Voto en blanco: perdón y olvido

Podemos tener diferencias políticas enormes con los del Verde, con los del Polo o con los de la Colombia Humana; pero hay que destacar que todos ellos están luchando por una Colombia con más oportunidades.

Opina - Política

2019-03-19

Voto en blanco: perdón y olvido

Históricamente Colombia ha estado sumida en una dificultosa polarización: desde la separación de España, donde centralistas y federalistas discutían debido al carácter centralista de la Constitución de Cundinamarca; pasando por la guerra entre Conservadores y Liberales, donde ser de un bando o del otro era causa inminente de muerte, hasta llegar a nuestro tiempo; donde nos definen por ser de izquierda o de derecha. Lo que a mí me parece una cosa en extremo absurda.

Así ha estado Colombia desde tiempos inmemoriales: con una división política que continúa agravándose con el pasar del tiempo.

La polarización tuvo un tope máximo en Colombia en el momento exacto de la refrendación de los acuerdos de paz con las Farc. Los bandos se definieron entre los del Sí y los del No, unos que supuestamente querían la prolongación de la guerra y los que querían la Paz; una paz estable y duradera.

Otro momento en donde se vio claramente la polarización en que estamos fue en las pasadas elecciones presidenciales, donde se dividieron entre Uribistas y Petristas, donde los primeros acusaban a los segundos de guerrilleros y los segundos acusaban a los primeros de paramilitares.

Los colombianos tenemos una profunda y arraigada cultura: eliminar al opositor a través del uso de la violencia. No encajar dentro de los extremos es un peligro para cualquier colombiano. O somos amigos o somos enemigos.

Esto pasa muy seguido con los del voto en blanco: estamos criminalizando una decisión legalmente democrática. Que a nuestro parecer fue una decisión no muy acertada, sí; pero es indiscutible su derecho a elegir como ciudadanos libres.

La politóloga Camila Reyes, experta en empatía y comunicación interpersonal, dice en una entrevista hecha por la Revista Semana:

«El odio se alimenta de la deshumanización del otro……. Quitarle la parte humana al otro, puede ser una forma de evitar oír sus razones, y también es peligroso, pues así comienzan las guerras.

Paremos de crear condiciones para la guerra, demonizando al que piensa distinto, degradando y descalificando al oponente, si bien estas tácticas pueden funcionar en el corto plazo, pues al final alguien gana y alguien pierde, en el largo plazo sólo fortalecen el clima de odio (animadversión) y la mentalidad de guerra con el cual perdemos todos. Hay que humanizar al que piensa distinto».

Hemos emprendido una guerra absurda con los denominados de “centro”, una rabia, un odio por no actuar según nuestra percepción de la realidad política del país, por no haber estado, supuestamente, en el “lado correcto de la historia”.

Lo que hacemos con eso es fragmentar más aún la crisis por la que están pasando los sectores alternativos: unos y otros discutiendo por razones inadmisibles. ¿Por qué no nos podemos unir por algo que nos conviene a todos, como lo es salvar el proceso de paz? ¿Por qué hay un descontento por la acción valiente que ha emprendido Juanita Goebertus?

Si seguimos en ese tono del odio y la rencilla, van a seguir eligiéndose los mismos; si seguimos así, van a seguir robándose el erario, a repartirse los contratos como quieren, a repartirse nuestro bienestar como les provoque.

Es hora de pasar la página del voto en blanco, es hora de unirnos por lo verdaderamente importante: el futuro de Colombia. Debemos unirnos por la situación precaria del Cauca, por las muertes de los niños en la Guajira, por el olvido del gobierno en el Chocó, por la incesante muerte de líderes sociales, por salvar la JEP.

No busquemos enemigos donde no los hay. Podemos tener diferencias políticas enormes con los del Verde, con los del Polo o con los de la Colombia Humana; pero debemos destacar que ellos están luchando por una Colombia con más oportunidades, por un país con menos desigualdad social.

Ellos han emprendido una lucha directa con los que han hecho del poder el mejor negocio, con los que han hecho de la corrupción su profesión.

¡Dejemos de buscar culpables y empecemos a salvar el país!

( 1 ) Comentario

  1. Cuando con el voto en blanco se alcancen las mayorías y en ellas la unidad que necesita Colombia, solo cuando se alcance esa unidad, de allí saldrán los líderes que necesita el país.

Responder a augusto Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Dainer Casadiego
Administrador de empresas de la Universidad Popular del Cesar. Fiel creyente que esto tiene solución, que esto hay que lucharlo por la gente y para la gente. Tuitero de medio tiempo. Administrador de la cuenta @DiceGarzon. “En muy pocos casos apoyamos políticos, nos reímos de ellos”