Sumas y restas: el lavadero político

76% de candidatos al Senado, entre quienes buscan repetir y los herederos, están involucrados en delitos o escándalos de corrupción.

Opina - Política

2017-12-15

Sumas y restas: el lavadero político

No sorprende ni indigna lo que sucedió en la presentación de lista de candidatos para las elecciones al Congreso en 2018. Caras nuevas propuestas viejas, propuestas nuevas caras viejas. Según el revelador informe de la Fundación Paz & Reconciliación las conclusiones parciales sobre las candidaturas son:

  • El 38% de candidatos al Senado son herederos de la parapolítica;
  • El 18% están vinculados con el escándalo de Odebrecht y;
  • El 20% están involucrados en el cartel de la Toga.

En suma, un 76% de candidatos al Senado, entre quienes buscan repetir y los herederos, están involucrados en delitos o escándalos de corrupción. Situación que no dista en las candidaturas a Cámara de Representantes, donde rondan cifras similares con casos igual de preocupantes. ¿Será que con esos hallazgos es suficiente para afirmar que la mayoría del Senado sí representa al pueblo colombiano?

Se esperaría que esto último no fuera así. Sin embargo, según estudios del Centro Nacional de Consultoría, a la mayoría de colombianos les gusta la mano dura, el patronazgo y el sometimiento. Una condición previa a la corrupción. El 61% de los colombianos tienen sentimientos, valores y concepciones que se pueden considerar como autoritarios. El triunfo del No en el plebiscito de octubre de 2016 lo reafirma. Al mejor estilo del que diga Uribe, el que diga el “Ñoño”, el que diga Musa Besaile, el que diga Kiko Gómez, entre muchos herederos de la criminalidad, lo reafirma.

En el caso de las candidaturas presidenciales, sobre los nombres no hay muchas sorpresas. Lo que sorprende son las firmas que presentó Germán Vargas Lleras: 5`804.500. Si se hace un ejercicio de aritmética básica, las cuentas no cuadran. Ni siquiera Óscar Iván Zuluaga, que ganó en primera vuelta presidencial de 2014, obtuvo tantos votos: 3`759.971.

Si usted, señor lector, toma las firmas recogidas por el movimiento de Vargas Lleras en Guainía: 24.051 y Vaupés: 25.072, donde el censo electoral es de 26.639 y 21.631 personas que están habilitadas para votar respectivamente; se puede considerar que, en votos, Vargas Lleras va a lograr hasta más del 100% del electorado en estas zonas. Departamentos donde se recogieron más firmas que personas.

Y como si esto no fuera poco, si se revisan las cifras de abstencionismo en estos dos departamentos en las últimas votaciones del plebiscito, las cuales fueron del orden del 76% (Guainía) y 76,3% (Vichada), la conclusión más contundente es que Vargas Lleras no solo va a lograr impulsar a la gente a votar por encima del promedio histórico, sino que también va a parir más votantes de los que la Registraduría tiene en el censo electoral. Un fenómeno de candidato. Casi que se podría vaticinar en el resto del país una victoria aplastante, porque de lo contrario sería una vergüenza nacional.

Pero claro, es importante resaltar que, así como en las encuestas, estos cálculos no tienen en cuenta la maquinaria política, que también suma. Que las alianzas perversas para candidatos al Congreso también suma. No solo para Vargas Lleras, sino para todos los partidos acostumbrados a asegurar su espacio político mediante la vulgar construcción de alianzas criminales.

Conviene subrayar también candidaturas de peso, en las cuales podría haber esperanza. Las que representan la decencia y la transparencia que merece el país. Estos casos son los de Mockus, Jorge Enrique Robledo, Angélica Lozano, Gustavo Bolívar.

Pero ¿recuerda, señor lector, el 76% de arriba? Pues déjeme decirle que el otro 24%, esa pequeñísima minoría, no tiene capacidad para lograr que el panorama político cambie. A menos que, sí y solo sí, su voto sea de forma responsable, consciente de la ignominia de los honorables congresistas que hemos tenido. Un voto que castigue a los mismos que hacen las mismas para mantener el país a su servicio.

 

( 8 ) Comentarios

  1. Y los 5 millones de firmas de Ordoñez queeeeee????

  2. Esta reflexion es suficiente como para concluir que las posibilidades de generar un combio economico, politico y social en el pais siguen en mora.

  3. Huy que porqueria de candidate.o sea Saco mas firmas de Las posibles.
    Y este Pueblo encantado con el. Desde ell desayuno see sabe a se van commer. Comp puede s3 possible….. Bueno tambien existio la multiplication de Los peces

  4. Debe hacerse seguimiento y develar lo que yacen los líderes comunitarios. Ellos le dicen a las comunidades por quien votar. Y los transportan hasta el sitio de votación.

  5. La recolección de firmas por Vargas Lleras solo muestra que nadie verifica eso. El CNE nada puede hacer si digo que en una caja van X cantidades. Los renglones incluso pueden sumar esos, pero deben haber repetidas y falsificadas, pues de otra forma no se explica cómo llega a tener más firmas que la votación por los últimos presidentes de Colombia. Ahora, lo más importante es despertar a tanta persona que no participa. La abstención del 67% implica que a la mayoría de los Colombianos, no les importa quién gobierne porque sienten que «les da lo mismo quien tenga el poder». Eso muestra que el estado tiene bien aceitada su operación para continuar con los mismos. Es importante despertar en la mayoría de personas aptas para votar, que deben contribuir al cambio, y que se debe elegir a un congreso que no esté contaminado por la corrupción que hasta ahora nos ha gobernado.

  6. No voy a votar por los herederos de la corrupción.

  7. ReplyCarlos ariel galleco

    Hayyyyyy que ver,mirar como queda el tema de senado y camara en el pais es muy claro que pa las presideciales va a salir el oue lo a votar en mas a lo que se le llama voto castigo ojo puesssss

Responder a Alexandra Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esteban Salazar
Profesional en Gobierno y Relaciones Internacionales. Candidato a Magíster en Gerencia para el Desarrollo. Amante de la vida, la política y la música. Trabaja por el país, el país que nos merecemos.