). 
  11. El mismo ‘Don Berna’ se retractó de las declaraciones dadas contra Uribe, luego de que la muerte visitara dos de sus familiares cercanos. 
  12. Pedro Antonio López, alias ‘Job’, exparamilitar que vistió la Casa de Nariño en 2008. 
  13. Salvatore Mancuso afirmo que «la experiencia le ha enseñado que no es conveniente declarar en contra de los intereses del expresidente de la República Álvaro Uribe Vélez».

Incomodarle a Uribe de una u otra manera es más peligroso que ponerse a jugar verdad o reto con contratistas de Samuel Moreno. Como diría uno de los hombres cercanos a los hermanos Castaño, alias ‘Monoleche’:«entre menos hablen, más viven».

¿Es coincidencia?

Que entre el 2012 y 2013 cuando los magistrados María Consuelo Rincón y Rubén Darío Pinilla Cogollo pidieron investigar a Álvaro Uribe por paramilitarismo, el expresidente salió a decir que los iba a demandar y que lo estaban persiguiendo mientras representaban los deseos de la izquierda,. Posterior a ello, los magistrados denunciaron amenazas de muerte. Uribe, además, trató al abogado penalista y guionista de la serie Matarife, Daniel Mendoza de insurgente y al ratito, Mendoza, denunció amenazas de muerte. 

Después de que el periodista, Gonzalo Guillén, en el portal La nueva prensa publicara diversos artículos donde relaciona al círculo cercano de Álvaro Uribe con el cártel de Sinaloa, y de que Julián Martínez informara sobre la Ñeñepolítica y revelara audios en los que se evidencia una relación de amistad entre Duque y El ‘Ñeñe’, pues en la conversación se oye una cercanía innegable: «me invitaron con Iván Duque y me metí una borrachera hasta las 3 a.m.». Así las cosas, no es como Duque dice: «que no lo conoce».  Estos audios que, aunque tardaron en entregárselos, el abogado, Miguel Ángel del Río, finalmente los recibió por parte de la Fiscalía. 

Justo, el periodista Gonzalo y el abogado Miguel Ángel, denunciaron hace unos días que hay un complot para asesinarlos. Allí, debe tenerse en cuenta que el segundo hombre más importante del país, Francisco Barbosa, tiene conocimiento de dicho complot pero no se ha manifestado de ninguna manera. ¿Otra coincidencia?

¿Podemos interpretar el trino de Álvaro Uribe donde este dijo que «las juventudes FARC eran un virus como una orden de asesinato»? Yo digo que sí, puede que no haya dado directamente la orden, que el viejito se está dedicando a jugar Pokémon Go con sus nietos y que solo publique en Twitter lo que piensa, como si fuera su diario. Pero, no podemos negar que lo que dice este señor tiene efectos mortales. ¿Será que estas son las fiestas que planeaba organizar el abogánster, Diego Cadena para Daniel Coronell?

 

¿Uribe de qué manera se ve beneficiado?

Si analizamos la caída de los narcotraficantes como Pablo Escobar, Rodríguez Gacha, Félix Gallardo, Amado Carillo, entre otros; tienen algo en común: se despiden con violencia y muerte, El número 82 solo tiene de diferente que este no se quiere despedir. Necesita desestabilizar el país para demostrar que es completamente intocable, que es el jefe de jefes. 

También, anhela que vuelvan a creer en él, ya que este señor fue lo que Pablo Escobar nunca pudo ser, entiende bien que su poder no solo lo tiene por los latifundios y el tráfico de droga. Lo tiene por la política, y a toda costa tiene que mantenerlo. Su discurso en un país que está viviendo la implementación de un proceso de paz es completamente obsoleto, en su mente si las FARC como grupo armado dejan de existir, él también pasará al olvido dejando de ser el Gran Colombiano; convirtiéndose en un genocida más para la historia. Por eso vuelve como pareja tóxica a intentar vivir en el pasado. 

Uribe, se refiere a las juventudes FARC como si fueran un virus o un grupo terrorista el cual necesita ser erradicado, cuando las FARC actualmente son un partido político, y si el partido de ‘Kiko’ Gómez, o Peñalosa tiene juventudes ¿por qué un partido que fue el resultado de un proceso de paz no? Ninguna ideología puede ser la excusa para que nos asesinen. Éstas son las masacres con criterio social para Uribe, muertes que sólo sirven para generar miedo y venderse a sí mismo como la cura. 

Mientras el Estado mira para otro lado, Duque piensa que la solución a estos crímenes es construir estadios, subir trinos con estadísticas erróneas con el objetivo de minimizarlas, y en su nuevo reality show el cual tiene más chismes que Sweet (programa de RCN de los 90) no dice nada sólido y solo contradice a su administración. Duque niega que estas masacres existen y así ponerlas en el marco de asesinatos colectivos.

Las Fuerzas Armadas de una u otra manera se han visto involucradas, ya sea siendo unos presuntos cómplices de encapuchados, o saliendo del lugar justo antes de que se encontraran los cuerpos (ver videos al final), estos se limitan a decir “Ajua” y a espiar a toda persona que hable mal de esta «democracia participativa» en vez de seguir las pistas de las masacres. Ya que Jesús Alejandro Barrera Peña, el director de Inteligencia de la Policía, dio la orden de gastarse más de cuatro mil millones de pesos con el fin de rastrear a usuarios en las redes sociales que opinen diferente a la administración. ¿De qué forma va a ayudar la seguridad nacional que los tombos sepan como un tira parla diciendo cosas como «nunca me había sentido así, no es la pandemia» o ver como uno fracasa en el sexting?

Entre tanto, el ministro de Defensa de igual modo, niega lo que está sucediendo, porque en conjunto no desean en lo más mínimo parar la violencia, pues de eso se alimentan. Para Trujillo es más creíble para el país que el que está detrás de toda esta violencia es el fantasma de Hugo Chávez buscando venganza contra Uribe, que reconocerle al país que están matando a los jóvenes y a los líderes sociales de manera sistemática.

Aún tengo el sentimiento de que ese plato se les va a acabar y los va a dejar en la miseria como estos han dejado al pueblo colombiano por ya casi 20 años de dictadura disfrazada de democracia. Porque la sociedad ya está entendiendo quién fue el que dio la orden.

 

 

( 1 ) Comentario

  1. -¡Genial!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Alejandro Villanueva
Directioner en constante despecho...por Colombia, wannabe director, productor y periodista.