¿Dónde están los llamados «líderes alternativos»? 

Son pocos los miembros de partidos alternativos que han aparecido en las marchas, que han denunciado presencialmente, en la primera línea, el evidente desconocimiento a los derechos humanos por parte del Gobierno nacional, muchísimo menos han sido los que alienten la continuidad de las movilizaciones pacíficas.

Opina - Política

2021-05-14

¿Dónde están los llamados «líderes alternativos»? 

Columnista:

Felipe Alzate De los Ríos 

 

El paro nacional nació huérfano, sin padre, sin madre, sin guía que pretermitiera la forma en que debían encauzarse las manifestaciones. Si bien es cierto que la consigna primigenia era el retiro de la reforma tributaria, y que con su caída se consiguió también la caída de un ministro, lo cierto es que pareciera que la movilización ciudadana ha quedado sin un cauce claro, sin rumbo fijo, sin una razón determinada y conjunta para su continuidad que justificara la participación de todos los demás sectores que se mantienen al margen. 

Serían muchas las consignas que deberían alentar a la continuidad de la manifestación: el hundimiento de la reforma a la salud, la renuncia del ministro de Defensa, la reforma de la Policía Nacional y la eliminación del ESMAD, la renuncia del presidente de la República, y, por qué no y más importante, recordar a aquellos que murieron durante las manifestaciones por todas estas y otras consignas que los alentaron.

Sin embargo, no existe forma real de encauzar las consignas y objetivos de la movilización, sobre todo por la determinante ausencia de los «líderes» de la política alternativa al establecimiento oficial. Ni líderes regionales, ni nacionales se han aprestado a tomar la bandera de la movilización, a alentarla, a canalizar los sentimientos, los deseos y consignas del pueblo movilizado.

Evidentemente, esto lleva a una dispersión total de la manifestación, que ha pasado en la más de las veces a degradarse en los ya conocidos enfrentamientos con los miembros de la fuerza pública (sin obviar la actuación tramposa y criminal que tiene la Policía en el inicio y desarrollo de esos enfrentamientos), porque el no encontrar en dónde abrevar las intenciones de la marcha, sin una interpretación certera y concreta sobre lo fundamental para la vigencia del paro, no queda de otra que esperar a quien tira la primera piedra para empezar el enfrentamiento.

¿Dónde están los llamados «líderes alternativos»? 

Son pocos los miembros de partidos alternativos que han aparecido en las marchas, que han denunciado presencialmente, en la primera línea, el evidente desconocimiento a los derechos humanos por parte del Gobierno nacional, muchísimo menos han sido los que alienten la continuidad de las movilizaciones pacíficas, condenando la violencia y llamando a la paz… como si las manifestaciones no fueran una demostración de paz y de cultura.

Seguro los cálculos políticos les impide apoyar abiertamente, sin vacilaciones, a viva voz la permanencia del paro; seguramente, la cobardía de tomar las riendas y la voz de la masa movilizada para dirigir y encauzar el movimiento nacional con fines comunes y propicios para superar este estado de cosas propias del atraso político en Colombia, porque eso podría hacer sacrificar su capital político para las elecciones del próximo año, está sobre el llamado que les hace el pueblo colombiano para que aquellos lo acompañen. Que no se les olvide a sus votantes, me cuento entre ellos. 

No queda de otra que asumir las banderas dejadas por los visibles, y que los jóvenes y adultos movilizados busquen canalizar la fuerza de la movilización y se permitan espacios de expresión concreta, interpretación profunda sobre lo que se quiere para que el paro logre lo que necesita y no are en tierra infértil. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Felipe Alzate De los Rios
Conciliador en Derecho. Manizales.