Errores de la Coalición Colombia

No haber aceptado ir a la consulta interpartidista con Petro y De la Calle relega ahora a Fajardo de los primeros puestos; además, evidencia su talante.

Opina - Política

2018-03-30

Errores de la Coalición Colombia

Se volvió lugar común decir que después del 11 de marzo apenas dio inicio la campaña camino a la presidencia de la República, pero nada más lejano a la realidad. Los resultados de las consultas interpartidistas pusieron ante la opinión a dos candidatos fortalecidos como lo son Iván Duque y Gustavo Petro; además, evidenciaron los errores que han venido cometiendo los sectores de centro izquierda de cara a la contienda que definirá el cambio o continuismo en la casa de Nariño.

El caso de la Coalición Colombia es solo una muestra de que la carrera a la presidencia lleva ya varios pasos dados. Su resolución alrededor de la figura de Fajardo marcó el primer error de esta apuesta de cambio frente a los “mismos con las mismas”. Esta decisión fue tomada en un momento en que el exgobernador de Antioquia comenzaba a liderar las encuestas y en la que los cálculos para las listas del Polo Democrático y la Alianza Verde no eran buenos, por esto Jorge Robledo declinó su aspiración presidencial y tras la presión de Fajardo de irse solo a la primera vuelta, Claudia López cedió también. Cerrando además la posibilidad de cualquier alianza con sectores que también están por el cambio.

En los cálculos de esta Coalición, Humberto de la Calle representaba al “santismo” y Gustavo Petro tenía su techo en su imagen negativa, relacionada con la oposición del establecimiento y medios a la Bogotá Humana y el miedo generado por la crisis de Venezuela, sin embargo, ahora se puede decir que De la Calle se encuentra cada vez más solo y abandonado por el “santismo” y que Petro ha sido consistente y ha logrado crecer.

No haber aceptado ir a la consulta interpartidista con Petro y De la Calle, relega ahora a Fajardo de los primeros puestos y evidencia su talante. Fajardo, que no es un candidato de buena retórica, con su forma de gobernar y ahora de hacer campaña, demuestra que no oye a las bases y que el equipo tecnócrata que lo acompaña es con quien toma las decisiones. Es un candidato Nini, ni es un líder, ni escucha.

En la campaña de la consulta con otras fuerzas habrían podido imponerse, debatir y marcar las visiones de cambio, como por ejemplo hizo Carlos Caicedo, quien habló de sus diferencias con Petro durante la previa a la consulta interpartidistas; esto le habría dado más altura al debate y a las ideas que ahora, después de perder el liderazgo, quieren proponer los portavoces de la Coalición Colombia.

Ahora dicen que Petro polariza igual que Uribe, y que ambos representan revanchismo. Estos mensajes permeados por las ideas que la derecha ha movilizado, en lugar de permitirles crecer a la autodenominada centro izquierdo, les han estancado. Sus mensajes son incoherentes con su discurso de reconciliación y querer equiparar los proyectos de Petro y Uribe en términos programáticos, de fuerzas y de apuesta de país, es un disparate.

Después del 11M, tanto Fajardo como Claudia López, han salido a decir que consiguieron ser la segunda fuerza en el Congreso, tomando las votaciones de la Alianza Verde y del Polo como referencia, si bien esto es realidad, las curules y los votos que representan no están alineados con el candidato de la coalición Colombia, ya dentro del Polo se habla de dejar en libertad a sus militantes y en la Alianza Verde varios sectores afines a la Colombia Humana guardan silencio.

Su candidata a la vicepresidencia, Claudia López, quien se ha visto en recientes entrevistas concretando el discurso ambiguo de Fajardo, demostró con su designación, que la Coalición desde su consolidación no ha logrado crecer como proyectaban y que el candidato Fajardo necesita de mucha ayuda para comunicarse con la gente.

La decisión de la Coalición Colombia de irse en solitario prueba el riesgo que corre el país, el riesgo de lo vivido en los gobiernos de Uribe, Santos y Pastrana. La consulta naranja con Petro, Caicedo, De la Calle y Fajardo pudo ser la contención de la gris, la de Duque, Ordóñez y Ramírez. Pero no fue así, aunque su resultado fue significado solo con Petro y Caicedo, demuestra que de pasar a una segunda vuelta una fuerza que represente el cambio tendrá que hacer pactos y acuerdos con otros sectores. En el caso de ser Petro, el ungido deberá aterrizar y debatir propuestas como la de las asambleas  constituyentes en las regiones, o tender puentes con sectores privados, tarea en la que la Coalición Colombia podría aportarle a la Colombia Humana.

Pero si las proyecciones del triunfo del uribismo en primera vuelta o la de una segunda vuelta sin un proyecto alternativo se dan, sería un retroceso dado en gran medida por la Coalición, que antes de pensar en el país lo hiciera alrededor de un análisis personalista y alejados de los sentires de la gente que quiere un cambio.

 

 

( 2 ) Comentarios

  1. Fajardo no tiene liderazgo, es un arribista que cree que es el mejor en todo. No tiene discurso, carece de un programa de gobierno que cautive a la gente, cree en las encuestas infladas y ésto lo hace despreciar a sus contenedores. Además, Fajardo no tiene nada que mostrar en su vida pública.
    Fajardo se deberá unir a la campaña de Petro para que le cargue el maletín y aprenda a ser humilde.

  2. A Fajardo le preocupa el que dirán si se une a Petro y de la calle los votos que saco en la consulta. Que pobres liderazgos que tiene Colombia.

Responder a Hermes Ñañez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Miguel Ángel Romero
Comunicador Audiovisual de la Universidad de Antioquia. Interesado en la memoria histórica y la comunicación política.