Luis Alberto Salas

Rescatando principios

¿El fin del Uribismo?

Talentosos para vender, no para cantar