El binarismo: el pilar que sustenta el “pico y género” de Claudia López

Esta medida nos refleja lo superficial que estamos entendiendo las otras formas de ser y estar en sociedad, sí, incluida la alcaldesa.

Opina - Política

2020-04-15

El binarismo: el pilar que sustenta el “pico y género” de Claudia López

Columnista:

Jenny Paola Osorio Echeverri 

 

La nueva medida anunciada por Claudia López para controlar esta situación de pandemia en la capital ha generado revuelo, debate y controversia, y es que no es para menos.

¿Cómo es eso que una mujer lesbiana, que ha representado en el país los derechos LGBTIQ+ promueve medidas binaristas y excluyentes? A simple vista podríamos decir que hay algo que no calza y, por supuesto, que no calza. El “pico y género” pone al descubierto las contradicciones de Claudia López, que se quiere destacar por ser innovadora y diferente a Duque, pero que de fondo en algunas de sus propuestas “diferentes” reproduce elementos de un discurso tradicionalista, carente de cuestionamiento y reflexión.

¿Tendrá que ver con un mal asesoramiento político?, o ¿no? Lo importante aquí es que López decide, ella ejerce poder, ella eligió el binarismo y reducirnos a dos únicos géneros. Pues a pesar de que afirme que las personas trans salen el día con el género que se identifiquen, queda el sin sabor con y para aquellas personas de género no binario, que no se identifican ni con ser hombre o mujer; ¿qué hacen entonces?, ¿qué día salen?, ¿ninguno? o, acaso, ¿se les debe forzar a identificarse de hombre o mujer para poder salir?, ¿no deberían tener también unos días específicos para salir para que también se les reconozca? Eso podría ser más inclusivo y más abarcador desde la perspectiva de género. Aunque el “pico y cédula” tampoco sea la norma más humana, al menos esta no se puede prestar para tanta aglomeración social a simple vista, y tampoco deja expuesta a López acerca de sus concepciones limitadas y binaristas, con un lejano aire de progresistas. Pero está interesante esta situación porque desenmascara a la Claudia idealizada.

Es claro que ha tenido aciertos en algunas de sus decisiones y que no todas las jugadas que plantea son malas, no obstante, tampoco son las más originales, ni las más disruptivas, solo habrá que mirar atrás y ver cómo utilizó el rol de madre tradicional para proteger a la Fuerza Pública en una protesta. Otro acto que legítima los estereotipos y que, de paso, nos deja un mensaje en la sociedad de un rol determinista de la mujer – madre. Un clásico: el cuerpo femenino adulto, reproductora, abnegada, protectora, que se juega la propia vida por la de sus descendientes.

Pero ¿esto es en realidad lo que quiere reproducir López en la sociedad colombiana? No lo sé. Sin embargo, sí creo que su falta de conocimiento en cuanto al género le está jugando en su contra. Es evidente que le falta conocer otros discursos, unos que profundicen en lo que está haciendo con sus medidas, que le permitan reconocerse como esa persona contradictoria para que se reelabore y en realidad comprenda la lucha LGBTIQ+ y toda la relacionada al género. Esto es esencial para que no deslegitime la misma lucha ardua que hacen estos movimientos alternativos del país y que dice abiertamente que la representan. Como entendimiento elemental es importante que comprenda que si establece un “pico y género”en el que solo se piensa por género “mujer y hombre” o “femenino y masculino” incluso aún se consideren las personas transexuales que se perciben dentro de ese binarismo, se está excluyendo y discriminado otras posibilidades de ser y no ser, que simplemente, no encajan o no se piensan desde el ser (hombre – mujer).

Por tanto, no es necesario ser gay, bisexual, trans, pertenecer a la comunidad LGBTIQ+ o a movimientos independientes o alternativos para comprender estructuralmente cómo nos violenta el patriarcado con sus roles invasivos e impuestos a las personas con respecto a la identidad sexual. ¿Si algunos de los principales actores de esta lucha no comprenden que existen diversas posibilidades de ser y de sentirse, fuera del mujer o hombre, que existen otras formas en lo no binario; ahora qué podemos esperar del resto de la sociedad que no se cuestiona su sexualidad, sino que con simpleza la asume ya dada y cerrada? Entonces, también ¿qué podemos esperar de instituciones de la Fuerza Pública en el cumplimiento de esta medida? Resulta bastante peligroso dejar su cumplimiento en manos de instituciones tradicionalistas y abusadoras del poder, como ya se sabe que lo ha sido la Policía.

Este panorama nos muestra que no todo lo que lleva la palabra “género” incluye “género”, diversidad u otros géneros como el no binario. Además, que una parte de la población que lucha por la igualdad, por el respeto a la diversidad, por cambios en lo que respecta a la vivencia libre de la sexualidad, no está haciendo una comprensión estructural del problema, de ese mismo que les oprime fuertemente y del que se quieren liberar. Entonces, este “pico y género” nos refleja lo superficial que estamos entendiendo las otras formas de ser y estar en sociedad, sí, incluida la alcaldesa Claudia López. Más allá de la pandemia y, lo que conlleva, este es un motivo adicional importante para reflexionar y encaminarnos hacia otros discursos que permitan salir de condicionamientos sociales enraizados en lo binario, que, asimismo, nos permita alcanzar una interiorización y apropiación de una sexualidad fuera de lo no estereotipado, desde lo político hasta lo más íntimo de cada ser humano.

 

( 3 ) Comentarios

  1. Qué ridiculez de texto.

  2. Muy buen texto!!

  3. Jenny, me gustó tu texto. Desnaturalizar los condicionamientos sociales y culturales hace parte de ese nuevo diseño de mundo diverso que queremos, en donde la otredad tenga lugar; si hay un momento para resistir, cuestionar y subvertir los discursos e imaginarios sociales tradicionales es este, nada más “anormal” que la “normalidad” a la que nos hemos acostumbrado, y aunque cause malestar e incomodidad, ser hombre o ser mujer, ya no son las únicas opciones ni los únicos modos de ser en el mundo, de expresión de sexualidad y subjetividad. Un abrazo!

Responder a Isis Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jenny Paola Osorio Echeverri
Psicóloga, Especialista y Estudiante de Maestría en Educación. Con un sentido compromiso social, político y crítico.