¿Un alacrán anda suelto?

Ya son 9 cuerpos los que han aparecido con rastros similares en la ciudad de Bogotá. Según investigadores judiciales, las víctimas son inyectadas de forma intravenosa con un cóctel de fármacos que incluye barbitúricos antiepilépticos y drogas usadas para la eutanasia de animales pequeños.

Infórmate - Informativo

2022-09-16

¿Un alacrán anda suelto?

Columnista:

Francisco Cavanzo García

Al igual que un libro del escritor Mario Mendoza, las calles bogotanas atraviesan momentos tenebrosos. Ya sean ejecuciones, hurtos, personas embolsadas o la suciedad bahorrina en general que destila en diferentes rincones de la ciudad; a todo eso, ahora debemos considerar un nuevo actor que puede haber entrado al panorama tan tétrico del que somos testigos.

Desde finales del 2021 se vienen presentando una serie de homicidios con unas características específicas que rayan con una conducta serializada y de patrón. Al parecer, la Fiscalía evalúa la posibilidad de que un asesino serial esté actuando en la ciudad de Bogotá.

Ya son 9 cuerpos los que han aparecido con rastros similares. Según investigadores judiciales, las víctimas son inyectadas de forma intravenosa con un cóctel de fármacos que incluye barbitúricos antiepilépticos y drogas usadas para la eutanasia de animales pequeños. Además, todos los cuerpos han sido encontrados en el perímetro de las localidades de Usme, San Cristóbal y Ciudad Bolívar; asimismo, la mayoría de las víctimas comparten rasgos como el ser consumidores de sustancias psicoactivas y estar entre un rango de 20 y 38 años de edad.

Ahora bien, una de las cosas que preocupa más a las autoridades es el paulatino perfeccionamiento de este “alacrán”. Según los reportes, mientras en los primeros casos se presentaban heridas de defensa y una enorme y torpe “picadura”, los últimos informes han descrito un modus operandi en donde no existen las heridas de defensa y la punzada es casi imperceptible. Los dictámenes de Medicina Legal y, la versión de algunos investigadores, nos dicen que la equimosis o, el morado post mortem, no aparece en las últimas víctimas, convirtiendo a este “alacrán” en no solo mortal, sino también sigiloso.

No obstante, las autoridades aún no descartan la posible conexión entre los casos de este “alacrán” y las guerras por el microtráfico que se viven en este momento en Bogotá. Lo cierto es que sin importar qué o quién se encuentre involucrado, es una práctica que incluso en una ciudad como esta sobresale en medio de todos los cruentos eventos últimamente reportados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Francisco Cavanzo García
Francisco Cavanzo es Historiador de profesión y candidato a Magister en Antropología y Sociología, ha colaborado con distintos portales como La Oreja Roja y Esfera Pública, posee interés sobre la Historia Cultural y los Estudios Visuales.