Parece que en Bello los desaparecidos no cuentan

Quienes permanecen desaparecidos son hermanas, hijos, padres y madres de personas que ruegan por su regreso sanos y salvos, por eso, nuestra responsabilidad moral como sociedad es exigir su regreso al Estado y a la alcaldía de Bello.

- Conflicto

2020-08-03

Parece que en Bello los desaparecidos no cuentan

Columnista: 

Jeison Esteban Tabares Álvarez

 

En Bello la apuesta inmobiliaria como motor de la economía se vio acompañada de una oleada de familias de estratos medios que atraídas por pautas publicitarias como «la nueva centralidad del Norte» y «la quinta ciudad más segura» optaron por invertir en propiedad raíz y asentarse en el territorio.

Al llegar al municipio dichas familias se encontraron con una realidad bastante difícil: homicidios a granel, una confrontación intensa entre estructuras criminales, las calles patrulladas por un batallón reconocido por sus falsos positivos, un sofisticado sistema de vigilancia manejado por los grupos delincuenciales y una cantidad cada vez más elevada de personas desaparecidas; situaciones que terminaron minando la confianza en que se podía llevar una vida pacífica.

El ciclo de violencia que viene padeciendo el municipio de Bello ha llenado una cantidad considerable de titulares, en su mayoría referentes a la escandalosa cantidad de homicidios. Según el Plan de Desarrollo Municipal de Bello 2020-2023, 81 personas perdieron la vida en forma violenta en el 2018, al año siguiente la cifra aumentó y 134 personas fueron asesinadas, en el 2020, solo entre enero y mayo perdieron la vida más de 50 personas, en lo que parece representar la continuidad de la confrontación armada.

A la cantidad de homicidios registrados se le suma un fenómeno bastante complejo: Familias enteras se encuentran ante una zozobra constante, el no saber qué pasó con sus seres queridos les perturba la vida y la cotidianidad y puede llegar al punto de encontrarse con una incapacidad de dar vuelta a la página con relación a la situación de violencia; mucho más, después de la desaparición en la confrontación armada.

El fenómeno de la desaparición de personas en Bello ha estado sometido a una constante invisibilización por parte de la Administración municipal, desde la no identificación de casos en los respectivos anuarios estadísticos, pasando por tratarlos como un asunto exótico en estas tierras del norte y sin la generación de una estrategia para atender esta situación dentro de los planes de acción, parece ser que para la Administración los desaparecidos simplemente no cuentan.

En un ejercicio retrospectivo se tiene que entre los años 2018 y 2019 se presentaron más de 140 casos; reportes de personas desaparecidas, siendo uno de los casos más notorios el de Julián Velásquez un joven con discapacidad cognitiva que fue raptado, subido por la fuerza a un vehículo por sus captores y hoy cumple 18 meses sin que las autoridades den respuesta sobre su paradero.

Ante el silencio de la Administración municipal frente al tema, organizaciones sociales y de derechos humanos (entre ellas, Análisis Urbano) han centrado su atención en el fenómeno, con una preocupante cifra de 22 personas desaparecidas en el año 2020 con corte a inicios de junio; casi una persona por semana en los primeros seis meses del año.

La situación en los meses de junio y julio ha continuado; casos como los de Divier Alexander Corrales (desaparecido desde el 6 de junio), Mateo Martínez (desaparecido desde el 7 de julio), Gelmer Antonio Gómez Suarez y Alexis Mestra (ambos, desaparecidos desde el 12 de julio) y el de Elkin Macias Avendaño (desaparecido desde el 23 de julio) no pueden quedar en el olvido y deberían ser los últimos de la larga lista de personas que hoy no regresaron a casa.

Lejos de ser solo una cifra, quiero insistir en que quienes permanecen desaparecidos son hermanas, hijos, padres y madres de personas que ruegan por su regreso sanos y salvos, por eso, nuestra responsabilidad moral como sociedad es exigirle al Estado, en especial a la alcaldía de Bello, que les encuentre y los devuelva a su hogar.

( 1 ) Comentario

  1. es verdad, los desaparecidos no le duelen si no a la familia, al estado no les importa, triste realidad
    SOLO JUSTICIA DIVINA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jeison Esteban Tabares Álvarez
Estudiante de derecho de Universidad de Antioquia, Integrante del colectivo Lazos de Libertad, Defensor de derechos humanos y miembro de la plataforma juvenil del Municipio de Bello.