El Caso 03 de la JEP que atormenta a las madres de Soacha

Mafapo o las madres de Soacha llevan más de 13 años en busca de la verdad, justicia y reparación por las ejecuciones de sus hijos, hermanos y esposos a manos del Ejército Nacional. 

Infórmate - Conflicto

2021-06-02

El Caso 03 de la JEP que atormenta a las madres de Soacha

Columnista:

Laura Preciado

 

«Para nosotras es muy duro, pero somos una organización fortalecida. Nosotras somos las que en realidad destapamos esta olla podrida que tenía el Ejército Nacional aquí en Colombia y en todas las regiones», dice Carmenza Gómez integrante de Madres de Falsos Positivos, en entrega de un informe a la Comisión de la Verdad y la Jurisdicción Especial para la Paz.  

Mafapo o las madres de Soacha llevan más de 13 años en busca de la verdad, justicia y reparación por las ejecuciones de sus hijos, hermanos y esposos a manos del Ejército Nacional. 

Estas incansables mujeres han realizado todo tipo de labores para que las personas se den cuenta de lo que pasa con su causa. Han llegado a vender hasta sus casas para continuar con la búsqueda «Es una lucha en la cual hemos tenido que soportar vivir de casa en casa y en la cual los dueños de las casas nos han dicho: discúlpeme, usted es muy buena persona, buena paga pero tristemente tiene que desocupar el apartamento. Yo no he querido salir de Soacha, no he dado mi brazo a torcer y menos ahora que tengo la verdad de frente», dice Ana Cecilia Arenas quien perdió a su hermano Mario Alexander Arenas Garzón. 

Según las investigaciones de la Fiscalía como Carmenza o Ana Cecilia ya son 5000 familias quienes buscan a sus seres amados. Ellos vivían en barrios populares, necesitaban oportunidades para salir adelante. Con falsas promesas de trabajo desaparecieron a manos del Ejército y fueron presentados como falsas bajas en combate. A estas mujeres les ha tocado ser periodistas, investigadoras, amigas, hermanas, psicólogas en contra de juicios que nunca han avanzado, amenazas y el olvido de sus muertos por parte del Gobierno. 

En julio del año 2019 la JEP abrió el Caso 03 que investiga las muertes presentadas, a partir del informe n.° 5 de la Fiscalía General que entonces afirmaba que hubo en total 2248 víctimas de falsos positivos entre 1988 y 2014. Sin embargo, esa cifra cambió abismalmente cuando la jurisdicción transicional dijo que por lo menos 6402 personas fueron asesinadas ilegítimamente entre 2002 y 2008, la mayoría durante el Gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez. 

Frente a la revelación de esta nueva cifra, el general Eduardo Zapateiro a través de Twitter, dijo:

«Somos soldados del @COL_EJERCITO, y no nos dejaremos vencer por más víboras venenosas y perversas que quieran atacarnos, señalarnos o debilitarnos. Oficiales, suboficiales y soldados, no nos rendimos, no desfallecemos, siempre fuertes con la cabeza en alto. Dios está con nosotros» 

Jacqueline Castillo, representante de la organización dijo con valentía:

«No somos ningunas víboras… somos madres con dolor. Perdimos a nuestros hijos, a nuestros esposos, hermanos, pero estamos aquí esperando esa verdad» 

A las víctimas de falsos positivos les cayó encima la peor de las políticas criminales de los últimos años en Colombia. Si Zapateiro supiera que hay una posibilidad de que estas últimas cifras no sean definitivas y que ascienden a 10 000 no se mostraría tan orgulloso o tal vez sí, es lo mejor que sabe hacer. 

Estos hechos, se enlazan directamente con los desaparecidos en el marco del Paro Nacional 2021. En el balance que da la Fiscalía General de la Nación, entre el 29 de abril y el 30 de mayo, se recibieron reportes de 48 personas fallecidas, encontraron a 308 personas que habían sido reportadas como desaparecidas y aún se desconoce el paradero de otras 111. Sin embargo, en el informe de Indepaz se afirma que para el 30 de mayo 346 personas fueron victimas de desaparición forzada o grave violación a sus DD. HH. y 71 personas sufrieron de violencia homicida en el marco del paro nacional. 

Durante el conflicto armado y los falsos positivos desaparecieron personas de manera similar a la que se está viendo hoy. Esas maneras van desde negar u omitir información de paraderos hasta detenerlos ilegalmente y sin causa alguna. 

Esta es una de las crisis más terroríficas de derechos humanos en la historia del país. La desaparición, el asesinato, la violencia y la corrupción ya no pueden ser un fenómeno común en el país. Todos necesitan conocer la verdad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Laura Preciado
Creyente de que el amor puede cambiar el mundo. Periodista, feminista y mujer en deconstrucción.