Docentes de la UdeA preocupados ante el no pago y el pago incompleto de salarios

Algunos profesores de cátedra aseguran que les pagaron menos de la mitad del sueldo y a otros, ni siquiera eso.

Infórmate - Educación

2020-04-06

Docentes de la UdeA preocupados ante el no pago y el pago incompleto de salarios

Columnista:

Miguel Cárdenas

 

El día 15 de marzo la Universidad de Antioquia anunció la suspensión de actividades presenciales en todas sus sedes. Esto, en el marco de las acciones de mitigación del contagio de la COVID-19.

Ese mismo día, los docentes de la UdeA recibieron un llamado al cuidado y la protección, así como a mantener la universidad en marcha, pese a la imposibilidad de lo presencial y a la poca preparación, así como a las escasas capacidades técnicas y tecnológicas que tenemos como país para asumir el teletrabajo y el “telestudio” de lleno. No obstante, los docentes desde el lunes siguiente sumaron esfuerzos y redefinieron actividades para continuar con las funciones a distancia.

Ahora bien, los docentes vinculados y ocasionales (que son aquellos que trabajan por contrato a tiempo definido, reemplazando a docentes de planta que están estudiando o asumiendo cargos administrativos) reciben una parte de su salario por sus contratos de medio tiempo o tiempo completo. Lo cual puede incluir labores de investigación, docencia, extensión o funciones de administración académica, como explica el periodista Juan David Ortiz, docente de la Facultad de Comunicaciones.

La otra parte del salario la reciben por “actividades especiales”, que son horas adicionales al contrato base, y las cuales surgen de la carga que tienen estos docentes y que supera lo estipulado en los convenios. “Para muchos, representa buena parte de nuestros ingresos”, apunta Ortiz.

Para un docente ocasional de medio tiempo el salario básico puede ser la mitad, la tercera o hasta la cuarta parte de su ingreso. El resto lo obtiene por el pago de las horas extra ya explicadas.

Dicho ingreso lo reciben los días 5 del mes, pero este domingo no fue así, pues los docentes solo recibieron el salario básico, lo cual representa una enorme dificultad para cumplir con las obligaciones económicas; además, este retraso en el pago de las actividades especiales no fue anunciado con antelación a la comunidad, motivo por el cual, se ha incrementado la inconformidad.

Personal docente sostiene que Ramón Mesa, vicerrector administrativo, afirma que le notificaron a decanos y directores sobre esta decisión; pero hay quienes lo contradicen y señalan que lo que se discutió es que no se pagarían aquellas que no se estaban cumpliendo; pero para el caso de muchos docentes, las labores han continuado desde la virtualidad.

Otro asunto curioso, es que, al parecer, este no sería el caso de todas las facultades, pues en la de Ingeniería, por ejemplo, hay quienes reportan que los pagos sí habrían llegado completos, por lo que surgen cuestionamientos frente al porqué de la diferenciación en este procedimiento financiero. 

En los momentos en los que hay paro estudiantil, por ejemplo, dichos pagos se suspenden, pues es entendible que las actividades no se están llevando a cabo, pero para el caso de esta coyuntura, la realidad es otra. Algunos profesores de cátedra, por ejemplo, aseguran que les pagaron menos de la mitad del sueldo y a otros, ni siquiera eso, pues no recibieron nada. 

La raíz de la preocupación y de la molestia del personal docente es la falta de una comunicación efectiva que permitiera adelantarse a dicha situación. Todos están comprometidos con la continuación de los esfuerzos para que la universidad siga en marcha, y esperan recibir del personal administrativo las garantías necesarias para hacerlo posible. 

 

( 3 ) Comentarios

  1. Nos pidieron desde la administración de la Facultad no dejar caer la continuidad académica utilizando los medios de comunicación que hoy disponemos. Y así hemos hecho, enseñando, motivando y corrigiendo trabajos que los estudiantes me envían. Pese a cumplir el llamado del decano de mi Facultad de Artes, la administración central nos ha defraudado a los que tenemos actividades especiales al no consignar ni un peso a los que hemos demostrado compromiso, amor y ética profesional.
    Este es el momento menos indicado para cualquier recorte presupuestal que afecte a los que contribuímos a la formación de todos los profesionales que el país está necesitando ahora más que nunca. El aporte de las universidades ante las crisis como la que estamos viviendo, resalta a la vista de todos, excepto por parte de los que nos castigan con su indolencia, su insensibilidad, su deshumanización. Esto es inaudito, incluso, criminal.
    No merecen continuar en sus puestos los participantes de estas decisiones. No hay palabras. Más bien me pongo el tapabocas para no desbocarme.

  2. Soy empleada administrativa y docente de cátedra (horas que también recibo como actividad especial). Me parece irresponsable esta noticia. En ella hay muchos asuntos que se podrían discutir. Los docentes ocasionales tiene un sueldo básico alto así sea de medio tiempo. A los Decanos si se les informó esta decisión y a la vez ellos a la unidad académica. Era responsabliludad de cada uno hacerlo. En la Facultad de Ingeniería nadie está recibiendo los pagos completos, yo soy de la Facultad de ingeniería y a mi tampoco me llegó el pago de actividades especiales, por ahora; el comunicado así lo expresaba. En cuanto a los profes de cátedra, habría que revisar los pagos, a muchos se les hace una distribución diferente a fin de mes con el único propósito de asegurar la afiliación a seguridad social y adicionar horas a contratos vigentes que es lo que ha ocurrido en este caso.

  3. ReplyMarta Lucia Quiros

    Cuando se va a hacer efectiva la justicia. Los congresista le roban al pueblo de frente,y un educador mendigando por su salario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Miguel Cárdenas
Educador, politólogo de la Nacional, crítico, fugaz.