La perseverancia de la Colombia violenta

En lugar de optar por escuchar y ser escuchado, entablar debates sanos y establecer acuerdos mínimos de no agresión entre oponentes, nos hemos acostumbrado a violentar con quien no estemos de acuerdo.

Opina - Sociedad

2018-02-15

La perseverancia de la Colombia violenta

«Invitamos a todos los interesados a recibir a Petro con huevos piedras lo que encuentren onda lo que sea vamos a recibir a ese perro hijueputa comunista que no venga aquí a joder nuestra ciudad (SIC)».[1]

Este mensaje, viralizado durante los últimos días en las redes sociales, representa en carne propia lo lejos que estamos de ser un país democrático y en paz. ¿Cuándo llegará el día en el que rompamos el ciclo interminable de violencia política y electoral en nuestro país?

Colombia siempre ha estado lejos de llegar a ser una democracia al ser un país en donde siempre se ha contestado la diferencia de opinión con agresión física. En lugar de optar por escuchar y ser escuchado, entablar debates sanos y establecer acuerdos mínimos de no agresión entre oponentes, nos hemos acostumbrado a violentar con quien no estemos de acuerdo. Para que una democracia funcione, deben existir una serie de condiciones, entre ellas la seguridad de los diferentes actores políticos existentes.

¿Es que acaso no hemos sufrido suficiente violencia en la guerra civil entre centralistas y federalistas, la Violencia Liberal-Conservadora, y la guerra entre la guerrilla, los paras y el estado? El año pasado un ciclo importante se cerró en la historia de Colombia cuando la gran mayoría de los miembros de las FARC entregaron sus armas y decidieron continuar con su lucha ideológica desde la no agresión. Sí: a muchos les podrá parecer injusto que individuos que le causaron tanto daño al país a punta de violencia puedan presentarse para hacerse elegir en cargos públicos. Pero ¿es el tirarle piedras a Timochenko la única forma de manifestar nuestro rechazo a dichas injusticias? ¿No resulta incoherente responder a los pasados actos violentos de las FARC con más violencia?

Es una verdadera pena que no seamos capaces de romper con el ciclo de violencia política y electoral que tanto daño le ha hecho a Colombia al violentar contra candidatos políticos. Es una verdadera pena que un monstruo como Timochenko sea capaz de comprometerse a dejar atrás la violencia mientras que muchos ven esto como su oportunidad para ser ellos quienes ejercen la violencia.

Es cierto: Timochenko ha hecho un pésimo trabajo como nuevo miembro de la sociedad civil al intentar pasar la página a fuerzas sin antes asumir la responsabilidad de sus errores, pedir perdón y reconciliarse con las víctimas. Sin embargo, responder a nuestra inconformidad con violencia nos rebaja a su nivel. Personas que no son capaces de comunicar su visión del mundo con argumentos y deciden hacerlo con agresiones.

Tras el éxito que ha resultado el violentar a Timochenko en su gira por el país, la nueva victima de aquellos que sienten la necesidad de perseverar con nuestra rancia tradición de violencia política es Gustavo Petro, hecho que le cabe como anillo al dedo a la estrategia política del exalcalde, quien instrumentaliza todos los ataques en su contra para alimentar su imagen de víctima del sistema y mártir de los oprimidos que le es tan efectiva y taquillera en las elecciones de este año.

El día que empecemos a tratar a Petro con respeto y como un simple candidato más, en lugar de intentar silenciarlo e invalidarlo a toda costa, incluso hasta llegar el punto de violentarlo, todo su discurso se desbarata. Petro va punteando en las encuestas porque ha logrado construir una mística de superhéroe outsider malentendido que sus oponentes constantemente revalidan al intentar sabotearlo. Ha logrado muy exitosamente retratarse como una victima porque en cierto modo sí lo ha sido, y el atacarlo con violencia o con juego sucio simplemente resultaría en un aumento en su popularidad, sobre todo entre quienes se sienten, como él, victimas de la clase política tradicional.

¡Colombia se merece un ambiente democrático! ¡Rompamos el ciclo de violencia política en nuestro país!

 

 

Imagen tomada de Extra Crispy

______

[1] http://www.wradio.com.co/noticias/actualidad/mininterior-recibio-una-alerta-de-saboteo-hacia-la-campana-de-gustavo-petro/20180212/nota/3709890.aspx

( 2 ) Comentarios

  1. Replyofelia Chavez lara

    Pues el recalcitrante señor de la Guerra que se le puede pedir!!

  2. Todo un mensaje de una conciencia de Paz y entendimiento. Gracias Cristóbal. Tu mensaje llegará y será universal. No sólo para Colombia. El planeta «pide Paz». DTB.

Responder a ofelia Chavez lara Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cristóbal Marín Rojas
24/01/1997 Estudiante de Ciencias Sociales en Sciences Po Paris. Todavía creo en que se puede y se debe luchar por construir una sociedad mejor para todos. Romanticón y cliché al 100% pero, ¿Qué hacemos? Esto es en lo que creo.