2021, el año de las reformas

Ya saben que en época decembrina se nos olvida nuestra realidad y celebramos todo; es este el momento en que aprovecha el Gobierno de turno para pasar todas las reformas que necesite. En este año tan raro y único en su especie no será la excepción.

Infórmate - Economía

2020-12-17

2021, el año de las reformas

Columnista:

David Zapata Lozano

 

Ya saben que en época decembrina se nos olvida nuestra realidad y celebramos todo; es este el momento en que aprovecha el Gobierno de turno para pasar todas las reformas que necesite. En este año tan raro y único en su especie no será la excepción.

Esto ya empezó con la reducción de la jornada laboral aprobada en el Senado, solo le falta ser aprobada en la Cámara de Representantes y será un hecho. La reforma tiene como fin pasar la jornada laboral de 48 a 40 horas, la cual puede tener, tanto implicaciones positivas como negativas, pues en teoría se puede llegar a ser productivo, aunque esto también podría dar cabida para que coja fuerza la idea de la reducción del salario mínimo o su eliminación, pues por menos horas y el mismo salario no sería negocio para el empresario.

Lo anterior, puede ser el punto de partida de la gran y sonante reforma laboral añorada por el partido de Gobierno, que como fin último tiene beneficiar al empresario, sea con la contratación por horas o la eliminación de contratos a término indefinido, lo cual solo perjudicaría al trabajador que perdería muchos de sus beneficios. ¡Ojo!, ya nos pasó con el ‘gamonal’ del Ubérrimo en el año 2002 a través de la Ley 782 de 2002, que modificó el recargo nocturno, a partir de las 10:00 p. m. y no de las 6:00 p. m. como era antes.

Como dato curioso, los empresarios indican que en Colombia el costo de contratación es elevado y, por lo tanto, se debería bajar a fin de generar más empleo. Cabe resaltar que, si el salario mínimo no es rentable para un trabajador, puede volverse a la informalidad, ya bastante alta en el país.

Por otro lado, tenemos ya tres reformas más: la de la salud, la tributaria y la fiscal. La primera de estas tres, tiene con fin eliminar las Entidades Promotoras de Salud, ya que no han tenido buenos rendimientos financieros y pretenden con ello migrarlas a un sistema de aseguramiento de salud; algo así como lo que se utiliza en EE. UU., consistente en diversas pólizas de seguro que varían su precio dependiendo de su cobertura. La reforma a la salud ya no será votada este año y pasará para el 2021.

La segunda y la más fija de toda la tributaria, en la que el Gobierno, de la mano del Ministerio de Hacienda tienen que mirar cómo van a financiar el gasto público y recaudarán recursos; bien sea, haciendo que las personas o las empresas tributen más. Esta, va afín con la reforma laboral y el salario mínimo, pues si se baja la carga tributaria a las empresas con el fin de crear nuevos empleos, podría ser el caballo de Troya a fin de subirnos los impuestos.

La tercera y última, la reforma fiscal por la que se intenta mirar cómo sacar al país del endeudamiento y cómo se va a utilizar la plata de todos en sus gastos. La deuda del país es de 52.6 % del total de su PIB, a corte de septiembre; cabe recordar que no se ha incluido el desembolso de $181 700 000 que se destinarán al programa Guajira Azul. De la misma forma, se amplió a USD 17 000 000 el cupo de garantías de endeudamiento. Saber cómo se va gastar el presupuesto del 2021—el llamado año de la reactivación económica—será un tema de mucho hablar, pues tendrá como fin el financiamiento del plan de vacunación y demás sobras de la reactivación económica.

Para terminar, tenemos como nuevo gerente del Banco de la República a Leonardo Villar quien debió aclarar que no cuenta con doctorado, como lo informa la página del banco. Este nombramiento puede ser un alivio para el país, ya que no se produjo el enroque con el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, lo que no era visto con buenos ojos en el ámbito nacional e internacional.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

David Zapata Lozano
“No todos los economistas vestimos de corbata y pensamos como banqueros”.