Dime cómo tratas a los animales y te diré cuál es tu esencia como ser humano

La acción devastadora y violenta en contra de nuestra madre naturaleza posiblemente nos pueda llevar a la extinción de nuestra propia especie humana.

Opina - Ambiente

2017-11-09

Dime cómo tratas a los animales y te diré cuál es tu esencia como ser humano

Cada día se hace más notoria la violencia y el maltrato hacia los animales. Realmente ¿qué es lo que incita a la humanidad a tener estas conductas en contra de estos seres que nos acompañan en nuestro paso por este planeta que es mutuamente nuestro único y conocido hogar? Sin dejar a un lado que ellos han estado primero como raza en la evolución de la vida.

Por otra parte, no solo el maltrato físico es la única violencia en contra de ellos, también el abandono y limitarles sus espacios de habitad. Por consiguiente, las estadísticas de Violencia Animal nos indican que día a día esta problemática está creciendo, y ha demostrado que el ser humano es incapaz de convivir en armonía con seres menos evolucionados en el área racional. Pareciera ser que estamos dentro de los últimos puestos sobre el tema del maltrato animal, y sus derechos como seres vivos que ocupan un lugar en el espacio dentro de nuestro diario vivir.

Algunos pensamos ingenuamente, que la triste situación de los animales cambiaría con la promulgación de la Ley 1774 de 2016, ya que esta norma es un instrumento de defensa a estos seres vivos. Pero no, de nuevo nos quedamos en palabras escritas, cuestión que no es suficiente para arreglar esta problemática que no solamente es de forma, sino de ser, del amor y el valorar a nuestras mascotas o similares. Por ejemplo, varios ciudadanos alcanzan a comprender que no deben conducir ebrios gracias a una norma represiva por parte de la sociedad; hoy saben que manejar en estas condiciones les pueden acarrear múltiples situaciones, tales como: limitación a la libertad, dinero y hasta su propia vida e inclusive la de otra persona.

No obstante, las leyes gubernamentales no han sido eficaces para el desarrollo de una conciencia animalista, habría que analizar el por qué se genera en la población esta conducta negativa y, a partir de esto, crear sistemas de gestión para favorecer nuestra fauna doméstica y semejante.

Es importante que las alcaldías y las gobernaciones presionen públicamente para capturar y judicializar a aquellos individuos que inducen al maltrato animal. Ya que, los estatutos que son creados desde nuestro gobierno no han dado los resultados deseados por las comunidades, que es la protección y cuidado de nuestros animales.

En nuestras sociedades, es mal vista la violencia en contra de un semejante. Desde este punto de vista, ¿quién nos dice que la vida de un ser vivo se clasifica en credos, color o raza? ¿A partir de qué época la vida y la integridad de un ser no racional es menos importante que la nuestra? O ¿Será que por la razón de pertenecer a la cadena alimenticia nos da el derecho injustificado al maltrato animal? No obstante, a esta conducta deliberada y poco ortodoxa hace que día a día el hombre autodestruya su entorno y ponga en riesgo su integridad, o la de otros seres vivos con la que comparte este planeta.

Ahora, si lo vemos por la parte de la creación del hombre en su estado bíblico ‘’el Génesis’’ nos habla en que el hombre fue creado superior a otras especies. Pero no para maltratarlas o aniquilarlas, sino para cuidarlas, y partiendo de este principio se le heredo la tierra para que de ella comiese de sus frutos, dejando así en claro que una de sus tareas principales era, es y será velar por un mejoramiento continuo entre todo el ecosistema.

En consecuencia, una forma de alertar el mal comportamiento del hombre hacia otras especies inferiores a él, es generando los cambios climáticos creados por la especie dominante de este planeta. De este modo, recordemos las palabras del fundador de la física clásica, Isaac Newton, padre de la teoría de la gravedad ‘’Toda acción, tiene su reacción’’. Así, está acción devastadora y violenta en contra de nuestra madre naturaleza posiblemente nos pueda llevar a la extinción de nuestra propia especie humana.

Hasta ahora, parece ser que con el tiempo no hemos aprendido a convivir en paz con las otras especies, porque siempre caemos en los mismos errores de querer maltratar y esto nos ha llevado a la extinción de varias razas; entonces, mientras no aprendamos el buen trato hacia el animal, la vida misma se encargará de repetirnos la lección de no destruir, ya que es la mejor maestra de la humanidad.

Pero, donde llegase a no aprender estas lecciones, ésta aniquilará nuestra especie para darle espacio a otra creación que tenga sentido y amor por las cosas que lo rodean, como ya lo ha hecho en otras ocasiones.

 

( 2 ) Comentarios

  1. Importante artículo sobre los animales, se nota la sensibilidad y el buen corazón que tiene su autora frente al cuidado y tenencia de los animales. Felicitaciones y le auguro éxitos en su carrera investigativa.

  2. De verdad que es muy importante resaltar el valor de los animales. Además, es un columna inmensamente bella como la periodista. Éxitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Wendy López
- No hay nada que no puedas conseguir ¡Arriésgate y sé el cambio! -